Sobre fallo judicial sobre sistema de jubilaciones y pensiones

Sobre fallo judicial sobre sistema de jubilaciones y pensiones


El fallo de la Cámara de la Seguridad Social confirmado por la C. S. J. N. que se conoció en el día de hoy, establece con claridad meridiana que la jubilación es sustitutiva del salario y que la tasa de dicha sustitución no debiera ser inferior al 70% del promedio de salarios actualizados que se toman para establecer el haber inicial o cálculo base de la jubilación.

Claro está, que se trata de un caso particular no aplicable, lamentablemente, para otros casos similares, pero sí nos da la razón a todos aquellos que desde hace años bregamos por un régimen previsional más justo y equitativo.

El fallo original sostiene como principio básico la necesaria proporcionalidad entre salario de actividad y el haber del beneficio jubilatorio, dado que la jubilación es consecuencia de la historia laboral y más concretamente del salario del trabajador activo.

Historiadamente, esta tasa de sustitutividad se estipuló en el 70% como mínimo, incrementable hasta el 82% tan famoso y no menos reclamable hoy en día.

En 1994, con el cambio del sistema previsional y la implementación de la nefasta ley 24.241 por parte del tándem Menem – Cavallo y que aún permanece vigente y convalidada por el gobierno actual, con la salvedad de la eliminación del régimen de capitalización y la re-estatización de sus fondos, se estableció una forma de determinación del haber inicial, que no garantiza una tasa de sustitución mínima razonable del salario; si no que peor aún, cuanto mayor es el salario, menor es la jubilación en relación proporcional a éste.

Así por ejemplo:

Caso 1) Una persona que tiene un salario equivalente al Mínimo Vital y Móvil ($2.300) durante los últimos diez años de su vida activa , percibirá una jubilación equivalente al 45% (por prestaciones compensatoria y por permanencia) de ese salario $1.035 + 797,02 de PBU (Prestación Básica Universal) = $1.832,02, alcanzando una tasa de sustitución del 79.6%

Caso 2) Si el promedio de salarios fuese de $5.000; el haber de esa jubilación sería de $(2.250 + 797,02) = $ 3.047,02 con el 60.9% de tasa de sustitución.

Caso 3) Si el promedio salarial fuese de $7.500 el haber sería de ($3.375 +797,02) = $4.172,02 un 55,6% de su sustitución.

Caso 4) Si el promedio salarial es de $10.000 el haber resultaría equivalente a ($4.500 +797,02) = 5.297,02, un 53% de sustitución.

Todo esto nos hace resaltar y reclamar una vez más la necesidad de alcanzar una verdadera reforma previsional.

Por todo ello, es que acompaño y saludo los Fallos correspondientes y la totalidad de los fundamentos del Dr. Néstor Fasciolo y en especial en el párrafo en el que argumenta: "Pues bien, a mi entender la tasa se sustitutividad, estrechamente vinculada con la movilidad del haber, es uno de los aspectos centrales que habrá de ser objeto de especial tratamiento cuando el Poder Legislativo encare el contenido pendiente de establecer un nuevo régimen previsional general debidamente ordenado, surgido al consenso interdisciplinario mayoritario y sustentable en el tiempo que venga a reemplazar al SIPA establecido por Ley 26.425 en base al remanente del SIJP, normado hasta 9/12/08 por la ley 24.241 y sus modificatorias”.

DRA. MARÍA AMÉRICA GONZÁLEZ
Diputada por la Ciudad de Buenos Aires
Partido BUENOS AIRES PARA TODOS

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...