Defensa a las Juntas de Clasificación Docente

Defensa a las Juntas de Clasificación Docente


Las juntas de Clasificación Docente son un pilar de la transparencia y de la organización institucional del sistema educativo de la Ciudad. El acceso de los docentes a los puestos de trabajo es regido por orden de mérito y actos públicos o concursos, organizados por las Juntas de Clasificación.

Éstas son elegidas por los docentes democráticamente cada dos años, con representación de mayoría y minoría e integración de representantes del Ministerio. Es un sistema ideal diseñado para desterrar la “dedocracia” de los favoritismos y prebendas de punteros políticos, quienes antes de la década del 50, (el estatuto se aprobó en l958) otorgaban los cargos y horas cátedra.

Eliminar el sistema de Juntas de Clasificación por un mecanismo de inscripción por Internet con un contralor sindical, tal como proponen Macri y Bullrich, es destruir una de los rasgos transparentes del sistema educativo estatal.

Una propuesta similar fue impulsada por el Grupo Sophia en el gobierno de Menem, a través del representante ministerial Torcuato Sozio, y fue repudiada por el conjunto del magisterio. En este tema, hasta Menem tuvo que retroceder.

Tengamos memoria, no generemos un conflicto masivo y generalizado en el ámbito de nuestras escuelas. No dañemos un espacio que funciona con regularidad.

Coincidimos en que hay que modernizarlas. Incorporemos tecnología al sistema de Juntas electas por los docentes, inscribamos por Internet en las Juntas de clasificación elegidas democráticamente, desburocraticemos el sector, pero no destruyamos el mejor rasgo de transparencia que tiene el sistema educativo.

El Estatuto del docente es el mejor sistema de ingreso a los cargos públicos que tiene el Estado. Digno de imitar.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...