Macri: El Escorpión y la Rana

Macri: El Escorpión y la Rana


Mientras nuestro Primer Presidente Offshore daba la conferencia de prensa anunciando una vez más el fideicomiso ciego de su fortuna (en paraísos fiscales muy cuestionados en el G20, así como por el mismo Obama y el Papa Francisco). El escándalo avanzaba, dimitía el primer ministro de Islandia, Cameron asumía su participación y afrontaba sus primeras protestas, el New York Times exponía que una de las situaciones más graves era la del presidente de Argentina. Esto daba por tierra la fabula, finalizaba el artilugio armado por los comunicadores del gobierno, se desmoronaba y salía a la luz la verdadera naturaleza del problema.

Macri no solo es el presidente Offshore, es el presidente de los ricos, es el presidente de los grupos más concentrados de la economía argentina, por eso su celeridad en las primeras medidas de gobierno orientadas a la transferencia de recursos a los sectores concentrados, al despido y estigmatización de los trabajadores, al desmantelamiento del estado y a la política de endeudamiento que recién arranca.

El premio Nobel de economía Josep Stiglitz identifica claramente la raíz del problema en su libro «el precio de la desigualdad», generada por los excesos de los mercados y los injustos sistemas económicos que exacerban la financierización de la economía. El presidente offshore cumple cabalmente la premisa que denuncia Stiglitz «El 1% de la población tiene lo que el 99% necesita»; Macri junto a sus CEOS son un espejo claro de este patrón de desigualdad y que es la principal corrupción social. Sin embargo la situación en Argentina es aun más grave, ya que los paladines de la «teoría del derrame» están en el gobierno promoviendo políticas liberales que nos llevaron al fracaso y la exclusión social. Un gabinete repleto por funcionarios de la alianza y de gerentes de empresas, que sin que se les mueva un pelo retoman las mismas recetas económicas que nos condujeron a la peor crisis de la historia argentina, y que sin dudas beneficiaron a ese 1% al que hace referencia Stiglitz.

La matriz del problema está en su naturaleza, y eso es lo más difícil de modificar. Al igual que la fabula del escorpión y la rana, Macri y sus CEOS pueden estar plagados de buenas intensiones, de discursos y consignas marketineras y efectistas, pero tienen arraigado en el centro de su esencia la consigna de que las ganancias, los números y las cuentas están por encima de todo. Como fieles empresarios y gerentes que crecieron a costa del estado, el endeudamiento está en su naturaleza, como la fuga de capitales, la evasión, la concentración en unos pocos. Lamentablemente nos están condenando al naufragio social en el nombre de la transparencia, el orden y la eficiencia del estado. Montados en nuestro lomo está el “ingenuo” niño Macri y sus CEOS; mientras nadamos hacia una orilla que nunca alcanzaremos, repetimos la pregunta de la Rana: ¿hacia dónde nos llevan? ¿No ven que con más sacrificio nos vamos a hundir todos? Puede ser que el agua nos llegue primero, nos tienen acostumbrados, ¿pero no pueden ver que somos parte del mismo barco?

Lic Camilo Vaca Narvaja FpV – PJ

Qué se dice del tema...