Velasco: «Hay que plasmar nuestro compromiso a través de la acción cotidiana»

Velasco: «Hay que plasmar nuestro compromiso a través de la acción cotidiana»

La legisladora del FdT y presidenta de la Comisión de la Mujer participó del webinar “Obstáculos desde una perspectiva de género”, que realizó la Legislatura.,


En el marco del vigésimo quinto aniversario de la Conferencia Mundial de la Mujer realizada en Beijing en 1995 y del Día de los Derechos Políticos de las Mujeres, que se celebra cada 23 de septiembre, la Legislatura de la Ciudad realizó el webinar “Obstáculos desde una perspectiva de género”, que contó Dora Barrancos, María Lucila “Pimpi” Colombo y Diana Maffía como oradoras principales, un cierre con la presidenta del Parlamento de las Mujeres, Nelly Minyersky, y la diputada del Mercosur María Luisa Storani y la participación del coro de la Legislatura porteña.

El evento fue organizado en conjunto por la Dirección de Derechos Humanos de la Legislatura; la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud; la Comisión de Derechos Humanos, Garantías y Antidiscriminación; la Comisión de Relaciones Interjurisdiccionales y la Asociación Civil Mujer y Gobierno.

“Beijing marcó un hito para la agenda de igualdad de género y empoderamiento de las mujeres. Además, provocó la visibilidad mundial y una clara voluntad política que conectó y reforzó el activismo de los movimientos feministas a escala global”, dijo Rocío Maciel, directora de Derechos Humanos de la Legislatura de la Ciudad, encargada de abrir y moderar el encuentro virtual. “Fue un honor tenerlas a todas reunidas. Gracias por toda la tarea que nos dejan a las nuevas generaciones; tenemos la vara muy alta, así que nos tenemos que poner a trabajar muchísimo”, aseguró.

La titular de la Comisión de Mujer, Infancia, Adolescencia y Juventud de la Legislatura porteña, Laura Velasco, mencionó la reciente adhesión de la Ciudad al protocolo nacional de ILE al que calificó como “uno de los mayores logros que nos llevamos este año en relación a los derechos de las mujeres y personas LGBTIQ+”. “Me parece fundamental plasmar nuestro compromiso a través de nuestra acción cotidiana, en el rol que cada una llevemos adelante. Saber que son los derechos de todas los que estamos defendiendo pero, por sobre todo, los de las más pobres, las migrantes, las más jóvenes, las que tienen una elección sexual distinta y diversa, las que en nuestros barrios populares hoy están sintiendo la falta de todo”, manifestó, a la vez que resaltó el valor de la Educación Sexual Integral  para avanzar en la conquista de más derechos y el cambio cultural necesario para hacer realidad el Ni Una Menos.

A su turno, Victoria Montenegro, quien encabeza la Comisión de Derechos Humanos, Garantías y Antidiscriminación de la Legislatura, destacó la importancia de que los derechos humanos hayan sido pilares en la reconstrucción de nuestro país luego de la grave crisis económica del 2001: “Esto permitió generar discusiones distintas, como por ejemplo, la ley de protección integral de las mujeres, que nos dio no sólo el marco para denunciar la violencia física sino todas las otras violencias que estaban absolutamente naturalizadas, como la violencia económica, sexual, simbólica. Estas discusiones junto a las políticas de Estado hoy permiten que las mujeres seamos incluidas y parte de una sociedad que se va transformando, además de que surja una conciencia social por encima de cualquier posicionamiento político e ideológico”.

«Creo que para seguir avanzado hacia una sociedad con mayores niveles de igualdad real es necesario generar nuevos acuerdos a partir del análisis de las experiencias y datos que disponemos de estos 25 años de evolución de la agenda de igualdad, porque frente a un mundo dinámico y con múltiples crisis, el desafío que tenemos es mayor: no sólo el de entender cómo acelerar este proceso, sino también, y no es un desafío menor, el de proteger todo lo que se ha logrado»», manifestó la legisladora y presidenta de la Comisión de Asuntos Interjurisdicconales, Natalia Fidel.

Por su parte, Diana Maffía hizo referencia a los obstáculos durante la Conferencia en Beijing: “La injerencia de la Iglesia Católica enviando mujeres preparadas para frenar el avance de los derechos sexuales y reproductivos, que también se manifestaron en los Encuentros Nacionales de mujeres, entorpeciendo sobre todo la demanda de aborto legal, seguro y gratuito que es una demanda histórica del movimiento feminista”. “Además, se dejaron afuera cuestiones económicas y geopolíticas; no podemos discutir una agenda de género si no discutimos con qué recursos se va a llevar adelante. De todas maneras, se aprobó un plan extraordinario que implicó muchos avances”, opinó.

Según «Pimpi» Colombo, “el problema de Beijing era que la agenda principal era sobre los derechos sexuales y reproductivos y un tema como el que nosotras llevábamos no tenía mucho espacio”. “Nosotras fuimos a plantear que la discriminación social que padecemos las mujeres está relacionada con el hecho de que somos la únicas trabajadora que trabaja sin sueldo, sin reconocimiento, sin que siquiera se diga Trabajo. Todavía hoy, muchas compañeras, muy feministas, diferencian entre las mujeres que trabajan y las amas de casa. Que hoy se esté hablando de las tareas del cuidado desde distintas dependencias del gobierno nacional nos parece un logro muy importante. Nosotras trabajo ya tenemos, lo que necesitamos es que se reconozca y se remunere”, manifestó.

Para Dora Barrancos, si bien aún existe “una situación de precariedad en la implementación de todo lo que se acordó en Beijing, tuvo impactos notables”. “Desde entonces, no hubo división entre las militancias lésbicas y feministas –si bien hubo desacuerdos, nunca volvió a ser como antes-, se tramitó con mucha más urgencia el aumento de derechos y se incrementaron las movilizaciones por los derechos de las mujeres”, sostuvo.

María Luisa Storani recordó: “Nosotras llegábamos a Beijing con todo el debate de la Ley de Cupos y un trabajo transversal en materia de género que se vio en el encuentro preparatorio de Mar del Plata y que tuvo un gran impacto, porque si bien había disidencias también había acuerdos muy claros, sobre todo en lo que respecta a derechos sexuales. La marcha que hicimos allá las argentinas por el derecho al aborto fue único. Creo que hay deudas, pero tenemos una base increíble”.

“Beijing es un hito histórico. Porque las mujeres venimos luchando hace décadas y cada palabra, cada término que vamos consolidando es un logro”, explicó Nelly Minyersky e instó a defender los derechos conquistados: “Lamentablemente, hay un sector de la Humanidad con mucho poder que no aplaude ni se regocija con el reconocimiento de los derechos humanos de las mujeres. Por eso tenemos que sostener Beijing, tenemos que recordarlo y revitalizarlo. Porque ya el hecho de hablar del deseo, de separar sexualidad y reproducción ya lo convierte en un hito en nuestra historia. No nos rindamos, porque hasta ahora, a pesar de todo, avanzamos. Lo que pasa es que nos gustaría ir más rápido, pero les aseguro que avanzamos muchísimo, sobre todo por lo que hemos transmitido a las nuevas generaciones. Las pibas son nuestro ejemplo”, finalizó.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...