¿Alivio o abismo? El primer mes de Bolsonaro como líder de Brasil

¿Alivio o abismo? El primer mes de Bolsonaro como líder de Brasil

Cuáles fueron los momentos más destacados de los primeros 30 días de mandato del polémico mandatario.


El primer mes de Jair Bolsonaro en el poder ha estado marcado por descoordinación y divergencias entre los miembros de su equipo, un decreto de gran resonancia, un escándalo en el que se ha visto salpicado uno de sus hijos y un gran desastre medioambiental.

Tras vencer unas elecciones bastante disputadas en octubre del año pasado, Jair Bolsonaro finalmente asumió la Presidencia de Brasil el primer día del 2019. El medio Sputnik ha recopilado los momentos más destacados de los primeros 30 días de mandato del polémico mandatario.

Divergencias en el Gobierno

En su cuarto día como presidente de Brasil, Bolsonaro ha tenido un desencuentro con su equipo y anunció un aumento de impuestos, desmentido después por el Ministerio de la Presidencia.

Por la mañana, el mandatario aseguró que había firmado un decreto para aumentar el Impuesto sobre Operaciones Financieras (IOF). La impopular medida fue justificada como una forma de compensar la prórroga de los incentivos fiscales concedidos al norte y al nordeste del país.

Horas más tarde, Onyx Lorenzoni, ministro de la Presidencia, informó que la información proporcionada anteriormente por Bolsonaro no se ajustaba a la realidad y que el impuesto no sería incrementado. También corrigió a Bolsonaro el nuevo secretario de Hacienda, Marcos Cintra, que afirmó que, de momento, no habrá cambios y que eventuales modificaciones se discutirán más adelante.

Decreto de tenencia de armas

El 15 de enero, Bolsonaro cumplió una de sus principales promesas de campaña y firmó un decreto que flexibilizaba las reglas para que los ciudadanos puedan tener armas en sus hogares. El nuevo decreto sobre la tenencia de armas autoriza a mantener un arma de fuego en casa o en el lugar de trabajo, siempre que el dueño del arma sea el responsable legal del establecimiento.

Para salir a la calle con ese arma hay que tener derecho a portarlas, lo que exige reglas más rigurosas y cuya flexibilización —que Bolsonaro también pretende sacar adelante— depende de la aprobación del Congreso Nacional.

La principal novedad del decreto, que cambia la ley vigente desde 2004, es que elimina el requisito de explicar ante la Policía Federal la “necesidad efectiva” de poseer un arma. Según Bolsonaro, ese requisito era demasiado subjetivo y hacía que muchas de las solicitudes para comprar un arma de fuego fueran rechazadas.

La polémica medida ha sido duramente criticada por políticos y personalidades de Brasil, quienes creen que provocará más muertes por armas de fuego (en la actualidad ya son más de 43.000 cada año) y que agravará el problema de la violencia.

Participación en el Foro Económico Mundial de Davos

Ya en las primeras semanas de mandato, Bolsonaro realizó su primer viaje internacional —a Suiza— como líder máximo de Brasil. Su participación en el Foro Económico Mundial de Davos, sin embargo, dejó mucho que desear.

El discurso del mandatario brasileño a la élite económica mundial, que inicialmente iba a durar 45 minutos, fue más corto de lo previsto y no llegó a siete minutos. En su breve alocución, Bolsonaro no presentó una agenda económica concreta y tampoco se esforzó en aclarar a los posibles inversores sus polémicas posiciones de campaña acerca de los derechos humanos, la democracia y la preservación medioambiental.

En una breve charla con el fundador del Foro de Davos, Klaus Schwab, Bolsonaro celebró el declive de la izquierda en Latinoamérica y dijo no querer una “América del Sur bolivariana”.

Posteriormente, el líder brasileño canceló a última hora una rueda de prensa que iba a dar en el foro al lado de los ministros brasileños de Exteriores, Ernesto Araújo; de Economía, Paulo Guedes; y de Justicia y Seguridad Pública, Sergio Moro. Bolsonaro se excusó diciendo que no tenía novedades que presentar a los periodistas.

La presencia de Bolsonaro en el Foro Económico Mundial se vio ensombrecida por un escándalo creciente en su país que involucra a uno de sus hijos, el recientemente elegido senador Flavio Bolsonaro.

El escándalo de Flavio Bolsonaro

Flavio, el hijo mayor de Jair Bolsonaro, está en el ojo del huracán de un escándalo desde que hace unas semanas saliera a la luz un informe del Consejo de Control de Actividades Financieras (Coaf) que clasificó como “atípicas” las transferencias de 1,2 millones de reales —320.000 dólares— en la cuenta de Fabricio Queiroz, exasesor y chófer personal del hijo del presidente.

La Fiscalía de Río de Janeiro abrió una investigación. Los primeros indicios apuntan a que Queiroz podría haber sido el testaferro de Flavio Bolsonaro. Sin embargo, el hijo del presidente logró que el Tribunal Supremo Federal paralizara las investigaciones provisionalmente.

En paralelo, el 22 de enero, la prensa local reveló que, durante años, Flavio Bolsonaro dio trabajo en su gabinete de diputado a familiares de uno de los milicianos más peligrosos de Río de Janeiro, Adriano Magalhaes, que ahora se encuentra huido de la Policía.

Rotura de la represa en Brumadinho

A pocos días de completar un mes en la Presidencia, Bolsonaro vivió uno de los episodios de mayor impacto de su mandato hasta ahora: la rotura de la represa minera en Brumadinho (sureste de Brasil) el 25 de enero. Hasta las primeras horas del 30 de enero, ya había 84 muertes confirmadas, mientras otras 276 personas seguían desaparecidas.

La tragedia pone en jaque la posición adoptada por Bolsonaro hasta entonces acerca de la desregulación del sector privado y de la restricción de las acciones de fiscalización ambiental. Antes de asumir la Presidencia, a finales de 2018, el mandatario planeaba cerrar el Ministerio de Medio Ambiente, una medida que posteriormente fue revisada debido a las amenazas de represalias comerciales de países y empresas foráneas.

En el mismo período, el presidente habló de la necesidad de revisar las políticas fiscales que, en su opinión, creaban una “industria de multas” en el sector ambiental. Paralelamente, prometió acelerar y simplificar el proceso de concesión de licencias ambientales para empresas.

Cinco personas han sido detenidas el 29 de enero por su supuesta vinculación con la rotura de la represa. Tres de los detenidos son trabajadores de la compañía minera Vale, responsables de la licitación del dique; los otros dos son ingenieros externos a la empresa, quienes certificaron la estabilidad del emprendimiento.

El desastre de Brumadinho ocurrió apenas tres días después del discurso de Bolsonaro en Davos, en el cual afirmó que Brasil era la nación que más preserva el medio ambiente.

La información fue dada a conocer por Sputnik.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...