Difunden chats de Uliarte con Carrizo: “La próxima voy y gatillo yo»

Difunden chats de Uliarte con Carrizo: “La próxima voy y gatillo yo»

Minutos después del fallido ataque a Cristina, la joven y el jefe "los copitos” hablaron sobre realizar otro atentado.


La justicia federal investiga una serie de conversaciones por WhatsApp halladas en el teléfono celular de uno de los imputados por el atentado contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, de las cuales se desprende que Gabriel Nicolás Carrizo tenía un rol central en relación al ataque y que la detenida Brenda Uliarte seguía manifestando su deseo de ejecutar un magnicidio después del intento fallido.

“La próxima voy y gatillo yo, Nando falló. Yo sí se disparar bien, no me tiembla la mano”, decía Uliarte, pareja del agresor detenido Fernando “Nando” Sabag Montiel, en un mensaje que le mandó a Carrizo -presunto líder de la banda de los “copitos”-, minutos después del ataque.

El diálogo por WhatsApp

El 2 de septiembre, pocas horas después del incidente en Recoleta, ocurrió un diálogo entre ambos que, para los investigadores, puso de relieve que seguían con el deseo de ejecutar el crimen. Dijeron lo siguiente:

Carrizo: querés hacerlo?

Uliarte: te juro que si. Y no me va a fallar el tiro. Pero hay que pensarlo bien. Pasa que Nando no tiene mucha práctica. Le tembló el pulso.

Carrizo: Te vincularon con el caso. Te diría que vengas acá.

Uliarte: ¿Posta, que saben mis datos? Estoy en un lugar seguro, tranqui ustedes no tienen nada que ver. Lo que decimos que quede acá.

Carrizo: Si saliste por todos los medios. Sos la novia.

Uliarte: Si pero si me escondo no va a pasar. No me van a encontrar. Yo sé lo que te digo.

Luego de aquella conversación, los dos imputados continuaron hablando sobre formas de ocultarse y evitar ser alcanzados por la Justicia, aunque finalmente la jueza María Eugenia Capuchetti ordenaría sus respectivas detenciones.

Qué dice el informe de la Justicia

Según el informe de los datos extraídos del teléfono celular del presunto líder de la banda, eran abundantes las chats en los que se referían a la posibilidad de asesinar a la vicepresidenta. Un dato relevante es que esa idea estuvo presente en los mensajes con Uliarte al menos desde el 23 de agosto.

Un día antes, el fiscal federal Diego Luciani pidió 12 años de prisión para la exmandataria en el marco de la causa Vialidad.

“Ya se les acabó la joda”, le dijo Carrizo a Uliarte en una de sus tantas conversaciones durante aquella jornada. Ella le respondió: “Si que la saquen a la mierda. No puedo creer que hay gente que todavía la defiende. Hace falta alguien que vaya con un fierro y le pegue un corchazo a Cristina Kirchner”.

Qué se dice del tema...