Nicaragua: Ortega logra el 75% de votos con sus rivales presos

Nicaragua: Ortega logra el 75% de votos con sus rivales presos

El actual presidente tendrá su cuarto mandato en unas elecciones con los principales aspirantes en prisión.


El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, consiguió este lunes un cuarto mandato consecutivo, tras lograr un 75% de los votos, en unas controvertidas elecciones en las que no tuvo una real competencia, con siete aspirantes opositores actualmente detenidos.

Debajo del Frente Sandinista de Liberación Nacional, el partido de Ortega, quedaron el Partido Liberal Constitucionalista (14%), el Partido Liberal Independiente (1,70%), la Alianza Liberal Nicaragüense (3,27%), Camino Cristiano Nicaragüense (3,44%), la Alianza por la República (2,20%). Con estos votos provisorios, Ortega sería reelecto por cuarta vez consecutiva para ocupar el sillón de La Casa de los Pueblos.

Más de 4,4 millones de nicaragüenses estaban llamados a las urnas para elegir a su presidente y vicepresidente, 90 diputados ante la Asamblea Nacional y 20 ante el Parlamento Centroamericano.

Las autoridades del país aseguraron que la jornada, que calificaron de «fiesta cívica», transcurrió con tranquilidad y sin incidentes. Medios oficialistas aseguraron que la afluencia de votantes fue constante durante todo el domingo.

En contraposición a los datos oficiales, el observatorio ciudadano Urnas Abiertas informó que la abstención podría situarse entre el 79 y el 84%, el CSE informó que la participación alcanzó el 65,34% a nivel nacional.

Además, la organización civil notificó también que se han registrado irregularidades. En un informe sobre las primeras cinco horas de los comicios, se han identificado «200 hechos de violencia política en los Centros de Votación», entre estos «la negación del ingreso a fiscales opositores, intimidación de paraestatales y fuerzas de choque sandinistas», o «trabajadores del Estado obligados a enviar una foto de la boleta con su nombre escrito en el sitio en que se marca la equis».

La representante del observatorio Olga Valle, ha señalado que dos «periodistas del medio independiente Masaya Al Día fueron detenidos y liberados después mientras daban cobertura».

El informe también ha hecho referencia a visitas de militantes del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) a casas en los barrios, para «indagar si las personas han ido a votar», así como «amenazas a militantes», supuestamente para que fueran a votar.

Una vez culminadas las elecciones, el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, emitió un comunicado este domingo en el que calificó la elección de «pantomima que no fue ni libre ni justa, y desde luego no democrática». También la Organización de los Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea expresaron serias dudas sobre la legitimidad de los comicios.

En ese sentido, el alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, leyó una declaración este lunes en nombre de los 27 subrayando que el proceso electoral se celebró «sin garantías», que carece de «legitimidad» y completan la conversión del país en un «régimen autocrático». E hizo un llamamiento a Ortega para que «devuelva la soberanía de Nicaragua al pueblo nicaragüense».

Ortega quien llegó al poder por las urnas en 2007, asumirá otros cinco años como presidente, a la cabeza del FSLN junto a la poderosa Rosario Murillo (70), su esposa, candidata a la vicepresidencia por segunda vez en su historia.

El ganador no ha estado en duda, pero como la oposición llamó a no votar, se desconoce la participación de los 4,4 millones de electores llamados a elegir también a 90 diputados de un Congreso que, igual que todos los poderes, está bajo control del Ejecutivo.

Qué se dice del tema...