Socías: «En la Legislatura falta gimnasia para la construcción de consensos concretos»

Socías: «En la Legislatura falta gimnasia para la construcción de consensos concretos»

En un reportaje con NU, el legislador del FdT, Manuel Socías, habló del manejo de la crisis por parte del GCBA y de la Legislatura. "Faltan políticas de rescate para los sectores afectados", dijo.


El legislador del Frente de Todos (FdT), Manuel Socías, tuvo un rol clave durante la campaña electoral del 2019 en la que ingresó a la Legislatura porteña. Integró el comando de campaña y la mesa chica del que fuera el candidato a jefe de Gobierno porteño por el FdT, Matías Lammens. En un reportaje con Noticias Urbanas aseguró que «el Gobierno de la Ciudad no protege el empleo ni a las pymes» y dijo que en la Legislatura «el oficialismo abusa de su mayoría».

Socías es politólogo, egresado de la Universidad Torcuato Di Tella. Fue profesor de Política Comparada en esa institución. Tiene una larga trayectoria en la sector público. Fue asesor en la Vocería Presidencial durante la presidencia de Néstor Kirchner. Luego se desempeñó como director de Prensa y Comunicaciones de la Secretaría de Cultura. También trabajó en el AFSCA, en el área de Relaciones Institucionales. Además, fue el jefe de despacho de Carlos Tomada en la Legislatura porteña. Previamente cumplió funciones como asesor de Asuntos Públicos en YPF.

Al referirse a la actual pandemia de coronavirus y al trabajo que está realizando el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta dijo: «Nosotros tenemos diferencias de enfoque con el gobierno de Larreta, fundamentalmente en relación a la falta total y absoluta de políticas de rescate y auxilio para los sectores afectados por la pandemia».

– ¿Cómo analiza el manejo que está haciendo de la crisis económica, la cuarentena y la salud, el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta?

– Nosotros distinguimos dos planos. El sanitario, donde hay una buena e imprescindible articulación con el Gobierno Nacional. Por ejemplo, fue gracias al Plan DetectAr organizado por el Ministerio de Salud de la Nación que se logró controlar la pandemia en las villas, luego de una primera reacción mala y tardía por parte de la Ciudad.

Después hay un plano local de gestión de la crisis, donde nosotros tenemos diferencias de enfoque con el gobierno de Larreta, fundamentalmente en relación a la falta total y absoluta de políticas de rescate y auxilio para los sectores afectados por la pandemia. No se termina de comprender porque el gobierno de la Ciudad no protege el empleo ni a las pymes. Se está generando una bomba de tiempo que después va a ser muy difícil de resolver.

– ¿Cree que la Ciudad al flexibilizar la cuarentena con la apertura de comercios empeoró la situación de los contagios?

– Administrar la cuarentena es básicamente administrar el movimiento de gente. Eso se fue relajando y probablemente haya tenido impacto en la circulación del virus. Es cierto que todos estamos en un proceso de aprendizaje sobre la marcha y el éxito o no de las políticas sanitarias depende mucho de la responsabilidad ciudadana.

Lo que sí hay que reclamarle a la Ciudad es que active su propio sistema de rastreo, testeo y aislamiento. El DetecAr funciona muy bien, pero es de Nación. Ahora necesitamos que el Gobierno porteño desarrolle el propio y lo lleve a toda la ciudad para que los procesos de apertura se puedan hacer con el menor impacto sobre el sistema de salida.

– ¿Qué políticas se deberían llevar adelante para restablecer la movilidad en la Ciudad luego de que pase la pandemia?

– El escenario de post pandemia es incierto, pero desde nuestro espacio estamos convencidos que la ciudad de Buenos Aires debe garantizar mejores condiciones de viajes en transporte público. El Gobierno de Larreta no tiene, por ejemplo, voluntad política de jerarquizar el subte y creemos que es un error.  Por una cuestión de salud pública, no se puede volver al esquema anterior. La ciudad va a tener que invertir muy fuertemente en la red para que no se produzcan las aglomeraciones que se suelen producir en las horas pico.

En términos más generales, La movilidad tiene que tender hacia una orientación sustentable. El espacio público de calidad para ciclovías, bicisendas, caminatas, es un aliado fundamental para una ciudad inclusiva. Hay que aprovechar la coyuntura para una terapia de shock en esta materia: peatonalizando más calles, ensanchando más veredas, expandiendo el sistema público de bicicletas, sumando espacios verdes.

– ¿Cómo debería funcionar el transporte público en especial los subtes y los colectivos?

– La Ciudad de Buenos Aires está en interacción permanente con la Provincia de Buenos Aires, por lo tanto es fundamental la coordinación entre las diferentes autoridades de transporte de la Nación, la Provincia y la Ciudad. Cada una tiene implicancias sobre diferentes modos de transporte y creemos que debe ser mucha más virtuosa la comunicación de las autoridades para evitar inconsistencias. Ahí hay un problema estructural de años. En todo caso, la pandemia pone sobre la mesa la imperiosa necesidad de una autoridad metropolitana con poder efectivo para organizar el sistema de transporte.

