Los trabajadores de la salud deben fijar su propia posición

Los trabajadores de la salud deben fijar su propia posición


El ataque contra los trabajadores del Hospital Santojanni muestra que los trabajadores de los hospitales permanecen con el mismo nivel de indefensión que tuvieron meses atrás. Tiene como antecedentes el apuñalamiento del joven Paravagna (17.4.2011), una semana después que el gobierno de CFK retirara a la Policía Federal de los hospitales y luego la irrupción de un sector de la barra brava de Nueva Chicago (18.1.2012) buscando al presunto responsable del asesinato de un compañero. La lista no necesita extenderse, si se recuerda la relativamente reciente violación a la enfermera del Muñiz o los casi cincuenta incidentes reporteados en los últimos dos años.

Las responsabilidades, como puede verse, se reparten entre el gobierno nacional y el gobierno PRO, que han transformado los hospitales en una verdadera zona liberada dejando en estado de indefensión a trabajadores y pacientes.

En el reciente caso del Santojanni está la información, no desmentida por nadie, de que la insuficiente dotación de la Metropolitana fue incluso reducida a la mitad en el último tiempo – aunque, según denuncian los médicos, el tema es que los efectivos, además, no actuaron.

Los trabajadores no pueden ser rehenes de una situación de la que no son responsables. Pacientes, médicos y enfermeros enfrentan una situación de vaciamiento sistemático de los Hospitales de la Ciudad y de la salud pública. Finalmente son los trabajadores de la salud quienes se convierten en custodios de cada uno de los pacientes frente al desamparo general.

¿O nos vamos a hacer los tontos frente a la degradación que ha llevado a la reducción de las camas de internación, a la decrepitud de la estructura edilicia, al no ingreso de personal y a los salarios por detrás de la inflación?

Reivindicamos, frente a la situación imperante, a los trabajadores de la salud que sostienen el sistema de salud, en condiciones que incluyen el abandono en materia de seguridad.

Los trabajadores debemos fijar nuestra propia posición: implantar la asamblea general, establecer todos los reclamos, nombrar una comisión de emergencia que fije una conducta frente al propio tema de la seguridad – exigiendo personal que actúe sometido al control de los propios trabajadores. Es decir, hacerse cargo a través de su propia organización.

Más columnas de opinión

Qué se dice del tema...