Debate miope y chicanero: mucha agresión, pocas ideas

Debate miope y chicanero: mucha agresión, pocas ideas

Los candidatos a diputados nacionales por la Ciudad intercambiaron miradas en TV. Ni ganadores ni perdedores, mediocre


Los candidatos a diputados nacionales por la Ciudad de Buenos Aires María Eugenia Vidal (Juntos por el Cambio), Leandro Santoro (Frente de Todos), Javier Milei (La Libertad Avanza) y Myriam Bregman (Izquierda), participaron de un debate televisivo poco sorpresivo y algo caliente, donde se cruzaron distintas visiones, acusaciones y chicanas de cara a las elecciones del próximo 14 de noviembre.

El debate mayormente se dio dentro de lo previsible y cada uno se ajustó a su libreto, respetándose razonablemente y solo con algunos excesos de Milei tanto en el uso del tiempo como el tono de voz. Como era lógico Santoro intentó ir contra Vidal y viceversa, mientras que Milei quedó entrampado en la cuestión ideológica con la representante de la izquierda Miriam Bregman y no pudo acortar diatancias con quienes lo precedieron en las PASO. Los dos grupos no aportaron nada nuevo, se refugiaron en sus gestiones los primeros y sus dogmas los segundos, no aportando nada nuevo al público independiente que, de todos modos pocos miran los programas políticos. Ningún actuación personal destacada superó a la marca que representa y no se registraron para este medio ni ganadores ni perdedores, todo sigue igual.

En su primera intervención, Vidal le reclamó al presidente Alberto Fernández que «le pida la renuncia» al ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, luego de la polémica por su cruce con el dibujante Nik.

Vidal expresó: «Quiero primero pedirles a todos que acompañemos una propuesta que es pedirle al presidente que le pida la renuncia a Aníbal Fernández. Lo que pasó es inaceptable, cruzó un límite».

Al dirigirse a Santoro, Vidal le preguntó si no cree que el presidente debería pedirle a Aníbal Fernández la renuncia, y el representante del Frente de Todos contestó que «esa es una discusión» que tiene que «dar dentro de un espacio político. No corresponde que te la de acá a vos», respondió, aunque reconoció que «lo de Aníbal estuvo muy mal» y que «con los hijos no debería meterse nadie».

El candidato del Frente de Todos agregó además: «¿Qué les pasa a ustedes que permitieron que su propio jefe político los investigue. Eso es mucho más jodido que un tuit equivocado y sin embargo no tuvo el repudio de ustedes», dijo al referirse a la causa de presunto espionaje ilegal durante el Gobierno de Cambiemos, que tuvo a la propia Vidal como una de las supuestas víctimas.

A su turno, Milei admitió que «grita mucho» porque se siente «indignado» y «cansado de la casta política» que «nos está robando el futuro. Soy peligroso para la casta política porque conmigo se acabó la joda de los privilegios», afirmó, y agregó que el Poder Ejecutivo es una «monarquía» y el Congreso nacional una «oligarquía».

Al hacer uso de sus minutos al aires, Myriam Bregman replicó que el dirigente libertario apoya «a los fachos del partido español Vox que defienden a la monarquía» y también recordó que pese a diferenciarse de «la casta» política, fue «asesor del genocida Antonio Bussi», quien fue condenado por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la dictadura.

E insistió: «Es llamativo que alguien que armó su lista con la peor casta que tiene la Argentina que es la casta militar, que fue parte de la casta política siendo asesor de Bussi, que defiende la casta monárquica, nada más rancio que los borbones que defiende Vox».

El candidato liberal, no esperó su turno y se defendió: «En su momento era gobernador elegido democráticamente».

Bregman también lo llamó «violento» luego de que el economista libertario interrumpiera a sus adversarios en reiteradas ocasiones al sostener: «Acá se hace el educadito pero en los actos nos dice ‘zurdos de mierda, van a correr'».

En otro tramo del debate, Milei manifestó que «la republica está quebrada», y explicó que en parte eso sucede porque «todos ellos (en referencia a Vidal, Santoro y Bregman) de alguna u otra manera adhieren a esto de que donde hay una necesidad, hay un derecho».

Además reflexionó: «El problema de eso es que las necesidades son infinitas. El problema es que cuando ustedes crean un derecho, alguien lo tiene que pagar. Eso es inconsistente, deriva en crisis fiscales. Son crisis que solo benefician a la casta política porque implican cada vez un Estado más grande».

Al tomar la palabra, la referente de izquierda también criticó al Gobierno, al que acusó de «votar en diciembre del año pasado un presupuesto de ajuste cuando sabia que se venía la segunda ola» de coronavirus.

Y enfatizó: «El Frente de Izquierda lo denunció, pero ahora, por si fuese poco ahora lo reconoció su propia diputada Fernanda Vallejos (Frente de Todos). Eso se llama ajuste. Recortaron el presupuesto Covid y sacaron el IFE».

Santoro, recogió el guante y explicó que a diferencia del Gobierno nacional que compró respiradores y camas de terapia intensiva, el Gobierno de la Ciudad solamente compró barbijos a sobreprecio. También se preguntó si alguien recuerda alguna política de asistencia social en medio de la pandemia de parte del Gobierno porteño, y lo contrapuso con el IFE y el ATP que puso en marcha el Gobierno nacional durante el 2020.

Vidal contestó que «es muy fácil ayudar dándole a la máquina de imprimir del Banco Central» y señaló que «no todo es platita». En tanto, resaltó la figura y el desempeño durante la pandemia del ministro de Salud, Fernán Quirós, por su gestión, y lo comparó con el ministro de la cartera nacional Ginés González García, «a quien tuvieron que echar».

La candidata de Juntos precisó además: «En el Gobierno de la Ciudad todos esperamos nuestro turno para vacunarnos. En el Gobierno nacional funcionarios y militantes se vacunaron antes que tu abuelo o tu papá. En el Gobierno nacional ganamos 45 días de clase por ir a la Corte a defender que tus hijos estén en las escuelas. En el Gobierno nacional tuvo un ministro y un presidente que militó el cierre de escuelas».

Santoro recordó que desde Juntos por el Cambio al comienzo de la pandemia «planteó que había una infectadura», y acusó a Milei de ser un negador de la ciencia, al punto que «ni siquiera él se vacunó: Plantea una suerte de terraplanismo científico».

A lo que Milei replicó: «Claramente el modelo de cuarentena cavernícola que planteó este Gobierno fue en contra de la propiedad. Entonces o te volvés un esclavo o te morís. Yo hago un análisis de riesgo. ¿Y sabés qué? Yo no soy grupo de riesgo. A mis padres sí los hice vacunar porque son grupo de riesgo y si se enfermaban se morían».

El cierre fue con foto grupal pero a distancia, celebración con los asesores, y apenas un saludo puñito de compromiso entre los candidatos.

Qué se dice del tema...