“En la Ciudad hay una epidemia de dengue histórica”

“En la Ciudad hay una epidemia de dengue histórica”

El FdT porteño impulsó un proyecto de ley para incluir la formación de prevención del dengue en la Ley de Educación Ambiental. NU habló con Lucía Cámpora.


Muy silencioso y con la poca prensa que se le otorgó debido a que la pandemia del coronavirus capta la atención de todo el mundo, el dengue sigue sumando contagios en la Ciudad de Buenos Aires, a medida que pasan los días. Solo en el distrito porteño, fueron confirmados 5.221 casos, siendo las zonas norte y sur de la Ciudad las más afectadas por el mosquito aedes aegypti. Los barrios más expuestos ante este peligro son Flores (1.221 casos), Barracas (594 casos), Villa Soldati (289 casos), Vélez Sarsfield (207 casos), y Villa Lugano (667 casos). Los datos fueron revelados por el Boletín Epidemiológico semanal que elabora el Ministerio de Salud porteño.

La semana pasada, Noticias Urbanas dialogó con uno de los representantes de la Comuna 10, Fernando Moya (Frente de Todos), quien aseguró que la situación cruzó un límite y desde abril que están pidiéndole al Gobierno porteño que se declare la emergencia sanitaria en la zona. En este aspecto, frente a la desidia que atraviesan los barrios que la conforman, el comunero dijo a este medio que “la fumigación en la calle no es suficiente, es necesario que sea domiciliaria”, ya que muchos brotes nacen de la acumulación de agua en piletas, terrazas, macetas y otros objetos dentro de casas particulares.

Piden incorporar la prevención del dengue a la Ley de Educación Ambiental

Ante este escenario, legisladores porteños del Frente de Todos enviaron un proyecto de Ley a la Legislatura, al que accedió NU, para incorporar la formación en prevención del dengue a la Ley de Educación Ambiental.

“El objetivo de este proyecto de Ley es brindar las herramientas necesarias a la población a través de los programas de educación ambiental en todos sus niveles y modalidades, para prevenir el contagio del dengue en la población”, sostiene el documento.

“Los habitantes de Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) sufrimos las consecuencias de una epidemia de Dengue histórica para nuestra región. La limpieza y el descacharreo, así como normas de higiene y el lavado de manos constante, se convirtieron en la principal arma para combatir día a día estas enfermedades. Como sabemos, el dengue es una de las ETM (enfermedades transmitidas por mosquito) en este caso el Aedes Aegypti. Un mosquito de hábitos urbanos que pone huevos (larvas) en agua limpia estancada. Sabemos también que el mejor momento para combatir al dengue no es el verano, sino el otoño y el invierno, a fin de erradicar las crías de mosquito y así reducir al vector que trasmite la enfermedad”, detalla la presentación.

En ese aspecto, los legisladores y legisladoras expresaron: “Como se observa en la Tabla 1, extraída del último Boletín Epidemiológico del Ministerio de Salud porteño, la cantidad de casos confirmados de dengue para el 2020 es muy superior en relación a los últimos 3 años. A esto se le suman dos agravantes: hay mayor circulación de cepas diferentes (son 4 los tipos de virus y hay circulación de 3 de ellos) y hay mayor cantidad de casos autóctonos, es decir sin antecedentes de viaje”.

Además, advierten que diversas experiencias de prevención del dengue arrojan experiencias positivas en cuanto al rol de los jóvenes, y en particular de los niños y niñas, que aprenden la necesidad de alertar sobre la presencia de recipientes de acumulación de agua en sus casas o lugares de juego. «En este sentido, incorporar este tipo de conocimientos conlleva cuestionarse determinadas prácticas vinculadas con la relación con el cuidado del ambiente y con la responsabilidad de la comunidad con la problemática ambiental, que entendemos se enmarca en los objetivos de la Ley de Educación Ambiental (Ley N° 1.687)”, añadieron.

El proyecto de ley también apela a un cambio a nivel cultural y colectivo: “Para prevenir la difusión masiva de estas u otras enfermedades de características similares, la mejor herramienta es promover un cambio en los hábitos de los ciudadanos y ciudadanas de la CABA”.

«Integrar estos conocimientos a los programas de educación ambiental puede ser una oportunidad para disminuir riesgos en el futuro»

“De manera complementaria a las medidas que deba tomar el Poder Ejecutivo, es necesario promover la difusión de esta información en establecimientos educativos, empresas, organismos no gubernamentales, y dependencias del Estado. Integrar estos conocimientos a los programas de educación ambiental puede ser una oportunidad para disminuir riesgos en el futuro”, señaló el documento presentado el miércoles 22 de abril en el Palacio Legislativo.

Descargá el proyecto completo haciendo clic aquí.

 

El estudio que incentivó al FdT a impulsar el proyecto

Según explicó la legisladora porteña del Frente de Todos, Lucía Cámpora, a este medio, “el proyecto surgió luego de conversar con investigadores de Ciencias Exactas”. El informe realizado por el Grupo de Estudios de Mosquitos de Exactas de la Universidad de Buenos Aires, (UBA), aseguró que “está todo dado para una epidemia” e indicó que “hay sensores positivos, prácticamente en todos los barrios”, a excepción de Puerto Madero, que es la zona que no registra brotes de todo el territorio porteño. “Una muestra más de las desigualdades en CABA”, remarcó Cámpora en sus redes sociales.

“Advertimos mil veces que el Gobierno porteño no cumplía con los planes de prevención, pero no hubo respuesta. Hoy estamos en esta situación que preocupa y mucho a todas y todos los porteños, menos al jefe de Gobierno”, continuó la diputada de la Ciudad.

“Este proyecto nace de escuchar a lxs que saben: hace poco, investigadores de Exactas que estudian el Aedes Aegypti, me contaron que identificaron que lxs chicxs tienen más registro que lxs adultxs sobre dónde se acumula agua en casa y pueden alertar a sus padres”, añadió Cámpora y resaltó: “El dengue ya es un problema enorme. Para frenarlo mañana, tenemos que empezar con la prevención hoy. Formación, fumigación, descacharreo y distribución de repelente. Exigimos medidas ahora”.

El director del GEM, Nicolás Schweigmann, aseveró que “tranquilamente un infectado puede llegar hoy a una manzana donde está el mosquito y generar un brote. Por lo tanto, si bien no podemos decir que vaya a haber una epidemia de dengue, está todo dado para que tengamos un cuadro parecido al de 2016″, según expresó al medio Nexciencia.

“El dengue ya es un problema enorme. Para frenarlo mañana, tenemos que empezar con la prevención hoy»

Schweigmann, en ese aspecto, le explicó a ese medio que existe el concepto de manzana saludable: “el Aedes aegypti se mueve en un radio de 40 ó 50 metros, es raro que cruce la calle: si en la manzana está todo lo que necesita, se queda ahí. Esa es la unidad epidemiológica que hay que cuidar”. Y sugirió que el Plan que puso en marcha el Gobierno porteño en 2016 (cuando afrontaba un pico alto de contagios) no tuvo en cuenta la importancia de que en las escuelas las y los estudiantes sepan distinguir cuál el mosquito transmisor de rayitas blancas, como tampoco que la prevención se debe puntualizar en invierno, ya que es “cuando los huevos que quedaron en estado de latencia aún no eclosionaron, es decir, un programa que dure todo el año”.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...