El acuerdo con el FMI sin ajuste aún no está definido

El acuerdo con el FMI sin ajuste aún no está definido

Guzmán afirmó que “nosotros nos ponemos la camiseta de Argentina”, en tácita alusión a operaciones de la oposición.


El problema central que debe atender el ministro de Economía argentino en la negociación con el FMI por la pesada deuda externa que transcurre en estos primeros días de 2022, radica en conseguir la aprobación de “un programa que le dé continuidad a la senda de recuperación fuerte que la economía está viviendo”, según una fuente de la Casa Rosada.

El propio presidente de la Nación, Alberto Fernández, lo definió con precisión esta semana: “la palabra ajuste está desterrada de la discusión con el FMI, para nosotros el secreto es crecer”.

La ríspida negociación, que tiene como protagonistas al equipo económico liderado por Martín Guzmán y al “staff” del FMI, liderado por la responsable del Hemisferio Occidental Julie Kosack y el jefe de la misión argentina Luis Cubeddu, se estira más de la cuenta para algunos, pero si hubiera sido más breve sólo hubiera cabido la aceptación de términos inaceptables para la Argentina.

El miércoles, cuando el presidente –acompañado por el ministro de Economía, recibió a los gobernadores para rendir cuentas sobre el estado de las tratativas, Guzmán manifestó que «la diferencia entre lo que plantea el Fondo y el Gobierno argentino consiste en diferenciar un programa que con alta probabilidad sostendría la recuperación económica que la Argentina está viviendo. Es esencialmente un programa de ajuste de gasto real, versus un programa que le dé continuidad a esta recuperación fuerte a la economía».

El titular de la cartera de Economía sostuvo en primer lugar en su exposición antes los mandatarios provinciales, que “es realmente muy valiosa la presencia de los gobernadores y gobernadoras en este ámbito de discusión sobre un proceso de absoluta trascendencia para el presente y el futuro de nuestro país”.

Para exponer las dificultades que entraña la relación con el Fondo, Guzmán señaló que “toda deuda condiciona, pero no hay nada que condicione más que la deuda con el FMI. Es importante que, como Estado-Nación, estemos alineados en defender los intereses del país. Estamos negociando cosas que importan para ahora, para los próximos meses y para los próximos años. El principal condicionamiento y tensión para poder continuar en la senda de la recuperación es, precisamente, la deuda con el FMI, que tiene vencimientos concentrados en los años 2022, 2023 y 2024. Toda deuda condiciona, pero no hay nada que condicione más que la deuda con el FMI”.

En un implícito cuestionamiento al diputado opositor viajero, que recaló en Washington para alentar al FMI a que no haga concesiones a la Argentina, el ministro expresó que “nosotros nos ponemos la camiseta de Argentina, cada quien define qué camiseta tiene puesta. Ésta es la realidad que se vive en un escenario geopolítico complejo”.

A continuación, Guzmán explicó que “lo que se está discutiendo es qué se pone primero: Primero que todo está cuidar los intereses de nuestra Patria y asegurar la recuperación económica de la Argentina. Para otros es diferente –continuó el ministro-, ahí, como Estado Nación es muy importante que actuemos con la firmeza que corresponde para defender los intereses que tenemos como nación”.

Luego agregó que “el sendero fiscal es el punto en el que hoy no hay acuerdo. La diferencia entre lo que plantea el FMI y lo que propone el Gobierno argentino es la diferencia entre un programa que, con alta probabilidad detendría la recuperación económica que estamos viviendo, que es esencialmente un programa de ajuste, versus un programa que le dé continuidad a esta recuperación fuerte de la Argentina”.

En el sendero del gasto público, el ministro apreció que “ha habido una reducción muy fuerte del déficit entre el año 2020 y 2021, de una forma virtuosa, desde la base de la recuperación económica y del empleo, que genera es lo que más recaudación”.

