Lozano consideró que el acuerdo que alcanzó UNEN es «payasesco»

Lozano consideró que el acuerdo que alcanzó UNEN es «payasesco»

El legislador ubicó a Massa como uno de los operadores del PJ para la sucesión de Cristina y cuestionó a su ex amigo Pino Solanas y a los "rejuntes" del resto de la oposición.


Entrevistado el domingo en Noticias Urbanas TV, que se emite los domingos a las 21:30 por la señal de cable A24, el diputado Claudio Lozano dijo que Pino Solanas «tiene el vicio de ser un director de cine, entonces todos los demás son extras y actores de una película en la que él traza el resultado» y que UNEN «configura una suerte de rejunte que no tiene ningún sentido«.

Lozano aseguró que «construimos el FAP con la intención de armar una propuesta de centroizquierda alternativa al Gobierno nacional, distinta a las propuestas tradicionales y diferente a la idea de resucitar el bipartidismo, aliados con la UCR o reproduciendo experiencias similares a lo que fue la Alianza o el anterior Acuerdo Cívico y Social de 2009, con los que tenemos diferencias importantes».

El legislador de Unidad Popular dijo que la alternativa que encarna UNEN «así, se configura una suerte de rejunte que no tienen ningún sentido, ni horizonte, ni propuesta de futuro«.

Con respecto a Camino Popular, la coalición de la que forma parte, expresó que «nosotros persisitimos en el intento de construir aquello en lo que creemos, que es la necesidad de crear una nueva experiencia política en la Argentina y, desde Unidad Popular, que es nuestro partido a nivel nacional, que conducimos con Víctor De Gennaro, tomamos la decisión de armar otro tipo de propuesta».

Interrogado sobre los diferentes «rejuntes» que han proliferado, el economista respondió que «no es nuestro caso y yo espero que no todo lo sea, porque es muy difícil construir un país sobre la base de un rejunte. La verdad es que necesitamos una alternativa de gobierno distinta a la que encarna el Gobierno nacional, porque no puede estar en el mismo espacio el que promovió la Resolución 125 con los que la votaron en contra de ella o los que plantean la confrontación con la megaminería y los que han vivido de ella en Catamarca o los que dicen que hay que revisar la deuda y que no hay que acordar con el Fondo Monetario Internacional y aquellos que proponen exactamente eso«.

Lozano se mostró disconforme con los mecanismo de las Primarias. «Acá hay una distorsión de las PASO. Las PASO son un espacio para dirimir liderazgos sobre proyectos comunes, pero esto es una ensalada que nadie sabe bien adónde termina. No es que uno va, gana y tiene su lista, sino que se compone la lista con los demás. Hoy salieron hablando de que hay que restituir el tema del INDEC. Lousteau convivió con el Indec intervenido y hoy va Solanas a senador y Lousteau a primer diputado. Es medio payasesco».

Una cosa es segura. Lozano desconfía profundamente de los movimientos que se producen en el peronismo para generar la sucesión para Cristina Fernández de Kirchner. «Primero, nosotro descreemos de que cualquier reciclaje del PJ pueda implicar una alternativa. En segundo lugar, Sergio Massa es parte de la misma banda con Amado Boudou. Son personajes que han venido haciendo negocios privados utilizando su posicionamiento en la función pública. A Massa lo vimos involucrado en lo que fue el manejo de información privilegiada sobre el canje de deuda pública a través de la Consultora Arcadia».

Lo mismo, Lozano volvió a plantear su desconfianza sobre el justicialismo. «Tanto las posiciones de Massa como las discusiones con Scioli y la aparición de De Narváez, lo que están mostrando es la creciente expresión de la interna del Partido Justicialista en el marco de un escenario donde el final de ciclo de la experiencia kirchnerista está puesta sobre la mesa. Lo que estamos viviendo una vez más es el modo en el que se reorganiza el Partido Justicialista, buscando un juevo liderazgo que le dé continuidad a la experiencia política en la que están. No es mucho más que esto».

El legislador fue preguntado a continuación sobre sus propias posibilidades frente a la fórmula del Pro y expresó que «ojalá que la perspectiva que nosotros expresamos pueda desalojarlos. Nuestra apuesta es instalarnos con fuerza para dar un debate importante sobre el futuro de la Ciudad de Buenos Aires y aportar desde allí a la construcción de un frente político nacional en 2015. Por eso, nosotros nos hemos corrido de esta cosa de los rejuntes, que tienen la lógica del ‘todos contra’ el Gobierno».

Finalmente, en relación al vínculo con el cineasta, manifestó no sentirse traicionado, porque «con Pino nosotros no tomamos una determinación ahora. Nosotros ya en 2011 tuvimos diferencias. Antes, trabajamos cuatro años en el desarrollo de una propuesta nacional, desde que hicimos Proyecto Sur, en la que Pino iba a ser candidato a presidente y de repente, de buenas a primeras, él resolvió no serlo sin prácticamente discutir con nadie y dejando en banda a todo el mundo. Pino tiene un problema serio, que es el tema de que resuelve todo él mismo, solo. Tiene el vicio de ser un director de cine, entonces todos los demás son extras y actores de una película en la que él traza el resultado».

Qué se dice del tema...