En la urgencia, debemos cuidar a los trabajadores que garantizan el funcionamiento del subte y colectivos con limpieza permanente de las unidades  y controles sanitarios. El Ministerio de Transporte comenzó con herramientas tecnológicas para administrar la demanda de las unidades de los trenes, cuestión que nos parece positiva para evitar colapsos. Pero también se deberían reforzar algunas líneas ferroviarias con colectivos para que no haya hacinamientos y fortalecer el sistema de bicicletas públicas y la infraestructura de las ciclovías para que los últimos tramos de los viajes se hagan con este medio de transporte.

– ¿Qué políticas debería aplicar el Gobierno porteño para ayudar a reactivar al sector productivo en medio de esta crisis?

– Nosotros venimos diciendo que uno de los graves problemas de la gestión del Pro en la ciudad es la falta de políticas activas en materia de desarrollo económico y empleo. Ahora, con la crisis desatada por la pandemia, se ve bien claro. Cierran los comercios y las pymes, pero el gobierno de la Ciudad se desentiende absolutamente de la situación. Las únicas medidas destinadas a llevar alivio a los sectores afectados son las que tomó el gobierno nacional. El Gobierno de la Ciudad, en cambio, ni siquiera acepta discutir iniciativas relativamente sencillas, como la exención de impuestos a los sectores que hace tres meses no pueden trabajar. Sabemos que la situación económica es complicada para todos los distritos pero desde nuestro bloque creemos que hay que darles un respiro  a las actividades para que puedan recuperarse más rápido cuando vuelvan a facturar.

En este punto creemos también que el rol del Banco Ciudad podría ser clave. Actualmente actúa como cualquier banco privado cuando debería ser un banco orientado al desarrollo de la ciudad. Debería ser el principal apoyo de comercios, pymes, emprendedores que hoy están pasando una situación muy delicada. Si bien se otorgaron algunos créditos a tasa diferencial, es poco lo que hizo en relación a la capacidad del banco. No puede ser que el distrito más importante del país no esté dando respuestas ante una situación como la que estamos viviendo.

– ¿Cómo ve la situación de los clubes de barrio en medio de esta situación?

– Nos encontramos con que los clubes de barrio venían atravesando una situación crítica y por eso decidimos trabajar con el Ministerio de Turismo y Deporte de la Nación. La idea es, a través de programas del ministerio, ayudarlos económicamente y acercarles el programa Clubes en Obra, para que puedan refaccionar, ampliar y mantener las instalaciones de los clubes de la ciudad.  Mediante este programa el Estado Nacional aportará $500 millones a más de 1000 clubes de barrio y entidades deportivas. Desde el primer peronismo que no había una política tan agresiva de infraestructura deportiva. Los clubes son centrales en el entramado comunitario de la Ciudad, realizan tareas y ofrecen actividades accesibles como ningún otro actor en la sociedad y por eso hay que acompañarlos.

– ¿Cómo analiza el trabajo de la Legislatura porteña durante la pandemia?

En la Legislatura falta gimnasia para la construcción de consensos concretos. El oficialismo abusa de su mayoría lo que afecta la calidad de la producción legislativa. En estos momentos, nobleza obliga, hay buenas relaciones personales, hay comunicación e intercambio, pero  no siempre se traducen en espacios concretos de trabajo conjunto. Desde nuestro bloque, por ejemplo, presentamos una infinidad de proyectos para hacer frente a las situaciones más delicadas: apoyo económico para restaurantes y bares, protocolos de atención en villas, protocolos de actuación frente a desalojos, entre muchos otros. Sin embargo, al oficialismo le cuesta mucho siquiera discutirlas.

– ¿ Cómo influyó el trabajo conjunto y la buena sintonía entre Larreta y Fernández, en el trabajo legislativo del bloque de Frente de Todos?

– Desde el FdT celebramos el buen diálogo y el trabajo conjunto que se estableció entre el Ejecutivo nacional y los Ejecutivos de provincia de Buenos Aires y la Ciudad en materia sanitaria. Cualquier otra cosa, hubiera sido una gran irresponsabilidad y se.hubiera contado en muertes. Desde un primer momento nos pusimos a disposición para pensar ideas junto al Ejecutivo porteño frente a una situación que nos sorprendió a todos por igual y sobre la que no hay antecedentes de políticas públicas. Sin embargo, y a pesar de la centralidad de la Ciudad y de los recursos con los que cuenta en comparación con otros distritos, a Larreta no se le exige lo mismo que a cualquier otro Gobernador, lo que termina reduciendo las otras agendas urgentes a una perspectiva municipal que no transforma ni mejora el bienestar de los y las porteñas.

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar

Qué se dice del tema...