Se aprobó un proyecto que limita a Guzmán a utilizar los fondos del FMI

Se aprobó un proyecto que limita a Guzmán a utilizar los fondos del FMI

Los fondos del FMI por u$s4.350 millones no podrán ser destinados al pago de deuda externa.


La Cámara de Senadores aprobó este jueves -por 37 votos a favor y 25, en contra – una iniciativa del Frente de Todos que solicita al ministro de Economía, Martín Guzmán, que los fondos frescos que llegarán del FMI no se destinen al pago de deuda externa, sino para financiar la puesta en marcha de políticas públicas destinadas a resolver los problemas derivados de la pandemia.

Juntos por el Cambio rechazó el proyecto y argumentó que podría «entorpecer» el diálogo con el organismo multilateral de crédito.

El debate se dio en la víspera de la reunión que el presidente Alberto Fernández tendrá en Roma con la directora ejecutiva del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva.

El proyecto de declaración, impulsado por el senador kirchnerista, Oscar Parrilli, tiene por objetivo que los fondos que llegarán del FMI en concepto de Derechos Especiales de Giro (DEG) por u$s4.350 millones, no se destinen al pago de deuda externa.

El texto solicita que el monto se destine a políticas sanitarias, de reducción de la pobreza, educación, vivienda y generación de trabajo y «no al pago de la deuda por capital, intereses o gastos, que el país mantiene con dicho organismo financiero internacional y/o con otros países englobados en el Club de París».

Si bien la iniciativa no es vinculante respecto de las decisiones del Poder Ejecutivo, constituye un mensaje para el ministro Guzmán -mencionado en la letra del proyecto-.

El organismo multilateral de crédito realizará una emisión de DEG para aumentar su propio capital, lo que implica que todos los países miembro reciban fondos frescos, y los senadores del Frente de Todos piden que se destinen a atender problemas derivados de la pandemia y no al pago de deuda externa.

Al tomar la palabra como miembro informante, Parrilli, explicó: «estamos apoyando a nuestro Gobierno para lograr la mejor negociación y relación posible con las actuales autoridades del FMI».

El senador oficialista apuntó al FMI y pidió a «las nuevas autoridades» del organismo que «cambien» su política en torno a la devolución de los préstamos como el que contrajo la Argentina, aunque la iniciativa no esté dirigida a un crédito, sino a un giro para todos los países miembro.

«Nosotros hacemos esta exhortación, este pedido a nuestro Gobierno porque estamos absolutamente convencidos de que las políticas económicas que no consoliden el equilibrio social y tiendan a dar expectativas a los más jóvenes, no son una política ni sana, ni sustentable en el tiempo», agregó.

En tanto, el senador del Frente de Todos, Maurice Closs, puntualizó que «esta declaración tiene un contenido político, es decirle al FMI que, más allá de que tengamos deuda, no queremos que se condicione a nuestro presidente ni a nuestro ministro a la hora de negociar».

A su turno, el senador radical Julio Martínez indicó que la razón de ser del proyecto “es la de marcarle la cancha al ministro de hacienda. Porque nada se le dice al fondo monetario”. “Este proyecto me parece totalmente innecesario”, dijo.

El senador de Juntos por el Cambio, Víctor Zimmermann, también cuestionó si «este aumento del déficit fiscal puede entorpecer las negociaciones» con el FMI. «Nos lamentamos que no pudimos preguntarle al ministro Guzmán si está de acuerdo con este pronunciamiento», estableció.

Por su parte, el senador oficialista, Jorge Taiana, indicó que el objetivo de este proyecto es «lograr que el destino de los derechos especiales de giro sean cambiados para seguir cumpliendo con las obligaciones internacionales».

Al momento de los cierres, el titular de la bancada de Juntos por el Cambio en el Senado, Luis Naidenoff, adelantó el voto negativo de su espacio y advirtió: «el nivel de certidumbre y previsibilidad que debería marcar el Gobierno en momentos de crisis la verdad que no los demuestra, el denominador común es la falta de un horizonte previsible».

Por último, el titular del bloque del Frente de Todos en el Senado, José Mayans, concluyó: «Queremos el crecimiento económico y no que la plata se vaya afuera, primero el país tiene que crecer, tiene que haber trabajo».

Además, los senadores instituyeron -en la misma votación- el 10 de septiembre de cada año como el Día Nacional de la Reestructuración Soberana de la Deuda de los Estados, en recuerdo a la Resolución de la Asamblea General de la ONU de 2015 en la que se establecieron los principios básicos para procesos de reestructuración de deuda.

En homenaje al excanciller Héctor Timmerman, uno de los promotores por parte de la Argentina de esa resolución ante la ONU, también se le otorgará al actual Salón Cedro del Palacio San Martín, sede del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto del Gobierno de la Nación- el nombre de Salón Excanciller Héctor Marcos Timerman.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...