El acceso a la educación bilingüe: «un cuento chino»

El acceso a la educación bilingüe: «un cuento chino»


Al leer la nota del diario La Nación del 5/6/17 “Ser bilingüe chino-castellano es posible en una escuela de Parque Patricio”, enseguida se me vino a la mente el título de la película (comedia dramática) argentina “Un cuento chino”, premiada con el Premio Goya 2012 a la mejor película hispanoamericana. Y a su vez, instantáneamente, recordé también el uso coloquial que a tal expresión se da, que además fue contemplada por la Real Academia Española definiéndola como “embuste”.

La noticia periodística destaca con notable claridad el acceso a la educación bilingüe, donde “unos 200 alumnos entre preescolar y tercer grado aprenden ambos idiomas; el 50% de los chicos es de familia extranjera”, señalando que a la escuela sita en Patos 3042 concurren “alumnos provenientes de varios barrios porteños y de otras ciudades del conurbano bonaerense, como  Morón y Avellaneda”.

La verdad que para cualquier Asesor Tutelar es una buena noticia que se garantice el derecho a la educación a toda niña, niño y adolescentes habitante de esta Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Sin embargo, no puedo dejar de relacionar la bondad de la noticia con el recuerdo que el edificio escolar de Patos 3042 se encuentra en el Distrito Escolar 5, a ocho cuadras largas de Iriarte e Iguazú (1,21km.) donde se encuentra la villa 21/24. En dicho barrio, existen más de 1.700 niños y niñas que no tienen vacante cercana a su domicilio (dentro de las diez cuadras dice el Reglamento Escolar) para su escolarización primaria, por lo que algunas madres con el patrocinio de defensores oficiales y la intervención de asesores tutelares, promovieron un amparo colectivo en el año 2011, que se encuentra con sentencia de primera instancia favorable pero apelada por el G.C.B.A., y que obliga al Estado local a crear escuelas primarias cercanas a la Villa 21/24 – Zavaleta, ordenando también servicio de transporte escolar para las niñas y niños que concurren a escuelas primarias lejos de su domicilio.

La villa 21/24 es conocida porque su población es mayoritariamente de origen paraguayo, siendo un eje fundamental del barrio su parroquia, llamada “Nuestra Señora de Caacupé”. De hecho, el reconocido ex párroco José María Di Paola (Padre Pepe) fue quien trajo a la virgen desde Paraguay hace casi veinte años. En la villa se habla guaraní, uno de los dos idiomas reconocidos constitucionalmente por la República del Paraguay, que se habla también en muchas provincias de nuestro litoral.

Lamentablemente, las niñas y los niños de la villa no han tenido el mismo reconocimiento en su calidad de sujetos de derecho en el resguardo de su interés superior, para el acceso a la educación primaria cercana a su domicilio. Es algo pendiente por lo que seguimos luchando….

No sé por qué se me viene tanto a la mente el título de la película de Sebastián Borensztein….

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...