Viajar o no viajar, esa es la cuestión

Viajar o no viajar, esa es la cuestión

El turismo rebalsa en Argentina y la variante Ómicron también. Qué tener en cuenta a la hora de viajar.


La ola de contagios de la variante Delta y Ómicron continúa reportando más de 100 mil casos diarios en Argentina y algunas argentinas y argentinos se cuestionan si viajar o no, y en qué condiciones.

Es por esto que Noticias Urbanas consultó a Daniel Minbielle, coordinador General de la Red de Defensorías del Turista, sobre dónde y cómo solicitar ayuda en caso de cancelación o reprogramación de viaje, o cualquier inconveniente ante los cambios continuos de las condiciones para viajar.

El entrevistado contó que desde la Defensoría han notado “en estos últimos días, una leve suba de consultas de personas que han tenido que cancelar su viaje por casos de Covid”. Y agregó: “Desde que se desató la pandemia, estamos atendiendo casos de reprogramaciones, cambios de fecha y cancelaciones de viajes. Y acá se dan dos situaciones distintas: los casos de extranjeros que ingresan con un seguro covid que cubre gran parte de reprogramaciones y demás cuestiones, y la del turista argentino que a lo mejor no tiene ese hábito de comprar el seguro covid y se ve, a veces, ante problemas cuando quiere reprogramar”.

Además, comentó que otro de los tópicos por los que reciben consultas “desde diciembre”, “fueron a lo mejor alguna problemática que surgió con PreViaje” y cuestiones ligadas al turismo estudiantil y viajes al exterior.

“Nos consultan para asesorarse cómo manejar cancelaciones o reprogramaciones de vuelos o servicios”, expuso el entrevistado, que dejó a disposición el mail de contacto para responder consultas vinculadas a esta temática “lo siete días de la semana”: turistacentral@defensoria.org.ar.

Aún así, el turismo vive su momento de auge. Desde el 15 de diciembre y durante la primera quincena de enero, se movilizaron más de 10 millones de argentinos/as por el país.

Según el Ministerio de Turismo y Deportes, los destinos más elegidos por los turistas fueron: Villa Carlos Paz, Villa Gesell, Mar del Plata, San Carlos de Bariloche y el Partido de la Costa.

“Hoy el turismo está en incremento. Aunque a lo mejor de forma dispar. En la Ciudad de Buenos Aires no tanto, ya que se manejan más con flujo de turistas internacionales, pero sí en el resto del país lo veo creciendo de manera sostenida”, opinó Minbielle. Es que el turismo rebalsa en Argentina, pero la variante Ómicron también. Viajar o no viajar, esa es la cuestión.

 

Ir, cancelar o reprogramar

Muchas y muchos viajeros que tengan previsto vacacionar en Argentina durante la temporada de verano se topan con el dilema de ir, cancelar el viaje ante la ola creciente de Covid o reprogramarlo.

Ante este escenario, Minbielle aclaró que “por el momento no vislumbra un cierre de locales y servicios turísticos” a pesar del aumento de contagios.

“Sí se van a seguir tomando medidas como los pases sanitarios y la suspensión de algunos eventos masivos como fiestas provinciales o algún evento deportivo, que algunas provincias ya están suspendiendo”, adhirió.

El mismo ministro de Turismo y Deportes, Matías Lammens, a inicios de la temporada declaró que no habrá restricciones de circulación que impidan el turismo. Es que, como se sabe, el turismo no solo es una actividad de ocio, sino que representa también una industria comercial de suma importancia para la reactivación económica nacional y regional a lo largo y ancho del territorio argentino.

Con esto, reprogramar, cancelar o viajar es decisión de cada pasajero/a, teniendo en cuenta que aunque la variante Ómicron es menos mortal e incluso genera alto índice de contagios asintomáticos, el protocolo ante el contagio sigue siendo el aislamiento, incluso estando de vacaciones en un destino.

Tal como indicó Minbielle, hay servicios reducidos o cancelados para evitar aglomeraciones y respetar protocolos sanitarios que desincentivan los contagios, además de que existe hoy en día entre un 20% y 30% de personal de comercios argentinos aislados a causa de esta enfermedad pandémica. Esto se suma a la falta de previsibilidad en la vigencia de servicios turísticos puntuales, pero por lo pronto no existen impedimentos dictados por el Gobierno para circular.

Esto puede verse reflejado en la actividad aerocomercial, ya que desde el 23 de diciembre a la fecha ya hubo más de 100 mil vuelos cancelados alrededor del mundo, lo que representa el 30% de la programación total de las aerolíneas a nivel global.

Esto causa que la compra de tickets y reservas estén cayendo para las próximas semanas, lo cual influirá negativamente en los balances económicos de las aerolíneas en el primer trimestre de 2022.

