Elecciones EE.UU.: el socialismo de Sanders podría favorecer la reelección de Trump

Elecciones EE.UU.: el socialismo de Sanders podría favorecer la reelección de Trump

El candidato demócrata debe aclarar que "no es comunista" y el actual Presidente se aprovecha de ese fantasma para relanzar su candidatura.


Según expresan algunas encuestas y candidatos, el socialismo de Sanders podría favorecer la reelección de Trump. 

Cada vez que a Bernie Sanders se le recuerda en alguna entrevista o debate que es un socialista, se apresura a aclarar que es “demócrata”, es decir, que es socialdemócrata. Esa necesidad de aclarar revela cómo en Estados Unidos hablar de socialismo equivale a hablar de comunismo, incluso en algunos ámbitos progresistas.

El congresista James Clyburn, de Carolina del Sur, que este sábado celebra primarias, advertía el domingo ante una posible candidatura presidencial de Sanders: “Si mira los distritos que ganamos (en las legislativas de 2018), no eran los progresistas, sino los moderados o conservadores, y será difícil mantenerlos si tienes que convencerles de que acepten a un socialdemócrata”, dijo en la cadena ABC.

Marc Veasey, representante por Texas, aseguró que algunos vecinos se le habían acercado desesperados el domingo en la iglesia, en Fort North. “Esto va a ser Bernie y su causa desmantelando el partido”, alertó. Tanto Clyburn como Veasey respaldan al exvicepresidente Joe Biden, el candidato predilecto del establishment, que lidera con holgura el número de apoyos institucionales pero se encuentra en tercera posición. Es una buena foto de la situación: mientras pesos pesados del partido advierten contra Sanders, el senador llena los mítines y gana en las urnas.

“Algunos demócratas temen que, ante la disyuntiva de cuatro años más de Trump o una alternativa a la izquierda, los votantes no solo reelijan a Trump, sino que devuelva a su partido el control del Congreso”, apuntaba ayer Kyle Kondik, del Centro de Política de la Universidad de Virginia, en un artículo de The New York Times. De los 46 distritos electorales que sus investigadores consideran en juego en noviembre, ninguno ha respaldado a Sanders.

Sin embargo, en la encuesta de la semana pasada de Reuters/Ipsos, el 26% de los demócratas consideraba a Sanders el más preparado para vencer a Trump, seguido de Mike Bloomberg (20%).

Donald Trump, por su parte,  ya ha mostrado que su línea de ataque con candidatos como Sanders o Elizabeth Warren consiste en azuzar el miedo a la “izquierda radical”, un relato que puede servir para agitar a sus bases independientemente de lo que haya de real.

Hay un factor fundamental distinto a 2016, sin embargo, y es que Donald Trump ya no es una apuesta improbable o un riesgo, sino una realidad. Es el presidente de Estados Unidos desde enero de 2017 y las tradicionales bases demócratas tienen grandes incentivos para votar al candidato escogido en las primarias —tenga o no la etiqueta de socialista— con el fin de evitar que renueve su mandato.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...