El Senado aprobó la reforma de la Magistratura que deja afuera a la Corte

El Senado aprobó la reforma de la Magistratura que deja afuera a la Corte

El Frente de Todos logró media sanción para modificar la composición del organismo.


El oficialismo logró el jueves aprobar y dar media sanción en el Senado al proyecto de modificación del Consejo de la Magistratura, luego de la declaración de inconstitucionalidad que determinó la Corte Suprema respecto a la composición actual y la exigencia de trabajar en una nueva alternativa.

La iniciativa impulsada por Gobierno recibió 37 votos afirmativos y 33 rechazos, y ahora el debate se traslada a la Cámara de Diputados, donde el escenario se presenta más complejo.

De acuerdo al fallo de la Corte, la fecha límite para avanzar con la modificación es el 15 de abril, por lo que el Congreso encaró una discusión a contrarreloj aunque todavía no se sabe si logrará llegar a tiempo para que el Consejo de la Magistratura entre en una virtual parálisis.

Es que el Frente de Todos logró garantizarse los votos a partir de una negociación con aliados como el exgobernador de Río Negro Alberto Weretilneck, pero en la Cámara de Diputados por el momento no están los números necesarios para la sanción definitiva.

La sesión comenzó pasadas las 14 con la presencia de los legisladores del bloque del Frente de Todos que comanda José Mayans, sumados a los aliados Weretilneck, Magdalena Solari Quintana, la riojana Clara Vega y la cordobesa Alejandra Vigo, que contribuyeron a dar quórum. Los representantes de Juntos por el Cambio, en contra del proyecto que llegó al recinto con dictamen de mayoría optaron por no dar quórum.

El proyecto del oficialismo contempla el pase de 13 a 17 integrantes del Consejo de la Magistratura, aunque el núcleo del texto tiene que ver con la exclusión de la Corte Suprema de la estructura del organismo, un tema que fue largamente debatido con la oposición que en cambio propició en sus proyectos la participación o incluso la presidencia del Consejo por un representante de la Corte Suprema.

Weretilneck manifestó: «Acá la discusión no es Corte sí o Corte no», buscando quitar protagonismo a un eje que se llevó buena parte de las conversaciones previas y puso en valor el cambio que aportó al texto original para lograr que haya mayor representación federal en cada uno de los estratos que componen el Consejo de la Magistratura.

De acuerdo a lo publicado por el diario Perfil, el senador rionegrino es clave para la mayoría que espera cosechar el Frente de Todos y su postura frente al proyecto casi paraliza el avance del texto en la Cámara alta. El oficialismo no contaba con los votos necesarios para lograr la aprobación y el rionegrino había decidido presentar un dictamen propio, lo que complicaba el consenso.

Como solución, el oficialismo accedió a incorporar cambios al proyecto directamente en el recinto aunque no hubo cambios respecto a la exclusión de la Corte Suprema.

▶ Las voces de la sesión

La senadora tucumana Beatriz Avila, de Juntos por el Cambio, fue una de las primeras en defender la presencia de la Corte Suprema al señalar que «las funciones de la Corte Suprema y del Consejo de la Magistratura son complementarias, no pueden estar separadas en estamentos estancos. No poder integrar a la Corte dentro del Consejo está a nuestro entender fuera de lugar».

Desde la otra vereda, el neuquino Oscar Parrilli del Frente de Todos defendió el proyecto aunque aclaró que no se trata de una propuesta que lo convenza por completo al sostener: «Estamos debatiendo un proyecto de ley que nos vemos obligados a tratarlo por una actitud absolutamente inconstitucional. Hoy estamos sancionando una medida transitoria que nos impone el fallo de la Corte, que está avasallando al Poder Legislativo».

Incluso admitió que «esta ley no me satisface. La voto porque no me queda más remedio», en medio de la cuenta regresiva para tratar de cumplir con los plazos de la Corte Suprema.

Por su parte, la senadora Inés Pilatti Vergara, del Frente de Todos, desacreditó los argumentos del máximo tribunal y aseguró que «el fallo es disparatado porque esos siete representantes políticos en el Consejo de la Magistratura jamás en 16 años han votado una decisión en un mismo sentido. No es cierto que esa representación política sea la causante de los males en el Consejo».

En tanto, el tucumano Pablo Yedlin aclaró que «la Constitución en ningún momento prevé que sea el presidente de la Corte Suprema quien presida el Consejo de la Magistratura. No es lo que dice la Constitución ni está en el espíritu de los constituyentes. Todo lo contrario, eso generaría un real desequilibrio».

Te puede interesar

Qué se dice del tema...