Denunciaron a Gerardo Morales por brindar apoyo al golpe en Bolivia

Denunciaron a Gerardo Morales por brindar apoyo al golpe en Bolivia

La denuncia fue realizada por la agrupación Tupac Amaru y piden que se investigue la visita de Ivanka Trump a Jujuy.


La Organización Barrial Túpac Amaru, fundada por Milagro Sala, denunció penalmente al gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, en los Tribunales Federales de Comodoro Py por «haber brindado apoyo logístico a las fuerzas políticas que participaron activamente del golpe de Estado contra Evo Morales en el Estado Plurinacional de Bolivia el 10 de noviembre de 2019».

A través de un comunicado, la organización adelantó que solicitará a la Justicia que «investigue lo que sucedió la noche del 4 de septiembre de 2019 y la madrugada del 5 de septiembre del mismo año, con motivos de la visita de Ivanka Trump a la provincia de Jujuy y el arribo de un avión militar de la Fuerza Aérea de EEUU e importantes funcionarios» de ese país.

Según el coordinador de la Túpac Amaru, Alejandro Garfagnini, aquel episodio debe ser investigado judicialmente «para comprender la magnitud de la participación de Morales en el apoyo logístico a la planificación y ejecución del golpe de Estado en Bolivia», al referirse a la llegada de la hija mayor de Trump al aeropuerto de Jujuy, en la noche del 4 de septiembre de 2019, cuando fue recibida por Morales y el entonces canciller Jorge Faurie.

Además, desde la Túpac Amaru recordaron que el propio Morales condecoró al exembajador argentino en La Paz, Normando Álvarez García, actual ministro de Trabajo jujeño, distinción que consideraron «un desafío a la autoridad política y la representación federal del Gobierno nacional» y que al mismo tiempo «compromete los intereses nacionales frente a una nación hermana, como lo es Bolivia».

«Morales condecora a Alvarez García porque está protegiendo a un amigo, un socio político y un cómplice suyo en el apoyo logístico, militar y económico del golpe de Estado en Bolivia», cuestionó sobre ese punto Garfagnini.

Además, desde la Túpac Amaru aseguraron que, en los meses previos al golpe contra Evo Morales, se realizó un «operativo de traslado de brigadistas en aviones de la Fuerza Aérea Argentina», entre el territorio argentino y la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra, con el objetivo de colaborar con «ayuda» ante incendios forestales en el oriente boliviano.

Tanto en relación a la llegada a Jujuy de la hija de Trump como a los vuelos realizados desdela Argentina para prestar asistencia ante los incendios en Bolivia, desde la Túpac Amaru advirtieron que «no existen registros oficiales de los bienes trasladados en cada viaje» ni tampoco «detalle del personal militar, armamento y equipamiento arribado al suelo argentino para asegurar la custodia».

Con respecto a la visita de la hija de Trump a Jujuy, la organización Túpac Amaru indicó que la mujer estuvo acompañada por varios funcionarios de la administración estadounidense de aquel momento, como el «secretario de Estado adjunto, John Sullivan; el jefe ejecutivo interino de la Corporación Privada de Inversiones en el Extranjero, David Bohigian; la subsecretaria interina de Asuntos del Hemisferio Occidental, Julie Chung; y el administrador de la Agencia de EEUU para el Desarrollo (Usaid)».

Según el diario Perfil, la duda de los letrados de la agrupación de Milagro Sala, es si la responsabilidad penal de Gerardo Morales puede quedar en la presunción de contrabando o si el rol que le atribuyen podría escalar hasta la violación del artículo 219 del Código Penal que reprime con prisión de hasta 15 años cualquier acto que “alterare las relaciones amistosas del gobierno argentino con un gobierno extranjero” siempre que no cuente con el visto bueno del Gobierno nacional. En este caso, los denunciantes plantean que el papel del gobernador radical no se habría limitado al esquema de contrabando sino que se habría ocupado de garantizarle un apoyo logístico explícito al golpe de Estado.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...