Reprimieron a enfermeras que protestaban frente a la Legislatura porteña

Reprimieron a enfermeras que protestaban frente a la Legislatura porteña

Sucedió este lunes. Testimonio exclusivo de enfermera que participó de la movilización.


Lxs trabajadores de la Salud son el pilar fundamental para hacer frente a la pandemia de Covid-19, y sin embargo aun no han recibido el reconocimiento profesional acorde a los servicios que prestan: aumento salarial, jornada laboral de 6 horas y el pase a planta permanente de quienes ya están trabajando, además de indemnización para familiares de enfermeros que murieron durante la pandemia.

Por estas razones, y en el marco del Día de la Sanidad, enfermeras y otrxs 200 trabajadorxs de este área aproximadamente se manifestaron en las puertas de la Legislatura porteña, pero fueron reprimidxs cuando quisieron ingresar al edificio para entregar un petitorio a las autoridades del Gobierno porteño y allí fue cuando la Policía de la Ciudad lxs desalojó con golpes, empujones y gas lacrimógeno.

NU pudo acceder al testimonio de Andrea Ramírez, enfermera del Hospital Ramos Mejía, quien participó de la movilización y contó lo sucedido: «Estábamos en la Plaza de Mayo porque habíamos terminado el recorrido desde el Congreso, en el marco de la jornada que había comenzado a las 9 de la mañana con una conferencia de prensa desde el Obelisco. Fuimos entonces a la Legislatura para entregar el petitorio que estaba firmándose por todos los enfermeros, y ahí nos dijeron que no iban a recibirnos porque no había nadie, y que el petitorio lo podía recibir solo el personal que estaba en la puerta, que era de vigilancia. Ahí empezó el maltrato, la policía vino con los escudos porque exigíamos que nos atiendan. Empezaron a pegarles a las compañeras». Y prosiguió:

«Pedían aplausos para nosotros y nos dieron palos. Nosotros solo fuimos a reclamar el salario, no alcanza la plata y lo sabe todo el mundo. Cobramos la mitad que el resto de la carrera profesional, queremos pasar la ley 6035 e inclusión en la carrera de salud de la CABA».

 

Fue la legisladora Victoria Montenegro quien salió entonces a la calle a evitar que continuara la violencia, y lxs recibió.

«Finalmente, pudieron entrar dos compañeras, después de todo lo que pasó, porque el colectivo de enfermería no se movió de la puerta e insistió en que nos reciban. Se comprometieron a entregar el petitorio en todos los bloques», completó Ramírez.

Quien también se pronunció al respecto fue el legislador Javier Andrade: «Desde el años 2018 que la Ciudad lxs excluyó de la Ley 6035, vienen reclamando y pidiendo que se lxs reconozca como trabajadorxs de la Salud y se lxs incluya en la Carrera de Profesionales. El Gobierno de la Ciudad ni escucha, ni dialoga. En las conferencias de prensa Larreta y sus funcionarixs les agradecen su trabajo y lxs felicitan pero después, con enorme cinismo, les cierran las puertas en la cara».

Por su parte, la referente del MST y el FIT-Unidad, Celeste Fierro, denunció desde la concentración de enfermería en la puerta de la Legislatura: “Hoy es el día de la sanidad pública y la enfermería. Un gran número se movilizó para entregar un petitorio al gobierno de la CABA. La respuesta fueron palazos y varias enfermeras heridas. Toda una síntesis de la política de Larreta hacia el personal de salud”. Y agregó:

“Cambiemos se jacta en CABA de tener a la policía mejor paga del país. Yo agrego: la más cobarde, que le pega a enfermeras. Y sumo: con el personal de salud, más postergado del país. Da mucha bronca,: son la primera línea contra el COVID, han puesto los muertos jugándosela, y el Jefe de Gobierno les responde así. Esto no puede quedar acá”.

Al menos cuatro enfermeras que se manifestaron este lunes bajo la consigna «enfermería autoconvocada» debieron ser atendidas tras sufrir cortes en sus cabezas.

Al referirse a los sucedido, en la puerta de la Legislatura, el legislador del Frente de Izquierda, Gabriel Solano, explicó:  «Hoy, enfermeros y enfermeras se movilizaron porque en el sistema hospitalario ocupan un cargo de tipo administrativo cuando se trata de profesionales que han estudiado y se han formado para ejercer su profesión. El Gobierno de la Ciudad no les reconoce este derecho y les niega el pase, lo que implica un salario menor al que les corresponde. En consecuencia, enfermeras y enfermeros deben trabajar en dos o más turnos y horas extra para poder alcanzar ingresos suficientes para poder vivir, lo que repercute en su salud y en la atención. Como respuesta, Larreta dispuso un operativo policial que reprimió con palos y gases la movilización. Así trata el gobierno a quienes están en la primera fila de la atención de los casos de Covid, en momentos en que el sistema sanitario muestra más que nunca la necesidad de los profesionales de la salud para la atención de la población. Repudiamos la represión y reclamamos el pase a carrera profesional de los enfermeros y enfermeras, por el cual hemos presentado hace tiempo un proyecto de ley”,

Te puede interesar

Qué se dice del tema...