La cultura, un ámbito más de defensa de la autonomía porteña

La cultura, un ámbito más de defensa de la autonomía porteña


Esta mañana, distintos medios de prensa informaron respecto de una supuesta intención por parte del Gobierno Nacional de trasladar el monumento emplazado en la Plaza Cristóbal Colón de nuestra Ciudad de Buenos Aires hacia Mar del Plata.

Si bien no ha habido una confirmación oficial ni acto administrativo que dispusiera tal intención, como presidente de la Comisión de Cultura de la Legislatura quiero dejar en claro que el monumento a Cristóbal Colon es parte del patrimonio de la Ciudad y es una de las tantas obras de arte emplazadas en nuestro espacio público para el disfrute de todos los vecinos.

De la interpretación armónica de los artículos 81 inciso 7 y 89 inciso 3 de nuestra Ciudad surge la atribución de la Legislatura definir el emplazamiento de sus monumentos con una mayoría absoluta del total de sus miembros y bajo el procedimiento de doble lectura.

Asímismo, la misma Constitución local dispone en el artículo 32 que la Ciudad debe garantizar la preservación de su patrimonio cultural cualquiera sea su régimen o titularidad. En efecto, el traslado de un monumento de tanta importancia, no solo por sus aspectos técnicos o constructivos sino por la trascendencia de su significado, representa una decisión de suma importancia para esta Ciudad, en lo que respecta a la defensa de su patrimonio, máxime cuando la supuesta decisión del Gobierno Nacional implica su traslado a una jurisdicción diferente.

Sin embargo, lo que sí fue un anuncio oficial de la misma Presidenta en la oportunidad en que se dirigía a la asamblea legislativa para la apertura del año parlamentario, fue la decisión de la primera mandataria de denominar “Presidente Néstor Kirchner” al próximo Museo Nacional de Comunicaciones que funcionará en el Edificio del Correo Central ubicado sobre la Avenida Leandro N. Alem.

Al respecto quiero manifestar –y sin ánimo de polemizar respecto a la figura del ex Presidente Kirchner–, que la Ciudad de Buenos Aires cuenta con una Ley de Nomenclatura (Ley 83) sancionada hace 15 años por la Legislatura, que dispone que «En ningún caso deberán designarse calles o lugares públicos con nombres de personas antes de haber transcurrido diez (10) años de su muerte, su desaparición forzada o de haber sucedido los hechos históricos que se trata de honrar.»

El plazo legal mínimo exigido por la normativa citada, claramente no se encuentra cumplido respecto del Ex Presidente Kirchner y, por tal motivo, cualquier decisión en contrario implica una violación a las atribuciones reconocidas a esta Ciudad por la norma fundamental nacional y la autonomía de este distrito.

Esta disposición legal establece un requisito ecuánime para todas las figuras a las cuales se intenta homenajear integrando el nomenclador porteño. Sorprende este anuncio presidencial, cuando este baremo es respetado por los legisladores representantes del Frente para la Victoria con quienes compartimos el criterio, en el seno de la comisión, de hacer respetar esta limitación normativa.

En virtud del párrafo expuesto, deseo dejar de manifiesto que como legisladora de la Ciudad de Buenos Aires y como presidenta de la Comisión de Cultura, trabajaré incesantemente para defender la autonomía de la Ciudad y el respeto a su normativa frente al embate por parte del Gobierno Nacional que no termina de asumir que los porteños han elegido una administración y estilo de gobierno diferente.

 

Qué se dice del tema...