Sin acuerdo con el FMI, se desplomaron los bonos argentinos

Sin acuerdo con el FMI, se desplomaron los bonos argentinos

La indefinición de las negociaciones impactó de lleno en los títulos de la deuda soberana.


Los bonos argentinos tocaron nuevos mínimos, debido a que crece la preocupación de que al Gobierno se le dificultará llegar a un acuerdo de refinanciamiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI) antes de que venzan los grandes pagos en marzo.

Los comentarios hostiles de la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner, y del ministro de Economía, Martín Guzmán, ayudaron a alimentar el pesimismo que prevalece en Buenos Aires.

Los operadores bursátiles especulan que, si bien lo más probable es que las partes finalmente lleguen a un acuerdo, el camino para lograrlo será lo suficientemente difícil como para estimular una mayor volatilidad en el mercado de bonos del país.

En ese contexto algunos Inversionistas dicen que el Gobierno necesita reconciliar sus diferencias con el prestamista antes de que el país tenga que abonar un vencimiento de US$2.900 millones al FMI, dado que las reservas agotadas sugieren que el país tendría dificultades para hacer los pagos.

El tema fundamental en las conversaciones es qué tan rápido y en qué medida Argentina tendrá que reducir su déficit presupuestario para ganar la aprobación del FMI para un calendario revisado que le permita pagar una deuda de cerca de US$40.000 millones.

Por caso, hay bonos como el Global 35 (GD35) y el Global 46 (GD46) que valen menos de u$s29, cuando hace 16 meses cotizaban a u$s50.

En tanto, las tasas de retorno que ofrecen los bonos en dólares del tramo corto de la curva de deuda tocaron el 27% anual en dólares para las emisiones con ley argentina, y el 25% para las de ley extranjera.

A medida que continúan las conversaciones a través de conferencias virtuales con el prestamista con sede en Washington, los funcionarios en Buenos Aires han estado criticando el fondo por lo que perciben como una postura de línea dura. El lunes, Guzmán dijo que, de no llegar el FMI a un acuerdo con Argentina, sufriría daños en su reputación.

Fernández de Kirchner también criticó los costos del programa del FMI en el contexto de que el país tiene que gastar otro tanto en el alivio de la pandemia.

En tanto que la Administración de Alberto Fernández busca obtener apoyo internacional para su causa. El canciller Santiago Cafiero, sostuvo el lunes una reunión bilateral con el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, quien alentó a una resolución positiva de las conversaciones.

Por separado, también parece haber un esfuerzo en marcha para reunirse con funcionarios de países que podrían proporcionar nuevo financiamiento a Argentina. El 3 de febrero, Fernández se reunirá con el presidente ruso, Vladimir Putin, en Moscú, así como con el presidente chino, Xi Jiinping, el 4 de febrero.

Un informe de Consultatio Plus destacó que «la principal virtud de un acuerdo con el FMI y/o un plan de estabilización asociado consiste en la posibilidad de bajar la incertidumbre alineando expectativas alrededor de un sendero macro» pero «la presentación» de Guzmán «no aportó en ese sentido, y por el contrario, agrega dudas en varios planos».

La consultora remarcó que «el objetivo de equilibrio fiscal en 2027 con escaso crédito pone una presión al financiamiento del BCRA que hace difícil armonizar cualquier idea de baja de inflación para ordenar la macro».

En sintonía, un informe de IDESA estimó que «los déficits fiscales acumulados en las últimas 6 décadas equivalen a casi tres veces el PBI» y «esto provoca excesos de endeudamiento y emisión monetaria que son los principales factores de estancamiento».

En tanto, la jefa de investigación de renta fija de Amherst Pierpont en Nueva York Siobhan Morden, explicó: «Si Argentina no llegara a un acuerdo con el FMI antes de que venzan los próximos pagos, el país correría el riesgo de quedar más aislado económicamente con un crecimiento más lento y una inflación más rápida». 

La estratega jefe de XP Investments en Miami, Alberto Bernal, explicó: «Un incumplimiento de pago de la deuda del FMI, solo dos años después de que Argentina no cumpliera con el pago de US$65.000 millones en bonos en manos de acreedores privados, sería políticamente costoso para el Gobierno antes de las elecciones generales del próximo año. La pregunta ahora es si llegarán a un acuerdo antes de que Argentina entre en una gran crisis financiera”.

Qué se dice del tema...