No compramos espejitos de colores

No compramos espejitos de colores


El Estado no debe, ni puede, apelar las sentencias, cuando por Derecho, a los jubilados le corresponde cobrar más y es indigno cuando se lo hace «especulando», con que se cansen, con que renuncien o lo que es peor, no tengan más vida para seguir luchando.

Como Diego Bossio bien aclara, en la cantidad de juicios hay muchas más cosas que «Badaro puro», pero no dice, ni se pregunta el director Ejecutivo de la Anses, Lic. Diego Bossio, qué cubre la Seguridad Social y con qué fondos. No se pregunta por qué siguen vigentes las leyes de Menem y Cavallo. Tampoco por qué el Fondo de Garantía y Sustentabilidad (FGS) tenía un tope mínimo para los beneficios de los jubilados y lo derogaron. No se pregunta por qué usa un recurso de carácter excepcional, para tapar a la justicia que comete el delito de pedir que las sentencias se paguen en término, y tendría tantos otros por qué? Más…

Si hubieran tomado la sugerencia de la Corte sobre el segundo fallo Badaro y lo hubiesen extendido a todos los que les correspondía, no hablaríamos sobre las apelaciones, que hoy puede estar generalizando el Estado, siendo significativamente menor el costo que lo que hoy resultaría (antes 9.000 y hoy 40.000 millones de pesos). Es cruel e injusto que cada jubilado/a o pensionado/a en igualdad de condiciones al caso Badaro tenga que hacer juicio para que le paguen lo que le corresponde. Si como él dice, hubo que tomar decisiones en el 2003, como ser la de mejorar las jubilaciones mínimas y no las superiores a 1.000 pesos, por qué hoy se sigue igual y no se recompone el haber de aquellos, que por decisión arbitraria (ganar más de 1.000 pesos), les cabe el caso Badaro? Esto también es una indigna decisión política. Se sigue eligiendo postergar al mismo sector.

A confesión de parte relevo de pruebas, él lo aclara. Utilizaron la plata de la seguridad social de todos los argentinos, para incorporar nuevos jubilados, asignaciones universales movilidad de los haberes, Fondo de sustentabilidad, entre otros. Sancionaron a los jubilados que cobraran más del mínimo a quedar sepultados de por vida, a un haber inventado por él, hoy se los ignora habiendo recursos suficientes para recomponer los haberes, conforme lo establece la justicia para un sector de los beneficiarios del sistema, y por reclamar judicialmente, porque es el único camino que le deja el Estado. Se los insulta y se los acusa de buitres.

No niego la necesidad de prever la sustentabilidad del sistema, pero no puede ser que al sistema, se lo sustente sacrificando siempre al mismo sector de jubilados, incluyendo en esa sustentabilidad el salario abultado en más de cien veces por sobre el valor de la jubilación mínima del señor Director Ejecutivo (de ANSES); al que le debemos aclarar que desde siempre y aún hoy, las pensiones no contributivas se financian con rentas generales y no, con recursos genuinos de ANSES como su titular menciona.

Soy inocente por creer que todo ciudadano puede acudir a la justicia cuando cree sus derechos conculcados? – NO, Diego Bossio, creo en la justicia, y en la posibilidad de acudir a reclamar derechos. Creo también en el respeto de que todos debemos cumplir con las sentencias, y también creo que algún día se terminará con su abuso de poder y será reemplazado y juzgado por tanto daño, y tantas mentiras declaradas.

No compramos espejitos de colores. Una vez más, Usted se equivoca. Su carrera política será corta ¿Ignorancia, lapsus, malversación de fondos? Lo dirá la justicia.

* legisladora porteña  de Buenos Aires para Todos

Qué se dice del tema...