Si no es ahora, ¿cuándo?

Si no es ahora, ¿cuándo?


Los líderes y las liderezas del mundo se reunirán para discutir la agenda de Objetivos de Desarrollo Sostenible en medio de la pandemia. El Foro Político de Alto Nivel de Naciones Unidas (HLPF), organizado virtualmente del 7 al 16 de julio, será una oportunidad para abordar las desigualdades exacerbadas debido al COVID-19 y construir vías de recuperación sostenibles para todes. Necesitamos Objetivos de Desarrollo Sostenible y responsabilidad en la Agenda 2030 más que nunca.

2020 ha sido un año agitado y solo estamos a la mitad. La pandemia continúa, con sufrimientos colectivos y muertes, y todes les economistas advierten sobre una recesión económica de dimensiones inconmensurables. Aunque el coronavirus ha demostrado cómo todes les seres humanos estamos interrelacionados, hemos retrocedido en muchos de los avances logrados en los primeros cinco años de la Agenda 2030. La pandemia arroja luz sobre todas las desigualdades y exacerba los problemas sistémicos globales existentes, como patriarcado, extractivismo, racismo, capitalismo neoliberal y autoritarismo. Es más clara que nunca la necesidad de construir una cooperación multilateral y desarrollar estrategias y planes de recuperación para defender los bienes comunes mundiales y encarar juntes soluciones frente a las desigualdades.

En medio de todo esto, y mientras incluso las reuniones y procesos multilaterales más importantes se están convocando en el espacio virtual, el Foro Político de Alto Nivel 2020 también tendrá lugar de ese modo. Para acomodar este formato, las sesiones se han reducido en el tiempo y hay muchas modalidades que no están claras, restringiéndose aún más la participación de la sociedad civil.

La parte más preocupante, sin embargo, es lo que respecta a las Revisiones Nacionales Voluntarias. Como metodología de rendición de cuentas de los compromisos de la Agenda 2030, las revisiones fueron la vía principal para la evaluación de los Estados miembros hacia la Agenda 2030, y también para permitir el monitoreo a sus propies ciudadanes. A este momento, 20 de los 49 Estados que inicialmente fueron confirmados para llevar a cabo sus revisiones nacionales voluntarias, decidieron pregrabar sus presentaciones, lo que va en contra de la naturaleza interactiva y la comprensión de responsabilidad mutua subyacente a los Informes de Revisión Nacional Voluntaria.

Si nuestros procesos multilaterales no serán priorizados en medio de los actuales problemas globales, en medio de una pandemia y al comienzo de una gravísima recesión económica, ¿cuándo los utilizaremos? Es ahora cuando más necesitamos la formulación de políticas globales y las implementaciones nacionales y locales. Necesitamos el apoyo de les otres. Dependemos del bienestar de les demás.

Incluso si muches de les responsables de la fomulación de políticas públicas ignoran este espacio global de solidaridad y responsabilidad que es HLPF 2020, nosotres, como sociedad civil, estamos aquí y trabajando duro para lograrlo. Hace dos semanas se abrió un llamado a firmas de organizaciones y grupos de la sociedad civil, para exigir a la ONU y a los Estados miembros a una mayor inclusión y participación de la sociedad civil en sus reuniones virtuales.

Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, se refirió al modelo de desarrollo que emerge de esta crisis, que «debería ser una forma diferente de capitalismo, mucho más inclusivo y sostenible».  Antes del COVID-19, la CEPAL había previsto que la región crecería 1.3% en 2020; sin embargo, los efectos de esta crisis lo han llevado a pronosticar una disminución de al menos -1.8% en el PIB. ¿Cuál será el impacto del decrecimiento? ¿cómo nos afectará a las mayorías? (y a algunas más que a otros). Ya aumentaron las tasas de desempleo y aún es peor para las mujeres, que ya se encuentran entre las más pobres y precarizadas.

En el mundo se ha priorizado la especulación y un modo de producción y consumo destructivo que además ha empobrecido aún más a las mayorías y concentrado el poder y la riqueza en cada vez menos personas.

El Presidente Alberto Fernández ha hecho un giro copernicano en el rumbo en el que Argentina venía, volviendo a poner los valores de la inclusión, la alimentación, la salud y la educación para todes como prioridad. El 13 de julio Argentina presentará un lastimoso informe de avance de los Objetivos de Desarrollo Sostenible que muestra lo que hemos retrocedido desde el 2015 y en particular en los cuatro últimos años en materia de pobreza, hambre e indigencia. “Empezar por los últimos para llegar a todos y no dejar a nadie atrás”, dice el Presidente. Pero mucho quedará pendiente y no puede hacerse con un pago de una deuda contraída por políticas enloquecidas. Debe recuperarse tras la pandemia la senda del consumo y la producción, pero no para volver atrás y seguir con un modelo extractivista e inequitativo, sino que otra transformación profunda debe hacerse para restablecer la armonía entra las personas humanas y la Naturaleza, atendiendo los principios de la Carta de la Tierra, la Laudatio Si y lo que desde el ecologismo y el ecofeminismo venimos planteando, al menos desde hace 20 años y que hoy se vuelve imperioso.

Nosotras, como Grupo Principal de Mujeres de Naciones Unidas, representantas de la sociedad civil y del movimiento feminista global, estamos aquí para unirnos a la conversación, exigir responsabilidad y ayuda en la implementación de la Agenda 2030 y los ODS, y contribuiremos a lo largo del HLPF 2020. En Argentina las organizaciones de mujeres de la más diversa índole queremos estar a la mesa de la discusión en el Consejo Económico y Social y en todos los ámbitos donde deban implementarse políticas participativamente para los cambios urgentes y necesarios. Creemos que este es un momento crucial en el que el mundo necesita mostrar solidaridad y compromiso político para resolver sus problemas sistémicos, que se hicieron aún más visibles por la crisis de la pandemia. Y nos preguntamos: si no es ahora, ¿cuándo?

 

*María José LubertinoesPresidenta de la Asociación Ciudadana por los Derechos Humanos. Co-coordinadora de la Comisión de Equidad de Género del Consejo Asesor de la Cancillería Argentina.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...