Polarización y contrapropaganda

Polarización y contrapropaganda


La campaña negativa es casi moneda corriente en nuestros días. La vemos en afiches, la escuchamos en declaraciones y es habitual que los spots televisivos apelen a atacar a alguno de los candidatos. La incorporación en las últimas elecciones de Internet como canal relevante y más particularmente de las redes sociales potenció aún más la negatividad de los mensajes en periodos electorales.

La ciudadanía ya está advertida de que el uso de lo negativo del rival es un condimento casi insustituible en el folclore de la campaña. Aparece como contraste, chicana, ataque, denigración, insulto, metáfora o directamente con alguna comparación espantosa.

No es un fenómeno nuevo, Jean-Marie Domenach en el año 1950 analizó la contrapropaganda Nazi con ciertos principios que había planteado Joseph Goebbels un tiempo más atrás, pudo generar algunas conclusiones sobre la importancia de la guerra psicológica y los efectos de los ataques propagandísticos

En los últimos 70 años, hubo grandes progresos en cuanto a investigaciones académicas, en los medios de comunicación, se sofisticaron las tácticas publicitarias, se produjeron avances en el conocimiento de los votantes con la incorporación de la psicología y la antropología. En ese contexto la contrapropaganda de ayer se convirtió en un refinado sistema de ataque que avanza con potencia.

En definitiva y por definición la contrapropaganda o campaña negativa intenta resaltar las cuestiones negativas de los oponentes más que concentrarse en la propias propuestas o virtudes. Busca socavar su reputación, su imagen o vincularlo con argumentos que lo degraden ante la opinión pública.

Esos mensajes tienen el objetivo de ganar visibilidad ya que, por su contenido, captan más atención en los medios y los ciudadanos que prestan más atención a situaciones conflictivas.

La información negativa produce más impacto en el cerebro humano. Por lo que los mensajes más agresivos pueden ser más recordados (no necesariamente son recomendados para ganar una elección) y la polarización también ayuda al aparato cognitivo ya que el planteo dicotómico (o sea de dos elementos o factores) es más simple para su procesamiento

Hay tácticas típicas de campaña negativa, de las cuales se destacan:

1. Resalta los defectos personales del adversario.
2. Critica a las posiciones, ideas o argumentos rivales
3. Denigra a sus aliados
4. Lo ridiculiza

Veamos algunos ejemplos de la campaña hacia las PASO 2019:

ALBERTO
Macri produjo cuatro millones y medio de pobres.
Nos dicen que hay que soportar el presente para que venga algo mejor, les digo, ¿cuántos semestres más creen que podemos esperar?
Hay muchos argentinos necesitando, que no pueden seguir desamparados
Ser mejores que (Mauricio) Macri no cuesta nada
Por momentos pienso que estamos peor que en 2003. No teníamos los niveles de inflación de hoy, ni un déficit fiscal del 6 por ciento. Hoy estamos técnicamente en default. En 2003, la deuda con el FMI representaba el 10 por ciento del total de pasivos; hoy es del 35 por ciento. Este no es un dato menor.
El problema de los mercados no somos nosotros, es Macri que gobierna y nos tiene en un default. Estamos en un default encubierto.
Me preocupa mucho que el Fondo esté sosteniendo a un Gobierno y no a un país porque Macri está destruyendo y pulverizando la economía del país
Ser mejores que Macri no cuesta nada, el desafío es ser mejores de lo que fuimos

CFK
En la comida estamos peor que en Venezuela
Ahora aparecen y proliferan las marcas “pindonga y cuchuflito”
Éste es un régimen no capitalista, donde la gente no puede comprar lo que quiere
Hay mujeres que son hadas virginales
Siempre intuí que los tiempos que venían no iban a ser buenos, pero nunca imaginé volver a ver tanta gente viviendo en la calle
El punto final para mí fue cuando, otra vez, decidieron endeudarnos con el FMI a todos los argentinos»

MACRI
El Kirchnerismo nos generó una aparente calidad de vida, dándonos aires acondicionados truchos de alto consumo que ya no se usan en ningún otro lugar del mundo”.
Cristina Kirchner no está bien, es una persona que no ve la realidad, es una persona que le echa la culpa a los demás de las cosas que ella hizo
¿Se dan cuenta de lo que somos capaces de hacer los argentinos cuando nos dejan crecer? Cuando nos sacan la pata de encima
(Hoy en Argentina) se combate el narco, se empiezan y terminan las obras, se recupera la plata de la corrupción
La Argentina que queremos no está en el pasado, está en el futuro

PICHETTO
El PJ lleva a un hombre del partido comunista
La que va a mandar en la Argentina es ella y la economía la va a diseñar nuevamente ella
Sé el pensamiento de Kicillof y de la expresidenta, que tiene una debilidad estructural por Kicillof, no debemos volver al distribucionismo vacío
No se pueden hacer propuestas demagógicas. Creen que harán la Revolución Cubana y atrasan. Es un problema mental. El cambio es un tema cultural
Creo que el peronismo identificado con Unidad Ciudadana es un peronismo que se coloca en el plano de la izquierda ideológica latinoamericana populista cuyo exponente de fracaso es Venezuela
Estar afuera del mundo, eventualmente presos de algún discurso, nos puede llevar al aislamiento definitivo, a una Argentina parecida a Venezuela desde lo económico, con pobres mucho más pobres y la opción de trabajo no existirá
Si no somos un país ordenado, corremos el riesgo de aislamiento. Venezuela está al borde del abismo

Conclusiones

La polarización y campaña negativa parecen casi no poder dejarse de lado. Hay variadas consecuencias analizadas por diferentes autores cuando aparecen este tipo de situaciones.
Uno de esos posibles efectos es el del “doble deterioro” (García Beaudoux, D´Adamo y Slavinsky; 2005) por el cual, tanto el atacado como el agresor sufren un menoscabo de su propia imagen.

Riesgos de campaña.

Continuará…

Qué se dice del tema...