 

Europa, más lejos

Si bien no hay impedimentos para viajar por Argentina, sí lo hay para emigrar a otros países. De hecho, la Unión Europea removió a la Argentina de la lista de países desde los que se podía viajar sin restricciones, según informó oficialmente en un comunicado de prensa, ya que ante el avance de la variante Ómicron, dejó de ser un “país seguro” en términos pandémicos.

Esto implica que los países miembros de la UE podrán cambiar las condiciones de ingreso a su territorio de los viajeros/as procedentes de Argentina. Próximamente, cada país deberá dar a conocer los nuevos requisitos para ingresar. Por esto, es recomendable que las personas que tengan pasajes a Europa o estén planeando ir en el corto plazo, accedan a las páginas webs de las embajadas correspondientes para asesorarse e informarse sobre lo que deberán tener en cuenta para poder llevar a cabo ese viaje.

Hasta esta resolución, las y los argentinos y residentes podían ingresar a Europa sin mayores condicionamientos, debiendo solamente cumplir con las medidas relacionadas con la salud, como tests y cuarentenas, que determinen las autoridades nacionales competentes del país al que viajaran.

“Sí, influyen las medidas que toman determinados países sobre el turismo argentino, pero esto viene siendo dinámico durante todo el brote de coronavirus, entonces el pasajero está ya un poco más precavido”, mencionó el Coordinador General.

“En el caso de la Unión Europea sabemos que cada 15 días van a pedir determinados requisitos, según la situación epidemiológica de Argentina”, agregó, haciendo referencia a la necesidad de ser precavidos y asesorarse con antelación a los requerimientos de los países que sean parte de la Unión.

Sin ir más lejos, Chile toma sus propios recaudos al bloquear el cruce de turistas en el paso Cristo Redentor por el incremento de contagios de coronavirus entre el personal aduanero trasandino.

Esta decisión repentina produjo malestar e incertidumbre del lado argentino, en especial para quienes ya tenían previsto el viaje y porque se produce justo cuando se produce el recambio de quincena.

El tiempo de cierre aún no está definido; se especula que se mantendría durante toda la semana. Estos cambios imprevistos son hoy la gran amenaza para viajar.

 

PreViaje y otras yerbas

Desde el minuto 0, el Gobierno nacional explicitó el que turismo sería una de las aristas para reactivar la economía tras la “cuarentena más larga del mundo”. Es por esto que implementó la segunda edición del programa PreViaje que benefició a 4.500.000 turistas, quienes obtendrán la devolución del 50% de los gastos en crédito para volver a usar en el sector.

Según información oficial, se ingresaron comprobantes por $99.000 millones, lo que multiplicó por diez el total de lo facturado en 2020. El 51% del consumo corresponde a agencias de viajes, el 32% a alojamientos y el 12% a transporte aéreo. El gasto promedio por comprobante fue de $48.000.

Con esto, el Estado Nacional inyectará más de $51.000 millones al sector y, a su vez, recuperará el 83% mediante recaudación impositiva.

En el mismo sentido, más de 400 mil argentinas y argentinos accedieron a “PreViaje PAMI”, la iniciativa que reintegra el 70% de los gastos a las personas afiliadas de PAMI para que vuelvan a consumir dentro de la cadena turística.

“PreViaje es la política más importante de la historia para el turismo. Así lo reconocen tanto desde el sector público como el privado y, principalmente, los millones de argentinas y argentinos que gracias al programa pudieron tomarse sus merecidas vacaciones en destinos de todo el país, lo que además es un impulso fundamental para la reactivación de las economías regionales”, reflexionó el ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, en diálogo con medios de comunicación.

Al respecto, Lamnens señaló que pretende que el programa «quede como una política de Estado» pero modificado y focalizado, por ejemplo, en la temporada baja o para «hacer crecer destinos emergentes».

Esta medida que no sólo ayuda a las y los turistas a vacacionar sino también a los prestadores turísticos a vender no es la única que se ejecutó, se aplicó una batería de medidas de auxilio económico a Pymes y en marzo llegaría una más.

«Vamos a mandar un ley al Congreso que contemple diferentes exenciones impositivas y estímulos fiscales, pero también la posibilidad de este Previaje pero distinto, con herramientas nuevas», indicó el Ministro.

Según apuntó a continuación, «el turismo tiene que ser una de las actividades que protagonice el desarrollo de la Argentina en los próximos años» y resaltó su «gran capacidad de generación de empleo y de divisas» además de que «es redistributivo y federal».

El turismo fue la puerta de ingreso del Covid-19 a nuestro país, pero deberá convertirse también en la puerta de egreso del parate comercial a nivel federal, dando lugar a la reactivación económica.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...