Abrevaya: “La cuarentena estuvo bien, pero la continuidad estuvo mal administrada”

Abrevaya: “La cuarentena estuvo bien, pero la continuidad estuvo mal administrada”

Entrevista exclusiva con el legislador del GEN, Sergio Abrevaya.

Sergio Abrevaya

El legislador del GEN, Sergio Abrevaya, cuestionó el retroceso a una fase de la cuarentena estricta y opinó que la cantidad de contagios no ameritaban «destruir la economía». Sostuvo que Horacio Rodríguez Larreta «tiene el mismo miedo» que el presidente Alberto Fernández, y que «no peleó lo suficiente» para mantener en pie al comercio porteño.

 

-¿Cómo ve la vuelta a fase uno de cuarentena?

Los infectólogos, desde el inicio, dijeron que terminaremos todos infectados y que la pregunta era por la capacidad de soportar la demanda de atención en el sistema de salud. Como GEN, acompañamos dos prórrogas de la cuarentena. Ahora, yo pondero esto con respecto a cuánto más se va a destruir la economía. Hay una mala presión sobre la población, que les dice que está mal pensar en la economía y no en la salud. Es un planteo erróneo. La economía no es el vil dinero, es lo que paga todo lo que logró la humanidad. Si no te sostenés económicamente, te vas a morir de otras cosas. No estaba mal la cuarentena en el inicio, porque era lo último que restaba por hacer. Pero no aprenden de lo que la cuarentena produce. Y no registran que la Argentina venía de 8 años de recesión.

 

-¿Por qué dice que la cuarentena era «lo último», y no lo primero, que se podía hacer?

Cuando empezamos con la cuarentena, era la única medida posible porque perdimos la oportunidad de comprar los tests cuando correspondía, en enero y febrero, cuando el ministro Ginés decía que el coronavirus no iba a llegar a la Argentina. Después dijo que iba a tardar en llegar. Y después en el Gobierno se volvieron locos y dijeron que había que hacer algo y lo único que quedó fue la cuarentena. Entramos en cuarentena demasiado rápido, pero en ese momento estuvo bien, porque nos permitió adquirir herramientas para enfrentar el virus. Después, la continuidad estuvo mal administrada. No se combinaron bien los datos que se tenían, que marcaban un número muy bajo de casos, con lo que se estaba haciendo. Y se generó un impacto económico tremendo. Lo vimos desde el inicio, mientras los casos se mantenían bajos. No está mal la cuarentena, no hay que tenerle miedo. Pero si tenés una cantidad limitada de casos, no tenés que volver a fase 1. Es un error. Querían aplanar la curva y dar tiempo al sistema de salud. Ahora, me da la impresión de que la continuidad del aislamiento, para el Ejecutivo, aparece como una cura.

 

Como GEN, acompañamos dos prórrogas de la cuarentena. Ahora, yo pondero esto con respecto a cuánto más se va a destruir la economía. Hay una mala presión sobre la población, que les dice que está mal pensar en la economía y no en la salud. Es un planteo erróneo.

 

-¿Cuáles serán las consecuencias económicas? 

Si es que puede hablarse del coronavirus como una catástrofe, la situación económica es la segunda catástrofe. La caída es tremenda, superó la de 2001, con 25 puntos. En 2001 era de 17. El cuadro es de una gravedad profunda. Empresas que aguantaron crisis económicas por décadas, que aguantaron hasta a Macri, no pudieron aguantar la cuarentena. No hubo aprendizaje hasta ahora. Y hay una tercera catástrofe, que son las enfermedades no atendidas, la cantidad de infartos que produce el estrés, todo lo que no se atendió preventivamente. Dicen que los efectos de esta demora pueden durar hasta cuatro años. Y ahora, lejos de mostrar un aprendizaje, se sigue la misma lógica.

 

-¿Cree que Larreta cedió ante las presiones de Fernández y Kicillof?

El Ministro de Salud de Larreta es incluso más duro que Fernández. Pero en la Ciudad hay otro sector que viene pujando duramente, con Giusti y Mura, porque sino la ciudad no sobrevive. No tiene el campo, como sí lo tiene la provincia. Si cae el comercio, cae el presupuesto. Ellos están obligados a pelearse con Quirós. Larreta tiene el mismo temor que Fernández a la limitación de las actividades.  Pero creo que no peleó lo suficiente para habilitar más. Debió haber sido más contundente. Tiene el problema adentro. Su propio Ministro de Salud lo para. Y creo que estamos en una situación muy difícil si se sigue tomando la decisión de volver a fase 1. Hablan de la proyección hace tres meses. Las 2000 muertes que hay están lejos de habilitar a una ciudad a cerrar todas sus actividades económicas. Y no hablo de salir de la cuarentena, sino de progresar en las fases, de ir a la fase que sigue, de incorporar actividades económicas.

 

-Usted fue muy crítico del intento de expropiación de Vicentin. ¿Por qué cree que el Gobierno retrocedió?

Son posibles varias teorías. Fernández compró la versión de que había que expropiarla, con la teoría de la soberanía alimentaria. Feletti, el otro día, dio más en la clave, cuando habló de controlar divisas de exportación. Aunque Vicentín no tiene dimensión para eso. Tomó esa decisión sin registrar que estaba en medio de un problema: con el temor de la pandemia, estaba guardando a la gente, que al mismo tiempo se estaba fundiendo. Para los que están fundidos, la lectura única fue: encima se van a quedar con nuestras empresas. Fueron por una empresa que tiene 100 años, que tenía enraizamiento en su pueblo y el indendente y todo el campo salió a defenderla. El Gobierno no registró todo el cuadro y retrocedió a nivel de imagen. Le pegó duro en la ola negativa de lo económico. Al final, lo registró y se dio cuenta, hubo un sector que se lo hizo saber en la interna.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...