Cambiemos y el massismo ya decidieron ir por la cabeza de De Vido

Cambiemos y el massismo ya decidieron ir por la cabeza de De Vido

Desde la mañana de este miércoles, se está definiendo la continuidad del exfuncionario K. Ahora, el massismo junto a Cambiemos le dieron a De Vido la oportunidad de realizar su descargo antes de decidir su expulsión de la cámara baja.


La Comisión de Asuntos Institucionales, presidida por el legislador del Pro Pablo Tonelli, ya está reunida en el en la Cámara de Diputados para debatir el proyecto presentado por la candidata a diputada por Vamos Juntos, Elisa Carrió para expulsar a Julio de Vido de la cámara baja.

Voceros del oficialismo estiman que 12 de sus 14 integrantes apoyarán la iniciativa, acompañados por el bloque de Sergio Massa y Margarita Stolbizer, 1País.

A su vez, el exministro de Planificación de Cristina Fernández de Kirchner tendrá el apoyo del Frente para la Victoria, que rechazará el petitorio para expulsarlo y realizará un informe con las causas judiciales en su contra para estudiarlas. Incluso, De Vido ya fue citado a la comisión.

Mas el massismo con el amparo de Cambiemos decidió darle una semana más al multiprocesado para que pueda realizar su descargo respecto a las acusaciones que pesan sobre él.

Así, el diputado Fernando Sánchez (Coalición Cívica-Cambiemos) confirmó la posibilidad de que la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara baja postergue “para la semana próxima” la definición de un dictamen sobre el pedido de expulsión del cuerpo a De Vido por “inhabilidad moral”. Asimismo, aclaró que esta oportunidad surgió por los planteos de “otros bloques” para que se le “dé más tiempo” al exfuncionario.

A pesar de todo, De Vido está complicado: desde Cambiemos creen que se lo puede expulsar por acumular 130 causas, 26 imputaciones y 4 procesamientos. Por su parte, la diputada de la CC-ARI, Alicia Terada, se refirió al imputado diciendo que “es un emblema de la corrupción kirchnerista. Si se lo excluye no tendría más la calidad de diputado nacional y tampoco tendría los fueros”.

Además, en el oficialismo dan por hecho que la radical Carla Carrizo, que en los últimos días se diferenció de la estrategia propuesta por el interbloque, finalmente firmará en favor de su expulsión, en tanto son más escépticos con la decisión que vaya a tomar Ricardo Alfonsín. El hijo del ex presidente de la Nación consideró que es “inconstitucional la aplicación del artículo 66” que propone expulsar por “inhabilidad moral” a un miembro, y sostuvo que, a su juicio, sería más acorde, en el caso de De Vido, aplicar el artículo 70, que propone “suspender en sus funciones al acusado y ponerlo a disposición del juez competente para su juzgamiento”.

Sin embargo, no todo termina aquí, ya que los procesamientos de Julio De Vido siguen dando mucho que hablar. Pablo Tonelli, legislador Pro, juzgó que el exfuncionario K tiene “inhabilidad moral” para ser diputado, siguiendo el principio de que no puede serlo quien está procesado por la Justicia.

Tonelli además acusó al exministro de Planificación de que mintió “descaradamente” porque declaró que nunca se había escudado en los fueros y tomó esa actitud frente al allanamiento que dispuso el juez Luis Rodríguez en junio de 2016. “Hicimos un trámite en la cámara que nos llevó 47 días, la cámara autorizó el allanamiento, pero 47 días después no encontró nada“, se quejó Tonelli, admitiendo su participación en el proceso.

Para lograr el objetivo de desvincular al diputado opositor, el bloque de Cambiemos debe reunir al menos 173 votos, es decir, los dos tercios de los votos. Por contrapartida, para evitar esa circunstancia, el bloque del FPV-PJ debe llegar a los 85 votos. Sus votos propios son 70, más otros tres que podrían aportar sus aliados. En este sentido, lo que falta para no sumar una derrota llega a los doce votos, que son los que necesita para impedir que el oficialismo avance sobre otro legislador peronista.

El fiscal Carlos Stornelli pidió la indagatoria, el desafuero y la detención del exministro kirchnerista y actual diputado nacional Julio De Vido los primeros días de julio, en la causa donde se investiga el desvío de más de 26.000 millones de pesos que debían destinarse entre 2005 y 2015 a la mina de Río Turbio, en Santa Cruz.

La solicitud la presntó ante el juez Luis Rodríguez por los presuntos delitos de “defraudación a la administración pública” y por “malversación de fondos”. Las indagatorias también incluyen a otros 23 involucrados, entre ellos a Roberto Baratta, mano derecha de De Vido.

Te puede interesar

Que se dice del tema...