Trump: Al final, los payasos fueron las cadenas, medios y los periodistas

Trump: Al final, los payasos fueron las cadenas, medios y los periodistas


Un solo adjetivo se nos pasó por la cabeza en estos largos 20 meses que duró la campaña presidencial de los Estados Unidos, mientras escuchábamos las barbaridades con las que permanentemente los periodistas de todas las plataformas agredían y descalificaban al hoy electo Presidente de los Estados Unidos. Pero el tramo final, en el cara a cara de Hillary Clinton y Donald Trump, la lucha por el poder en la primera potencia mundial se llevó puesta la imparcialidad de los periodistas «más notables»  (y de los menos también) que se pasaban el micrófono en las radios (como Nelson Castro y María O’ Donnel en Continental), en la televisión (los mismos u otros, igual fueron todos) para denostar una idea diferente, que nunca exploraron sino desde la superficialidad, siempre para descalificar a Trump y bancar a full a la Dama. No había periodistas argentinos en el bunker republicano. Fueron todos detrás de la mentira. El establishment, a su pesar, ya había fracasado adentro y por que no, también en el mundo, sobre todo en la última etapa. Pero solo había una genia y una bestia. El voto calificado, obvio, nunca es mayoritario y exacerbó a los votantes, bombardeados desde las cadenas por las minorías progres (medios, empresas top, sistema financiero y artistas) que pretendían seguir enriqueciéndose detrás de su fama y poder. No esta vez. Un competitivo Trump en primarias y en las generales les arrancó la careta a los verdaderos payasos que ahora hablan que «nace un nuevo movimiento, veremos y ojalá sea para bien». Hipócritas y acomodaticios.