Denuncian que funciona una subsede «ilegítima» de la Comuna 4

Denuncian que funciona una subsede «ilegítima» de la Comuna 4

La denuncia fue presentada ante la Justicia por el presidente de la Comuna 4, Ignacio Álvarez,


El presidente de la Comuna 4, Ignacio Álvarez, y la Junta Comunal N° 4 presentaron un recurso de amparo por la violación de la Constitución de la Ciudad y la Ley de Comunas N° 1.777 por el ataque sistemático del Ejecutivo porteño contra la autonomía de la comuna y la democracia participativa, la demanda presentada el viernes quedó radicada bajo el N° de Expediente 17082/2022-0 en el Juzgado de primera instancia en lo Contencioso Administrativo y Tributario N°5, a cargo del Dr. Martín Converset.

Según la denuncia, «el pasado 19 de enero el Gobierno de la Ciudad abrió una Subsede ilegítima en el Edificio Cruz de Malta de Barracas, donde brinda algunos de los servicios que están bajo la órbita de la administración comunal»!.

Mientras la Sede oficial de la Comuna en el barrio de Pompeya continúa cerrada para la atención a vecinos y vecinas y la Subsede Suárez está derrumbada hace más de 3 años. «Esta maniobra del gobierno a cargo de Rodríguez Larreta viola la autonomía de las Comunas consagrada en la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires y en la Ley de Comunas N° 1.777, ataca a la democracia participativa en la Ciudad y desconoce las competencias de las Juntas Comunales que son las únicas que pueden abrir y administrar nuevas Subsedes», se señaló en la denuncia.

“Resulta llamativo que Rodríguez Larreta que permanentemente exige al gobierno nacional el respeto por la autonomía de la Ciudad de Buenos Aires, viole de modo recurrente la autonomía de las Comunas que integran la Ciudad y niegue la posibilidad de diálogo que tanto pregona y exige a los demás. Hace años estamos exigiendo que se resuelvan los problemas edilicios en las sedes de la comuna y no tenemos respuesta”, indicó el Jefe Comunal Ignacio Álvarez.

Desde el 20 de marzo de 2020 la Sede de la Comuna 4 permanece sin servicios por decisión del Gobierno de la Ciudad y ante los reiterados pedidos de la Junta Comunal para la reapertura de la misma, la respuesta fue nula.

Además, desde 2019 la Subsede Suárez se encuentra cerrada por el derrumbe del techo. A pesar de todos estos antecedentes, el Gobierno de la Ciudad decidió abrir una Subsede ilegítima sin siquiera notificar a las autoridades comunales, que se enteraron de la “novedad” a través de las redes sociales, avasallando la autonomía de las Comunas y desconociendo la voluntad popular de los vecinos y vecinas de la Comuna que en 2019 votaron una Junta Comunal cuya Presidencia no pertenece a la misma fuerza política que gobierna la Ciudad hace catorce años de manera ininterrumpida.

Las autoridades comunales concurrieron a esta nueva oficina para constatar que estuviese funcionando como una Comuna paralela y solicitaron información a los funcionarios del Gobierno porteño quienes aún no respondieron las solicitudes. Además, en esta oficina sólo se tramitan 2 de los 15 servicios que brindaba la Subsede Suárez previo al derrumbe, de manera que no sólo violan las leyes y se violenta la decisión popular, sino que tampoco solucionan los problemas de vecinos y vecinas que siguen teniendo que desplazarse a otras comunas para hacer sus trámites.

«Cuando asumimos lo hicimos con la idea de mantener una relación constructiva con el Gobierno de la Ciudad en favor de resolver las problemáticas de nuestros vecinos. Agotamos todas las instancias institucionales de diálogo pero una y otra vez nos encontramos con el abandono al que el Jefe de Gobierno decidió someter a nuestra Comuna. No nos vamos a resignar a que las diferencias políticas tomen de rehenes a los vecinos y vecinas, vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para darles las respuestas que necesitan de parte de un Estado Presente», enfatizó Ignacio Álvarez.

La presentación del amparo fue aprobada por mayoría en la última reunión de Junta Comunal, realizada el 1
de febrero de 2002, así como también fue solicitada por el Consejo Consultivo de la Comuna 4 en su última
reunión realizada el 9 de febrero de 2022.

El contexto

El 19 de enero de 2022 el Gobierno de la Ciudad abrió una subsede de la Comuna 4 en el Edificio Cruz de Malta del barrio de Barracas.

– Autoridades comunales concurrieron al lugar y comprobaron que estas oficinas funcionaban como una Comuna paralela fuera de la órbita de la Junta Comunal.

– Se solicitó información a los funcionarios responsables del GCBA sin ninguna respuesta hasta el momento.

– Desde el 20 de marzo de 2020 la Sede Comunal de Pompeya permanece sin servicios por decisión del GCBA.

– Desde 2019 la Subsede Súarez de la Comuna 4 permanece derrumbada sin que el GCBA nos brinde una solución a los reiterados pedidos de reconstrucción realizados. Inclusive el Jefe de Gobierno se comprometió a reconstruirla pero en el medio del proceso de elaboración de planos decidió dar marcha atrás argumentando falta de fondos.

– La Junta Comunal aprobó por mayoría la presentación del amparo el 1 de febrero de 2022 en reunión de junta.

– El Consejo Consultivo de la Comuna 4 solicitó la presentación de este amparo en su última reunión el 9 de febrero de 2022.

Demanda

– La Junta Comunal denuncia la violación de la Constitución de la Ciudad de Buenos Aires y de la Ley de Comunas N° 1.777, y solicita que estas oficinas y los servicios que brindan pasen a la órbita de la Comuna según se desprende de las leyes vigentes.

– La medida del GCBA viola la autonomía comunal y las competencias comunales, agrede la democracia participativa que se consagra tanto en la CCBA como en la Ley de Comunas, y desconoce la potestad única de la Junta Comunal para abrir y administrar Subsedes.

Argumentos políticos

– La Comuna 4 es discriminada desde que asumió esta nueva Junta Comunal por el hecho de estar gobernada por el Frente de Todos.

– Se castiga a los vecinos y vecinas por no haber votado a Juntos por el Cambio dejándolos sin servicios en su Comuna.

– Larreta se la pasa hablando de la discriminación a la Ciudad y su autonomía, mientras en su propia Ciudad viola la ley, la autonomía de las Comunas y discrimina a los gobiernos comunales que no pertenecen a su espacio político.

– Larreta pregona el diálogo como herramienta política pero practica un diálogo sordo, donde no da respuestas a los pedidos que se le realizan y las diferencias que se manifiestan, cancelando esas instancias de manera abrupta e intempestiva.

– Larreta dice que quiere terminar con la grieta pero la utiliza como herramienta política en su propio distrito. No hay grieta buena y grieta mala, para cambiar eso hay que empezar por la propia Ciudad.

Qué se dice del tema...