Para explicitar las líneas principales del plan económico que viene, el ministro dijo que “hacia adelante se plantea ir ordenando esto, pero de una forma gradual; que el Estado pueda llevar a cabo un programa de políticas públicas que le dé a la Argentina más riqueza y más dinamismo productivo”.

Guzmán detalló luego que “los apoyos son importantes en ciertos aspectos, en algunos son plenos y otros son apoyos de parte de la comunidad internacional y no de toda la comunidad. Esa es la razón por la cual aún no hay acuerdo en este punto medular, que es el tema fiscal”.

Con respecto a la capacidad de generar una economía sana, el ministro señaló que “el segundo criterio de desempeño tiene que ver con las reservas internacionales. Aquí sí hay un punto de entendimiento: FMI y Argentina están en la misma página. Entendemos que es importante que haya un crecimiento de las reservas nacionales, que nos permitirá construir una estabilidad económica duradera. El principal condicionamiento para poder continuar en la senda de la recuperación es la deuda con el FMI”, detalló.

En cuanto a la recuperación económica, Guzmán planteó que en la restauración de las reservas hay “rangos, pero un sendero que esté en 3 /4 mil millones de dólares por año. Si puede ser más, mejor y si es menos, en un escenario contingente, es razonable”.

En este difícil sendero, el ministro aclaró que “necesitamos tener la capacidad de seguir adelante con nuestra visión de programación económica para la economía argentina, sin tener condicionamientos, tanto desde el punto de vista de los pagos de deuda que tengamos que hacer al FMI, ni desde el punto de vista de las políticas”.

De todos modos, el panorama es aún dificultoso, advirtió Guzmán al explicar que “es claro que el problema de endeudamiento en moneda extranjera es muy serio y hemos dado pasos importantes, y las provincias han dado pasos importantes, pero hay una serie de pasos que dar y van a llevar tiempo. El acuerdo que buscamos alcanzar con el FMI no va a resolver todos los problemas de endeudamiento externo que tiene la Argentina. Es tan grande la magnitud del problema, que va a llevar años poder resolverlo”.

Por esta razón, informó, “el Programa Plurianual para el Desarrollo Sustentable será sometido y enviado al Congreso de la Nación para su aprobación”.

En cuanto a las revisiones que exigió Argentina, Guzmán acordó con que “para llegar a un acuerdo tiene que haber una revisión del programa anterior de 2018. Es un paso necesario. Se hizo pública la evaluación post programa. Los resultados tienen un contenido valioso por lo que dice y nos pone en un lugar más positivo para seguir construyendo las condiciones para un acuerdo”.

Allí, Guzmán compartió el hecho de que “el FMI dijo que el programa anterior no restauró la confianza del mercado, subió el riesgo país, no protegió a los más vulnerables de la sociedad, subió la pobreza y cayó el empleo, no fortaleció el marco para reducir la inflación, de hecho, la aumentó y no disminuyó tampoco las tensiones de la balanza de pagos”.

“Se llevó a cabo una política fiscal contra cíclica, expansiva, focalizada en el gasto de capital, que contribuyó a la recuperación del producto en 10 por ciento y al mismo tiempo a bajar el déficit primario en más del doble de lo que fue en 2020”, agregó el funcionario.

Planteando los movimientos producidos en el pasado reciente, Guzmán expresó que “se ha venido negociando detalle por detalle, punto por punto. Junto al Presidente visitamos países, hablamos con líderes del mundo, articulamos apoyos de la comunidad internacional”.

Existen discusiones sobre la toma de reservas, por lo que Guzmán aclaró que “en cuanto al financiamiento monetario del déficit fiscal, está atado al resultado fiscal, que es la base del programa. Desde el gobierno planteamos que haya una reducción que converja a que no haya financiamiento monetario sistemático del BCRA al Tesoro. Debe respetarse la premisa central de que el Estado tenga un rol que ayude a que la economía argentina continúe en la senda de la recuperación y del desarrollo inclusivo”.

