El destino de los medios kirchneristas

El destino de los medios kirchneristas


Era de esperarse. Cuando los medios partidarios crecen al amparo del poder de turno, en algún momento muestran su debilidad porque fallan en lo esencial: convertirse en empresas autosustentables para beneficio de sus propietarios y de los trabajadores. Eso es más difícil que vivir de los fondos del Estado que salen de los bolsillos de todos los ciudadanos de un país.

En los últimos días los medios de comunicación gráficos, radiales, televisivos y electrónicos que respondieron al kirchnerismo revelaron su desequilibrio económico, generaron sus propias internas ideológicas y quedaron a expensas de posibles e inminentes cambios en su constitución societaria. Sin embargo, los más notables apelaron a la excusa poco creíble del “ahogo financiero” por parte del gobierno de Cambiemos para justificar la debacle porque reciben menos pauta publicitaria que antes.

Desde el retorno de la democracia al país se supo que los medios partidarios y pro-oficialistas tenían poco futuro. La experiencia más duradera fue la que produjeron los tres gobiernos kirchneristas, aunque no desde sus inicios sino desde 2009 en adelante gracias a la controvertida ley de medios que apuntaba a vencer a los medios “hegemónicos”, como les llamaban.

Esos medios hegemónicos padecieron costos en sus versiones gráficas pero no en los televisivos y radiales, que hoy lideran todos los rankings, mientras los que respondían al kirchnerismo se muestran desvitalizados, carentes de público y compradores de ejemplares como es el caso de Página 12 que recibió un único apoyo, después de la pérdida del poder, a través de un washapp de la ex presidenta Cristina Fernández instando a sus seguidores a que “compren al menos dos ejemplares por semana”.

¿Cuáles son los medios más comprometidos en esta instancia? El diario nombrado, los canales de cable C5N y Crónica TV, Radio 10 y América, los diarios Tiempo Argentino y Ámbito Financiero. Pero no son los únicos. El kirchnerismo está preocupado por otros medios menores que ya no reciben combustible sólido. La lista es larga: Agencia para la libertad, Antena Negra tv, AN Red, Barricada TV, Canal Barrial Yungay, Cartago TV, Chén Barracas FM 99.7, Corriendo La Voz, Cosecha Roja, CPR–Centro de Producciones Radiofónicas, Digamos (Telegram/TW), Ecos Córdoba, Empoderados RCA (Telegram. FB TW), Emergentes, En Movimiento TV, En Orsai, El Cactus, El Destape web, El diario de Morón, El disenso (Telegram, TW, Web), El zumbido, FM Alas, FM Fribuay, FM En Tránsito, FM La Tribu, FM La Colmena 107.9, FM La Fortaleza 106.5, FM La Tusca 96.5, Furia Trava Noticias, Gen TV, Giramundo TV, Haedo sin H 93.3, Indymedi, Infoensenada, La batalla cultural (FB), La Colectiva Radio FM 102.5, La Columna Vertebral, La Garganta Poderosa, La Izquierda Diario, La Retaguardia, La Olla TV, M.a.f.i.a, Marcha Una mirada popular, Matanza Viva, MU Cooperativa la Vaca, Mucho Palo Noticias, Notas Periodismo Popular, Noticias en Red, NODAL, Quinto Poder Conurbano, Pares TV, Pantera Rosa (Telegram TW), Radio Fogón, Radio La Negra, Revista Anfibia, Radionauta FM 106.3 – La Plata, Radio con Aguante, Radio La Bulla, Radio La Caterva, Radio Libre, Red Eco Alternativo, Radio El Algarrobo, Radio Popular Che Guevara, FM 100.3, Radio Pueblo 90.1, Radio Roja 90.1, Radio Sermilla FM 106.5, Radio Voces 87.7, REDCOM, Radio Zumba La Turba FM 99.5, RNMA Red Nacional de Medios Alternativos, Resumen Latinoamericano, Revista Cítrica, Revista Sudestada, Revolución Popular (Web – youtube), Sub Coop, Templefm 93.3, Urbaya TV, Veinticuatro/tres.

