California: retiraron un lote de vacunas de Moderna por reacciones alérgicas graves

California: retiraron un lote de vacunas de Moderna por reacciones alérgicas graves

Cerca de diez personas en una clínica recibieron la vacuna y tuvieron que ser atendidas durante 24 horas. Qué dijo Moderna.


California atraviesa momentos críticos debido a un colapso sanitario a raíz de la pandemia del coronavirus y más de 3 millones de contagios positivos, que ahora se le suma una mala noticia respecto de la vacunación. Una de las empresas que trabaja con la medicación es la farmacéutica Moderna y tuvo que retirar un lote de vacunas, luego de que varias personas se vieron afectadas por reacciones alérgicas graves.

Desde el Departamento de Salud Pública de California confirmaron que cerca de diez personas en una clínica en San Diego que recibieron la vacuna de Moderna requirieron atención médica durante un lapso de 24 horas, de acuerdo con lo publicado por la cadena CNN. Por ello los especialistas exigieron el rastreo y apartamiento de este lote en particular.

Erica Pan, epidemióloga del estado, pidió a los proveedores que dejen de utilizar el lote 41L20A de la vacuna de Moderna hasta que se complete una investigación por parte de las autoridades, de la compañía, de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

No se registraron efectos adversos en ningún otro hospital de California. Treinta mil dosis del lote fueron retiradas del suministro.

«Como precaución, y reconociendo también el suministro extremadamente limitado de vacunas, recomendamos a los proveedores que utilicen otro inventario de vacunas disponible», señaló Pan en un comunicado y comentó que más de 330.000 dosis del lote llegaron a California entre el 5 y el 12 de enero y fueron distribuidas a 287 proveedores.

Según trascendió, seis trabajadores de salud de San Diego fueron quienes tuvieron reacciones alérgicas tras inocularse el 14 de enero. El sitio en el que recibieron las dosis fue cerrado de manera temporal y ahora está utilizando otras vacunas.

Luego de este inconveniente, la empresa Moderna emitió un comunicado para dar explicaciones. En el escrito indicaron que «no está al tanto de eventos adversos comparables de otros centros de vacunación que pudieron haber administrado vacunas del mismo lote». Asimismo indicó que está «cooperando plenamente en la investigación de estos eventos adversos informados».

Mientras que los CDC indicaron que las vacunas contra el Covid-19 pueden causar efectos secundarios por unos días como fiebre, escalofríos, dolor de cabeza, hinchazón o cansancio, «los cuales son signos normales de que el cuerpo está desarrollando una protección».

Sin embargo, las reacciones graves son sumamente raras. Pan dijo que, en una vacuna similar a la de Moderna, el índice de anafilaxia (en la que una reacción del sistema inmunológico puede bloquear la respiración y causar un descenso en la presión arterial), la reacción que se señala como la que afectó a estos pacientes, fue de aproximadamente uno en 100.000. Los síntomas de la anafilaxia pueden incluir además latidos cardíacos rápidos, mareos y desmayos.

Según el protocolo, los centros sanitarios entienden como reacción alérgica grave si la persona necesita ser tratada con epinefrina o debe ir al hospital.

El doctor Paul Offit, miembro del comité asesor de vacunas de la FDA, se refirió al tema y mostró su rechazo a Moderna. El médico se mostró contrario a alarmar a la población por lo sucedido y destacó que la decisión de retener las dosis de la vacuna causa otros riesgos.

«Habrá personas que no recibirán esta vacuna o no recibirán su segunda dosis de la vacuna, lo que los pone en riesgo en una situación en la que tenemos un virus que se está propagando rápidamente en el país», dijo y añadió: «Probablemente habrá otras aproximadamente 100.000 personas que mueran en los próximos meses, y entre esas personas podrían estar las que no recibirán esta vacuna debido a, entre comillas, ‘mucha precaución'».

Además resaltó que las reacciones alérgicas pueden ser monitoreadas y tratadas.

«Lo que pasa con la anafilaxia es que, aunque da miedo verla, se identifica fácilmente, se identifica rápidamente y se trata fácilmente con epinefrina. No veo cómo sacar esto del mercado representa cautela. Creo que todo lo que hace es poner a la gente en riesgo innecesariamente».

 

Te puede interesar

Qué se dice del tema...