La senda del mercado interno no estuvo ausente en las tratativas, por lo que Guzmán informó que “en estas negociaciones, las políticas de precios e ingresos son parte. La Secretaria de Comercio Interior está negociando con el sector privado un acuerdo de precios que nos dé un elemento más para coordinar y anclar expectativas”.

“Cuando hablamos de un Estado Nación negociando, hablamos de toda la Argentina. Por eso es importante el acompañamiento del sector privado. Ha habido reuniones y se van a incluir en un eventual acuerdo”, manifestó el ministro de Economía, que agregó que “para nosotros la prioridad es que Argentina siga en la senda de la recuperación. Para otros es diferente, ahí es que como Nación es muy importante que actuemos con la firmeza que corresponde, para defender los intereses que tenemos como Nación”.

Para graficar la complejidad de las tratativas, Guzmán expresó que “estamos transitando un proceso de negociación de toda la República Argentina con el resto del mundo; con todos los Estados-Nación del mundo. Eso es lo que significa una negociación con el FMI”.

Poniendo como ejemplo la desastrosa herencia recibida, Guzmán mencionó que “hubo un crecimiento de la deuda en moneda extranjera en alrededor de U$S 100.000 millones. Deudas insostenibles significan menos posibilidades de empleo, menos oportunidades para las argentinas y argentinos y más presiones inflacionarias. Es claro que el problema de endeudamiento en moneda extranjera es muy serio y hemos dado pasos importantes y las provincias han dado pasos importantes, pero hay una serie de pasos que dar y van a llevar tiempo. El acuerdo que buscamos alcanzar con el FMI no va a resolver todos los problemas de endeudamiento externo que tiene la Argentina, porque es tan grande la magnitud del problema que va a llevar años poder resolverlo”.

Por esta razón, el ministro mencionó que “necesitamos refinanciar esas deudas, necesitamos tener la capacidad de seguir adelante con nuestra visión de programación económica para la economía argentina, sin tener condicionamientos, tanto desde el punto de vista de los pagos de deuda que tengamos que hacer al FMI, como desde el punto de vista de las políticas. Es muy importante para el presente y para el futuro de la economía argentina que tengamos la capacidad soberana de llevar adelante las políticas económicas que consideramos que cuidan a nuestra Nación” cerró.

En cuanto a la marcha actual de la economía, Guzmán expresó que “lo que se ve es una situación de progreso en la economía real; el producto de la Argentina va a haber crecido alrededor de 10% en el año 2021. La inversión y el empleo están creciendo fuertemente. Las mismas exportaciones están creciendo fuertemente, lo cual es muy importante para poder contar con las divisas que financian el crecimiento”.

El rol del Estado no podía estar ausente en la discusión y el ministro planteó en ese sentido que “desde lo fiscal, se plantea que el Estado Nacional tiene un doble rol: un rol para apuntalar la recuperación económica y otro rol que tiene que ver con el desarrollo económico. Generar condiciones de mayor dinamismo productivo en el país y que el Estado, desde su política pública, contribuya a esa condición. Se plantea que el Estado pueda tener una política fiscal contracíclica, en la cual el gasto juega el rol que ha venido teniendo, expansivo en términos reales, para coadyuvar a la recuperación económica que está viviendo la Argentina, al mismo tiempo que se va reduciendo el déficit fiscal para depender menos del endeudamiento y de la emisión monetaria y ayudar a que se fortalezca el crédito y nuestra moneda”.

Relacionado con el rol del Banco Central, Guzmán planteó que “sobre la parte monetaria y financiera, lo que estamos planteando es ir fortaleciendo la posición del Banco Central con una reducción de la emisión monetaria, junto con la reducción del déficit y una política de tasas de interés reales positivas, que fortalezca la demanda de activos en pesos”.

Al mismo tiempo, el ministro cerró informando que “se plantea fortalecer que la capacidad de ahorro de nuestra sociedad se canalice en inversión. Se está trabajando en readecuaciones en la estructura financiera para lograr que esto ocurra”.

Qué se dice del tema...