La tragedia como circo político del PRO

La tragedia como circo político del PRO


Tras la catástrofe climática que atraviesa la provincia de Buenos Aires,  surgen dos modelos de país. El primero gobernó el país por doce años, y por medio de la garantía de los derechos y la ampliación de ciudadanía tiene como objetivo mayor igualdad, protegiendo a los más vulnerables y dándoles herramientas para que vivan mejor. Pero no como un spot de campaña sino con políticas públicas que hicieron que Argentina salga de la peor crisis de su historia. Ese modelo es la victoria del trabajo, el que garantiza la tierra y el techo parafraseando al Papa Francisco.

El otro modelo si se puede llamar así, se sacó la careta estos días. Por medio de spots de campaña en donde Macri se sienta con “vecinos” se ve a un millonario que quiere parecer un igual. Porque lo que hay detrás de esa ambición por ganar las elecciones es volver al neoliberalismo y vaciar la política de contenido. Es el hijo de la década de los noventa. Su familia se benefició con cada gobierno no importa si fuese una dictadura o democracia y detrás de las publicidades vemos un discurso vacío “de la maximización de la felicidad” sin proponer ninguna política sino pues su única ambición es decir lo que sea con tal de ganar. Hemos sido testigos de su discurso que pasó de criticar las medidas nacionales y populares a plantear un discurso “peronista” con tal de ganar apoyos.

En ese sentido, esta es la manera en la que  se manejan. Al PRO no  le importa el pueblo, ni las ocho  personas que aún no descansan en paz tras haber muerto en las inundaciones de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, hace dos años no más. Les importa figurar para salir en los diarios, para subir en la carrera electoral. Por eso sólo critican tal como lo sugiere su asesor estrella Durán Barba. Criticaron mientras varios barrios porteños estaban sin luz y  las villas inundadas y todavía aguardan las promesas de urbanización que el gobierno macrista nunca cumplió.

Por lo tanto, Macri olvida que hace dos años él y su sucesor, Rodríguez Larreta, estaban de vacaciones mientras aquí la gente sufría el flagelo de las incesantes lluvias y sus consecuencias. En CABA tendremos cuatro años más de este gobierno de cotillón, pero confiamos en que el pueblo sabe reconocer tamaña hipocresía como es la “puesta a disposición» que propone Macri, llevando el SAME a las zonas de inundación cuando este sistema de emergencia clasifica entre ciudadanos de primera y de segunda y se niega a atender en las villas porteñas, provocando tragedias irreversibles como la muerte, hace unos meses, de Gastón, un joven cayó a un pozo ciego en la Villa Rodrigo Bueno y no recibió atención de la ambulancia que llegó dos horas después al lugar.

Abramos los ojos para ver quiénes están detrás de un show montado en forma mediática que utiliza la tragedia de la ciudadanía como circo de la política.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...