Macri piensa más en ser el «gran elector» que en candidato en 2023

Macri piensa más en ser el «gran elector» que en candidato en 2023

El expresidente se muestra con todos los candidatos y se definiría en marzo o abril del próximo año.


El expresidente Mauricio Macri es hoy el dirigente del Pro que menos está pensando en una candidatura. Sí tiene la cabeza en 2023, pero desde otro lado. Quiere transitar los próximos meses apoyando de la manera más igualitaria posible a quienes buscan competir por ocupar la Casa Rosada: Horacio Rodríguez Larreta, Patricia Bullrich y, más tímidamente, pero subida al ring, María Eugenia Vidal.

Según las fuentes consultadas por Infobae, el horizonte de Macri está puesto en marzo-abril del año que viene. Allí decidirá si irá por un segundo tiempo o si finalmente se convierte en el gran elector del partido que fundó. Actualmente es el rol que más lo seduce, pero lo que le quita el sueño es que todos los postulantes entiendan lo que hay que hacer en la Argentina en caso de ser los elegidos para una nueva aventura de Juntos por el Cambio en el poder.

El exmandatario cree que el deterioro del país se profundizará y que será el tiempo de las reformas estructurales ni bien asuma el nuevo gobierno. El ungido será quien se vea más alineado con esta idea.

Macri trabaja con un equipo de 10 personas que se reúnen una vez por semana. Todos integraban el círculo íntimo de decisiones cuando ocupaba el Sillón de Rivadavia. Está encabezado por Fernando De Andreis, exsecretario general de la Presidencia y Darío Nieto, su secretario privado. Cuando discuten la estrategia de posicionamiento de Macri la conclusión es que aparece en un escenario ideal: no carga con la mochila de medirse en sus palabras porque no busca un cargo y tiene la experiencia de haber estado en la cúspide del poder.

Mientras los demás deben preparar al detalle cada entrevista o discurso, el exjefe de Estado se siente la referencia de la oposición para definir la agenda que debe debatirse sin condicionamientos. El mismo lugar que ocupa Cristina Kirchner en el peronismo, dicen los que lo asesoran.

En entorno del expresidente le dijeron a Infobae que lo fundamental para Macri es no quedar favoreciendo, por ahora, a ninguno de los tres que tienen aspiraciones. Por eso, desde su armado le hicieron llegar el mismo mensaje a Larreta, Bullrich y Vidal para que tengan una foto con el ex presidente: “Él los va a acompañar en la actividad que quieran, elijan ustedes”.

Consciente de que Larreta, Bullrich y Vidal están dispuestos a casi todo para recibir su bendición, el líder del Pro no está interesado en negociar futuros cargos. Su obsesión es que a partir del 11 de diciembre de 2023 se tomen las medidas que, según su visión, son las necesarias en este momento. Muchas tienen que ver con lo que él no pudo hacer -por falta de impulso propio o condicionamientos externos- entre 2015 y 2019.

El mensaje pareciera estar destinado a la candidatura de Jorge Macri en la ciudad de Buenos Aires. Si bien es algo que el expresidente quiere y que Larreta está dispuesto a ceder, para nada será algo definitivo. Cerca de Macri recuerdan que él nunca peleó por cargos y que no le ve sentido a tener ministros, diputados o senadores propios. En las últimas elecciones, por citar un caso, solo pidió lugares para Hernán Lombardi y Darío Nieto.

Las voces interesadas que lo rodean le aseguran que llegará a abril del año que viene más competitivo que ahora y lo alientan a postularse bajo la premisa de que él es el único que tiene la espalda y la convicción de realizar las reformas de fondo. Pero Macri solo mira una cosa: qué hará Cristina Kirchner. ¿Esto quiere decir que si la ex presidenta compite, él también? No necesariamente, pero sí es una de las condiciones que hoy pone.

Según contaron a Infobae los más cercanos a Mauricio Macri, son varios los empresarios que le piden que sea protagonista el año que viene. Lejos de envalentonarse, el exmandatario ve esto como un método de presión más para que Larreta y Bullrich extremen sus posiciones y publiciten los primeros pasos de un eventual gobierno a su cargo. Una especie de recordatorio -como si les hiciera falta- de que él sigue siendo la máxima figura del partido.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...