Investigan a Esteche y Saintout por posible malversación de fondos

Investigan a Esteche y Saintout por posible malversación de fondos

Se sospecha que Fernando Esteche continuó cobrando su sueldo de docente de la UNLP estando preso.


Las sospechas de que el líder de Quebracho, Fernando Esteche, percibió su salario como docente de la Facultad de Periodismo de la UNLP durante el tiempo que pasó encarcelado, acusado de formar parte de una asociación ilícita que tenía por objeto encubrir a los autores del atentado contra la AMIA, llevaron al presidente Mauricio Macri a investigarlo a través de la SIGEN.

Desde la llegada del líder de Cambiemos al poder, la SIGEN se convirtió en una herramienta poderosa con fines controvertidos. Allí designó a Alberto Gowland y a María Oneto, y les encargó la creación de Unidades de Auditoría Interna, como entidades de enlace con cada estamento Estatal.

Así, la Sindicatura General requirió informes para saber si el líder de Quebracho percibió sus haberes a pesar de que las normas lo impiden para trabajadores privados de su libertad y si las decanas de Periodismo certificaron la “prestación de servicio”.

Primero hubo un pedido de informes de parte del Ministerio de Educación, que comanda Alejandro Finocchiaro, que la Facultad nunca respondió. Fue a fines de octubre y el propio Ministro le dio exposición pública:

“Aquí el tema es que se le pagó a alguien que tenía la imposibilidad física de cumplir con su trabajo porque estaba preso”.

Según Educación, a Esteche se le pagaron unos 941 mil pesos en retribución por la tarea docente con “dedicación exclusiva” que estaba físicamente imposibilitado de llevar a cabo por cuanto se encontraba en prisión. Es que las normas mandan que cuando un docente queda detenido, aunque sea de manera preventiva, se suspende de manera automática el pago de haberes, que se reanuda y se paga retroactivamente en el caso de que sea declarado inocente.

¿Cómo hizo entonces Esteche para seguir percibiendo su sueldo? En Educación y en la SIGEN sospechan que, de manera irregular, el decanato -a cargo de la excandidata platense -y actual diputada provincial- Florencia Saintout primero, y de Andrea Varela después- firmó la prestación de servicio. Es decir, que las funcionarias certificaron con su firma que Esteche dio clases.

La UNLP derivó nuevamente el expediente a la Facultad de Periodismo, donde se encuentra a la espera de una respuesta de parte de las máximas autoridades.

La falta de respuesta concreta por parte de la Facultad motivó la intervención de la Sindicatura General de la Nación (SIGEN), que pidió al rectorado de la UNLP que informe “las razones que habrían motivado la certificación de servicios por parte del docente” entre diciembre de 2017 y septeimbre de 2019, cuando fue puesto en libertad.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...