Lujosos edificios de Puerto Madero se colgaban de la luz

Lujosos edificios de Puerto Madero se colgaban de la luz

Edesur descubrió conexiones clandestinas en tres torres del complejo SLS.


La empresa de distribución eléctrica Edesur descubrió que 31 departamentos consumían energía ilegalmente en un edificio de lujo en Puerto Madero. Las unidades están en la torre SLS, ubicada en la calle Pierina Dealessi 1770. Los gastos se hacían a través de una red clandestina, detectada en un operativo realizado por la compañía que ya realizó las presentaciones correspondientes en la Justicia.

Según pudo confirmar personal de la compañía -en un operativo realizado el pasado 29 de junio junto a un escribano público- en total había 31 cajas que no contaban con medidores y que tenían los puentes correspondientes para dar energía en forma clandestina.

Las verificaciones se realizaron en las salas de la torre 1, 2 y 3 del edificio, «ubicadas en una de las zonas más caras de la Ciudad de Buenos Aires, mientras que las tarifas de Edesur son de las más bajas del país».

SLS Puerto Madero es el primer proyecto de la desarrolladora estadounidense Related Group en la Argentina, que anunció el emprendimiento en 2016 como el desembarco de la empresa del argentino cubano Jorge Pérez, su creador, famoso por sus proyectos en Miami.

Con una inversión de US$250 millones, se construyó en un predio de 9.262,87 de m², sobre el dique uno, frente a la calle Rosario Vera Peñaloza, con vistas panorámicas y a metros del microcentro porteño. Consta de dos torres residenciales de 30 pisos y un edificio más pequeño, de 11 plantas, que funciona como hotel, compuesto por departamentos de entre 30 y los 50 m².

Actualmente, un departamento de cuatro ambientes, 187m² y dos cocheras puede costar US$2 millones, según la información publicada en ZonaProp. Una unidad más pequeña, de dos ambientes, 56m² y una cochera cuesta US$450.000. En tanto, el alquiler de un departamento de cuatro ambientes con terraza cuesta US$6500 y las expensas se ubican por encima de los $35.000.

Según la compañía, «el 58% de nuestros clientes residenciales paga una factura final de hasta $ 1.000 promedio, mientras que el 28,3% abona de $ 1.001 a $ 2.000, y apenas el 6,3% más de $ 3.000».

Edesur explicó que «este tipo de conexiones, conocidas como ‘en directa’, son un gran problema para la red de distribución».

El comunicado advirtió que «además de cometerse un delito (hurto de energía) se altera la red, provocando fallas en el sistema que afectan a todos los clientes que pagan en forma correcta por su consumo», situación que implica también «un enorme riesgo para quien realiza la conexión ilegal».

En febrero pasado, concluyó Edesur, un caso de hurto de energía fue procesado por la Justicia, que condenó a cuatro meses de prisión a un hombre que realizó conexiones clandestinas desde el tablero de luz del edificio que habita hasta su departamento.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...