Algunas similitudes temporales de la protesta estudiantil

Algunas similitudes temporales de la protesta estudiantil

"Entonces, desde la autoridad, pero entre comillas, les digo a los docentes por favor entreguen los nombres de los alumnos para que? El gheto de Varsovia, que, los expulsó, les pongo amonestaciones, los mando a la cárcel, porque seguro que si reclaman son futuros delincuentes o detractores".


La nueva política imprime un sesgo de difícil superación, entonces uno se pregunta por los sentidos, los valores, que es lo que nos dice por debajo del discurso del texto escrito o verbalizado. Y entonces que es? Igual, lo mismo, es el eterno retorno a aquel viejo y añoso discurso disfrazado de valores que en el fondo, no mutan, no son ideológicos, no tienen contenido o tal vez el contenido está expreso, garantizado por un deseo que significa generar una falacia para obtener de ella la razón de su propia existencia. Una amenaza a los padres, “cuiden a sus hijos que es peligroso” algo les puede pasar, me resuena, me recuerda aquel viejo dicho “Ud. sabe donde están sus hijos” seguro que se fueron o se escaparon, “algo malo habrán hecho”. Escuchaba el otro día a un opinador profesional de esos que cuentan con un micrófono y que por esa única razón se suponen con autoridad para explicarnos a nosotros, pobre población todos convertidos en pasivos esperando una palabra que signifique, ponga sentido y supuesto saber, pero que sólo se soporta, se padece, “los discursos a los ladrillos” como decía una vieja canción. Entonces la autoridad hay que respetar la autoridad, los chicos tienen que aprender, que hay que respetar, hay que acatar, disciplinarse, la vieja regla para una causa tal efecto, cual autoridad? lo que dice quien? Desde que moralidad habla el señor Macri, con sus emisarios que no sólo subestiman la inteligencia de los ciudadanos, aplastando toda palabra o expresión posible que signifique una protesta, una diferencia, la imposición de un discurso único sin ninguna posibilidad de emitir lo contrario. Alguien que transgrede las normas que sus propios actores votaron en otras épocas, pero ahora, cambió la situación, el rol es distinto estamos en el ejecutivo y entonces puedo arbitrariamente con la única autoridad del voto, que no es poca, pero que debe ser avalada por los poderes instrumentados en la democracia. Y entonces sostengo mi voluntad por encima de todo, cualquier protesta es para negar, utilizar la mentira, la manipulación de la información como si el universo estuviera lleno de idiotas que sin acción alguna soportan porque la ciudadanía los votó.

Ahora, la pregunta, la ciudadanía, votó esto?, el asfalto de las calles para que no se quejen los automovilistas, el aumento del impuesto, el aumento de las autopistas, la carencia de los planes sociales, el aplastamiento de la salud mental, la enmascarada privatización de la educación, la generación de todos los conflictos para garantizar su futura privatización, entonces se dice: ah la corrupción, “acá no se jode”, entonces le entregamos el control del estado a los privados que ellos seguro van a saber como hacerlo. Si sin duda, lo demostraron, nunca hicieron nada, sólo negocios. Y mientras tanto pasa.., todo pasa.

Sin duda, no es igual que hace treinta años, es peor, porque viene cargado de contenidos de algunas nuevas teorías del marketing o del counseling americano, donde por encima de todo se garantiza el mercado cautivo, las políticas que buscan la satisfacción individual, aunque por fuera de ellas hay un mundo que reclama, que sufre, que no dispone de palabras para contrarrestar estos argumentos, y no, por incapacidad, sino por imposibilidad de encontrar un espacio participativo que represente diálogo, debate, construcción.

Entonces, desde la autoridad, pero entre comillas, les digo a los docentes por favor entreguen los nombres de los alumnos para que? El gheto de Varsovia, que, los expulsó, les pongo amonestaciones, los mando a la cárcel, porque seguro que si reclaman son futuros delincuentes o detractores. No quiero esa moralidad para mis hijos, no quiero que no les importe al que tienen al lado, no me interesa el éxito a cualquier precio, arrasando con el otro, con el que no cuenta con los recursos necesarios para buscarse su lugar en el mundo. Aspiro que a pesar de nuestras contradicciones como adultos, de nuestros errores, no por eso hay que caer en los viejos modelos rejuvenecidos con el lifting propio de la época, que tanto mal nos hicieron. Me importa, la palabra aunque sea equívoca, el pensamiento crítico aquello que permite pensar el mundo fuera de las dualidades. De los buenos y los malos, de los negros y los blancos, prefiero la moralidad de los grises, prefiero las preguntas, las acciones, el compromiso con el vecino, el valor que significa tomar posición, y discutir una sociedad más justa.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...