El «Pasaporte Sanitario» ya se aplica en la Provincia de Buenos Aires

El «Pasaporte Sanitario» ya se aplica en la Provincia de Buenos Aires

El objetivo es aumentar la actividad comercial. Le permitirá a los locales aumentar un 20 por ciento su capacidad.


A partir de este lunes 26 de julio, en la Provincia de Buenos Aires comenzó a regir el Pasaporte Sanitario que anunció la semana pasada el gobernador Axel Kicillof.

La noticia fue anunciada el sábado por la vicegobernadora bonaerense, Verónica Magario, en sus cuentas de las redes sociales: “Vacunarse es la manera de aumentar la actividad comercial en la Provincia. A partir del lunes incorporaremos el Pasaporte Covid, que habilitará a los negocios a aumentar en un 20% su aforo con bonaerenses que fueron vacunados al menos 21 días antes con la primera dosis”.

El Pasaporte Sanitario implica que habrá que llevar el certificado de vacunación o mostrar en la aplicación Vacunate que ya se cuenta con una dosis aplicada hace más de 21 días, entre otras cosas, para poder ingresar a bares y restaurantes.

Magario informó mediante un video, las dos aplicaciones para los teléfonos móviles que serán útiles para poder mostrar el comprobante de vacunación son “Mi Argentina” o la app “Vacunate PBA”, propio de la Provincia de Buenos Aires.

En la App Mi Argentina, será necesario cargar los datos personales y registrar la información sobre la vacunación previamente.

El aforo tendrá distintas opciones de acuerdo a la fase en que se encuentre cada municipio.

Los que estén en fase 4, para actividades en espacios cerrados como locales gastronómicos, gimnasios o shoppings sería del 50 por ciento. El 20 por ciento extra deberá ser necesariamente de personas vacunadas con una dosis que ya tengan 21 días de la inoculación, de manera que ya tengan un porcentaje de inmunidad.

Este mismo 20 por ciento extra para vacunados se usará también para los municipios que se encuentren en fase 3. En este último caso, estos lugares tenían la posibilidad de un 30 por ciento de aforo en los lugares mencionados, el cual se amplía al 50 por ciento, solamente con personas que hayan recibido al menos una dosis de la vacuna.

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, respaldó su implementación y sostuvo que «es una estrategia para pensar, que el que no se vacune tenga desventajas». No obstante, aclaró, no es algo que se analice por el momento para todo el país, ya que, explicó, la Argentina aún tiene «más demanda que oferta» de vacunas.

En tanto que la Ciudad de Buenos Aires, a través del ministro de Salud, Fernán Quirós, afirmó que si bien se trata de un «instrumento para evaluar», hoy «no es el tiempo de ese tipo de medidas». En este punto, esgrimió un argumento similar al de Vizzotti y explicó que la administración porteña aún no pudo ofrecer una vacuna a todos aquellos que hayan querido recibirla.

En Argentina, 52.4% de la población recibió al menos una dosis de la vacuna contra el Covid-19, mientras que el 13.2% completó su esquema de vacunación.

Qué se dice del tema...