La jueza Capuchetti recorrió el lugar de los hechos y habló con los testigos

La jueza Capuchetti recorrió el lugar de los hechos y habló con los testigos

La jueza federal María Eugenia Capuchetti investiga el intento de asesinato contra la vicepresidenta.


La jueza federal María Eugenia Capuchetti investiga el intento de asesinato que sufrió este jueves por la noche la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en la puerta de su domicilio del barrio porteño de Recoleta. El caso quedará así en manos de los Tribunales de Comodoro Py donde deberán trabajar para esclarecer el hecho.

El caso le tocó a Capuchetti porque está de turno en la Justicia Federal con asiento en la Ciudad de Buenos Aires. Le corresponde a este fuero y no a la Justicia ordinaria de la Ciudad ya que está involucrada la seguridad de la vicepresidenta de la Nación.

En su despacho la magistrada ya busca recopilar información sobre el ciudadano de origen brasileño Fernando André Sabag Montiel (35), el hombre que apuntó directamente hacia la cabeza de la vicepresidenta con un arma de fuego. El hombre fue detenido por la Policía Federal y sería trasladado a los Juzgados federales y quedaría en calidad de detenido.

Además, serán clave para la investigación las grabaciones de los canales de televisión, especialmente la Televisión Pública, cuyo noticiero captó en vivo el momento en el que se produjo el intento de asesinato. Lo mismo con el resto de las filmaciones de los seguidores de la vicepresidenta que se encontraban cerca de ella en el momento del hecho.

Se presume también que se librarían oficios al Gobierno porteño para acceder a las imágenes de las cámaras de seguridad de la Ciudad, que serán clave para reconstruir cómo fue el trayecto del detenido hasta la casa de la vicepresidenta.

La jueza federal María Eugenia Capuchetti estuvo esta mañana en Juncal y Uruguay, la esquina del barrio de Recoleta donde anoche intentaron asesinar a Cristina Kirchner. Estuvo acompañada por los fiscales Carlo Rívolo y Eduardo Taiano. Los tres funcionarios judiciales están a cargo del expediente que se abrió para investigar los hechos.

Capuchetti llegó a las 7:20, habló con los integrantes de la Policía Federal que trabajan en la zona desde anoche, y se retiró. No subió al departamento de Cristina Kirchner ni tuvo contacto con la Vicepresidenta. A las 7:45 ya había regresado junto a los fiscales a Comodoro Py para continuar trabajando en el caso, informaron fuentes judiciales.

Durante la madrugada, funcionarios judiciales les tomaron declaración a los testigos del atentado. El hombre que intentó matar a CFK, identificado como Fernando Andrés Sabag Montiel, brasileño, de 35 años, se encuentra detenido en la sede policial de Cavia 3350 en el barrio porteño de Palermo, a la espera de ser trasladado para ser indagado por Capuchetti. Ese acto procesal podría suceder durante esta mañana.

La zona amaneció hoy con una importante custodia de la Policía Federal Argentina (PFA) tras el intento de magnicidio contra Cristina Kirchner. Además, mientras se llevan a cabo las pericias de rigor, se estableció un perímetro con una faja de color naranja con la leyenda “escena del crimen, no pasar”, la cual restringe el acceso a la zona donde se encuentra el departamento en el que reside la vicepresidenta.

En horas de la madrugada, efectivos policiales realizaron un allanamiento sobre la calle Terrada al 2300, en el barrio porteño de Villa del Parque. La dirección fue indicada por el agresor luego de ser detenido y al ser investigado, se detectó que si bien la propiedad se encuentra a nombre de Sabag Montiel, él no vive en el lugar. Aún así, se concretó el operativo por parte de las fuerzas de seguridad, quienes buscaron algún elemento que sea de interés para la causa.

Al acudir al lugar indicado, los investigadores comprobaron que en la planta baja de la propiedad se encuentra una peluquería, mientras que en el primer piso reside una familia. De hecho, al trascender el caso, dejaron un cartel indicando que allí no vivía Fernando, pero eso no impidió que los policías efectuaran el registro.

Luego de indagar a los inquilinos de la propiedad a nombre del atacante, efectivos policiales se retiraron del lugar. De acuerdo a lo indicado por uno de los peluqueros, los policías no secuestraron ningún elemento pero sí recabaron testimonios escritos y audios con las declaraciones de quienes habitaban el lugar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Te puede interesar

Qué se dice del tema...