Redrado y la inflación: «En algún momento la gente no va a poder comprar»

Redrado y la inflación: «En algún momento la gente no va a poder comprar»

El economista anticipó una inflación del 6% para marzo.


El economista Martín Redrado analizó la coyuntura económica marcada por una galopante inflación que estima llegará al 6% en marzo, algo que impactará de lleno en el poder adquisitivo de la población y en el rendimiento del producto.

En declaraciones a CNN Radio, Redrado manifestó: «Va a llegar un momento en que la gente no va a poder comprar, en que la economía entre en recesión o en una caída del nivel de actividad, y por lo tanto, los ingresos de los argentinos no podrán convalidar los precios».

El expresidente del Banco Central destacó la falta de credibilidad de la sociedad en torno a la política económica para reducir la descontrolada tasa de inflación, que según su proyección rondará el 6% para marzo y superará el 60% para este año.

«Al gobierno le falta una política antiinflacionaria que ancle las expectativas» y criticó la falta de «anclas» en el programa económico actual para contener el aumento de los precios, tal como ocurrió el año pasado con el tipo de cambio y las tarifas congeladas, que, a pesar de que «eran distorsivas», al menos permitieron mantener la inflación en 53%.

Además Redrado agregó: «Ahora que se sacaron esas anclas la inflación anda como un barrilete porque no hay ninguna expectativa. Los comerciantes no saben qué precios pondrán la semana que viene y esto es porque la política económica no ha marcado una política antiinflacionaria clara, medible y creíble».

El economista sostuvo también: «El riesgo es que los precios sigan subiendo y que se piense que con declaraciones públicas los precios van a bajar realmente», criticó el economista, y resaltó en ese sentido el deterioro del salario real, que «va corriendo detrás de la tasa de inflación», algo que impacta en el consumo y en el crecimiento del producto para este año. Si seguimos de esta manera vamos a entrar en un proceso de estancamiento económico, de crecimiento muy magro con altísima inflación».

Redrado consideró que para bajar la inflación «tiene que haber un plan de shock a partir de leyes aprobadas en el Congreso», considerando que uno de los principales problemas es que no hay credibilidad ni confianza, por lo que es necesario el respaldo político para llevar adelante un «sendero económico, monetario y fiscal» que logre contener el aumento de precios. «Se necesitan al menos cinco leyes aprobadas por mayorías especiales».

Según su visión, el plan de acción para impulsar la «estabilización y el crecimiento» debe desindexar el gasto público, a partir de una regla monetaria que marque también la independencia del Banco Central. «Hay que marcarle un límite al financiamiento», dijo, algo que ejemplificó con el plan del exministro de Economía Roberto Lavagna en 2002-2003.

Por último aseguró que para incentivar el consumo y la inversión es necesaria una «transformación modernización impositiva» para bajar impuestos y ampliar la base de tributación; una ley de impulso a las exportaciones que le baje las retenciones a todo aquel que aumenta las cantidades exportadas este año; y una ley de infraestructura que delimite las obras públicas. «Tenemos una economía que es un electrocardiograma desde el 2010 a la fecha».

Qué se dice del tema...