INCAA: Bauer intenta desplazar a Puenzo que no renuncia

INCAA: Bauer intenta desplazar a Puenzo que no renuncia

Alberto ya no sostiene a Puenzo, que eligió un polémico sucesor que es su segundo, Batlle. Tercia Ricardo Forster, al acecho.


El Gobierno nacional decidió desplazar de la conducción del INCAA, a Luis Puenzo, director de cine y ganador del Oscar por la película argentina La Historia Oficial, luego de los desmanes producidos durante una protesta de trabajadores en la sede del organismo.

La decisión se formalizará en las próximas horas y el propio ministro de Cultura, Tristán Bauer, había adelantado: «Con respecto a Puenzo, me voy a reunir con él, pero va a haber cambios porque la intención es darle solución a una situación tensa». Esta mañana Bauer se reunió con Jorge Manzur tratando de avanzar y se encontró que el INCAA podría caer dentro de la estructura de Medios de Valeria Zapechoszny.

Tristán Bauer propone que Luis Puenzo sea reemplazado por su vice Nicolás Batlle al frente del Incaa para encarar una transición hasta que el Frente de Todos resuelva su interna. Pero el elegido también es cuestionado por haber favorecido a su Productora. Todo se está decidiendo por estas horas

▶ Protesta e incidentes en el INCAA

Durante la tarde del lunes hubo una manifestación con incidentes, que incluyó un enfrentamiento de trabajadores con la Policía y dos detenciones.

Actores del sector audiovisual convocaron a una concentración exigiendo la renuncia de Puenzo, en una acción que convocó a una gran afluencia de participantes, por lo que el tránsito quedó cortado.

La protesta terminó con incidentes y enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía de la Ciudad, que detuvo a dos sospechosos en medio de forcejeos para liberar el tránsito sobre Lima al 300.

Tristán Bauer subrayó que “para este gobierno la producción de contenidos nacionales es fundamental”, pero aclaró que las leyes de fomento tendientes a favorecer esa política “dependen del ámbito legislativo”.

▶ Cuál es el reclamo contra Luis Puenzo

El principal descontento con la gestión del cineasta es con la no modificación del Plan de Fomento, «impuesto en el gobierno de Mauricio Macri que concentra la producción cinematográfica en las productoras más grandes radicadas en AMBA».

Los organizadores de la manifestación añadieron que Puenzo «no llevó adelante políticas que impulsen la producción de cine en las Provincias», según aseguró el Colectivo de Cineastas a través de una carta abierta que envió al ministro de Cultura, Tristán Bauer.

La productora Paula Orlando, miembro del Colectivo, en diálogo con Télam, explicó: «El cine está atravesando un momento realmente crítico y preocupante, por un lado en diciembre de este año caducan los impuestos asignados a Cultura y esto impacta directamente en el cine, el teatro y la música».

Y agregó: «Si solo dejamos a grandes plataformas producir contenidos, estamos hablando de la pérdida de miradas, de la pérdida de identidad, de la pérdida de soberanía cultural -y agrega- por otro lado nos enteramos de un decreto impulsado por la actual gestión del Incaa propone limitar los subsidios que recibe el cine volviéndolo más excluyente».

▶ La palabra de Puenzo

Por su parte, el presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA), Luis Puenzo, reveló esta mañana por AM750 que desde el Gobierno nacional no le pidieron la renuncia. «Si me tengo que ir, me iré», sostuvo. Esta tarde mantendrá una reunión con el ministro de Cultura, Tristán Bauer, que este lunes afirmó que «habrá cambios» en la administración.

El director de cine reveló que buscó promover un impuesto a las plataformas de streaming ante la pronta caída del fondo de fomento cinematográfico y consideró que un cambio en la dirección del Instituto representaría «tirarse un tiro en el pie». «El que lo tenga que arreglar, tiene que escuchar primero este diagnóstico», advirtió.

«Si me tengo que ir, me iré. No tengo nada en particular con seguir en el cargo. Me daría lástima dejar a medio hacer lo que estamos haciendo», señaló Puenzo tras la jornada de protestas y represión frente a las oficinas del Instituto.

Y se refirió a su origen: «Yo no soy político, nunca lo fui. Probablemente, esta sea la última vez cerca de la política. Y no me cuesta nada volver a la laptop a escribir un guion. No me agarro de esta posibilidad. Como cineasta voy a seguir hablando toda la vida».

Sin embargo, al ser consultado sobre el posible pedido de su renuncia, aclaró: «Creo que nos estamos tirando un tiro en el pie. Los números son los sensiblemente mejores. Son los posibles. Es difícil suponer que podamos tener un aumento del presupuesto».

Qué se dice del tema...