Ocuparon la Plaza de Mayo pidiendo la libertad de Milagro Sala

Ocuparon la Plaza de Mayo pidiendo la libertad de Milagro Sala

El 9 de julio se cumplen dos mil días que la dirigente está presa.


Organizaciones sociales, políticas y sindicales iniciaron el acampe en Plaza de Mayo para visibilizar «la detención arbitraria de Milagro Sala, quien el 9 de julio cumple 2 mil días como presa política», y de otros nueve compañeros y compañeras de la Tupac Amaru que también están detenidos.

Los adherentes a la manifestación organizada por el Comité por la Libertad de Milagro Sala empezaron a llegar al lugar en horas del mediodía con banderas, carteles, bidones de agua, garrafas, alimentos y otras provisiones. A lo largo de estos días, de acuerdo a lo que adelantaron en redes sociales lo organizadores, se llevarán a cabo distintos actos, radios abiertas, ollas populares, una misa interreligiosa, una muestra fotográfica y la presentación de un libro, entre otras intervenciones programadas hasta el viernes frente a la Casa Rosada.

El coordinador nacional de la organización Tupac Amaru, Alejandro Garfagnini, dijo que «la idea es llegar a instalar unas 2000 carpas, una por cada día que tienen a Milagro Sala, presa en Jujuy».

Garfagnini remarcó que la protesta es a favor de Sala y también para que “cese la detención arbitraria de compañeros y compañeras”. En ese sentido, entre los concurrentes se vieron banderas de apoyo al piquetero Luis D’Elía. También se observaron otras de agrupaciones como Envar El Kadri, CTD Aníbal Verón y Movimiento Popular (MP) La Dignidad.

Actualmente, la líder de Tupac Amaru está cumpliendo arresto domiciliario por el delito de amenazas contra policías a los que llamó por teléfono para decirles que iba a incendiar la comisaría, según el fallo que confirmó la Corte jujeña otorgándole dos años de prisión en suspenso.

Aquella fue la primera vez condena firme, pero Milagro Sala también enfrenta otros procesos penales. Fue condenada como “instigadora” de un ataque contra el actual gobernador jujeño, Gerardo Morales, en 2009, cuando era senador. También esta acusada de agresión, lesiones graves y fraude. Por el caso conocido como “pibes villeros”, se la acusa de ser la jefa de una asociación ilícita.

Desde que Fernández llegó a la presidencia, el vínculo con Sala pasó por más momentos de tensión que de calma, principalmente ante la negativa del Gobierno de aceptar que existan presos políticos en el país, como se reivindica la dirigente jujeña.

“Vivimos en un gobierno nacional y popular y lamentablemente en Jujuy seguimos peor que con Macri”, insistió en el mes pasado.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...