La pelea fundamental se da en los denominados medios competitivos, donde ya despuntaron negociaciones impulsadas por la desesperación de Cristóbal López, y su adlater Fabián de Souza, por arreglar las deudas impositivas, desentenderse de esa aventura craneada por la ex presidente para comprar medios que les resultaran fieles, y realinear el resto de sus negocios.

C5N y Radio 10 ya tienen nuevos propietarios, la familia mendocina Terranova (dueña de Publicidad Sarmiento), que recalará en breve en el fideicomiso propuesto. Hay que esperar que Orly Terranova termine de hacer su carrera automovilística en Dubai para que se haga cargo como CEO.

La pulseada económica exigió contraprestaciones previas al desembarco y tal vez haya que darle la razón a Roberto Navarro porque su cabeza haya sido prenda de cambio. La otra cabeza, la de Víctor Hugo Morales, seguramente ocasionará otra indemnización, quizás la última porque el resto de los periodistas del canal y de la radio podría permanecer para mantener el respeto a la diversidad. Es posible, entonces, que la periodista María Julia Olivan recale en ese canal como puntal de imparcialidad, pues no volverá a cometer el error de 6,7,8.

A no confundirse: el gobierno de Mauricio Macri no comprará medios, a lo sumo alquilará espacios. Llamó la atención un anuncio en facebook de la periodista Silvia Mercado acerca de su próximo desembarco en Crónica TV. La noticia alertó sobre eventuales cambios que se vienen en el canal de los empresarios Olmos, también de origen mendocino, quienes ya reconvinieron a los periodistas con pantalla que “moderen” sus críticas al gobierno, según una fuente del canal.

Ámbito Financiero permanecerá por ahora en manos de López por falta de compradores, Tiempo Argentino seguirá su suerte cada vez más menguada, radio América está en etapa de re licitación de su señal y de Página 12 puede decirse que ofrece un futuro incierto.

La compra del matutino por parte del titular de los encargados de edificios, Víctor Santa María, fue un albur del que ya se arrepiente el gremialista inclinado a poner el hombro para sostener nichos y resabios del kirchnerismo. Si su objetivo fue consolidar poder y sumarlo al que ya tenía como presidente del Partido Justicialista porteño, el resultado fue magro. Solo adquirió un dolor de cabeza agigantado porque, además de ofrecer indemnizaciones del 100 por ciento en cuotas a los trabajadores de Página 12, tampoco le resulta redituable la FM 750 donde se refugiaron los colegas que habían quedado a la intemperie después de la derrota presidencial de 2015. Todo a pérdida.

La larga lista del chiquitaje mediático tendrá que arreglárselas por su cuenta y recurrir, con suerte, al apoyo de los municipios donde todavía quedan algunos intendentes de signo K.

A todo mundo extraña la lógica del oficialismo respecto de su política hacia los medios adversos pues, como desde un principio, no pondrá ni un peso de las arcas del Estado en ese proyecto, a lo sumo distribuirá la publicidad celosamente vigilada por el jefe de gabinete Marcos Peña.

El macrismo no es amante de los periodistas ni de los medios de comunicación. Atiende con respeto pero no privilegia fácilmente para dar información, y mucho menos para habilitar negocios personales o empresariales. Así es hasta ahora.

Respecto de las necesidades de trasmisión de los mensajes de campaña de la ex presidenta por medios afines, éstos no serán importantes pues su propia oratoria estalla en cada entrevista por falta de credibilidad.

¿A quién puede convencer ahora de que es peronista? ¿A qué público conquistará diciendo que la culpa del accidente de Once es del maquinista que no frenó? Para esto no hacen falta medios leales, ni opositores.

Que se dice del tema...