La Ciudad cierra sus accesos y no se podrá circular los fines de semana

La Ciudad cierra sus accesos y no se podrá circular los fines de semana

Las autoridades porteñas definen cuáles serán los accesos en los que se aplique la restricción.


Mientras aguardan que el presidente Alberto Fernández defina los alcances de las nuevas restricciones por el coronavirus, en medio del crecimiento preocupante de contagios, el Gobierno porteño cerrará desde el sábado varios de los accesos más importantes a la Ciudad de Buenos Aires. La prohibición de circular será de lunes a viernes, entre las 20 y las 6, y durante las 24 horas los fines de semana.

La decisión está tomada y por estas horas las autoridades porteñas definen cuáles serán los accesos en los que se aplique la restricción.

Hasta ahora, son 18 los puntos que conectan a la Ciudad con la provincia de Buenos Aires que fueron cerrados entre las 20 y las 6, de lunes a viernes. Pero ahora ampliarán esas restricciones a otros puntos.

Además, se intensificarán fuertemente los controles para que quienes circulen en esos horarios tengan la habilitación correspondiente como personal esencial.

Marcelo D’Alessandro, secretario de Seguridad de la Ciudad, confirmó la noticia en diálogo con CNN Radio: «Vamos a cerrar la mayor cantidad de ingresos y vamos a controlar de forma muy estricta la veracidad de las actividades esenciales que te permiten tener esa circulación».

«Se está trabajando en un cierre mucho más estricto para la circulación interjurisdiccional para el fin de semana», agregó y aseguró que es una medida analizada en conjunto con las autoridades del gobierno bonaerense. «Tenemos que trabajar sobre los permisos esenciales reales, pero también trabajarlo dentro de la Provincia para que la circulación sea controlada, mucho más estricta de lo que es ahora», siguió.

También dijo que pondrán «a disposición de la Justicia a aquellos que infrinjan el decreto» y decomisarán autos «de aquellos que no tengan el permiso real para circular».

Más allá de las cuestiones vinculadas con el tránsito, la Ciudad de Buenos Aires evalúa un cierre estricto de actividades durante el fin de semana, aunque mantendría las mismas condiciones de presencialidad para el sistema educativo.

En principio, la idea es impulsar un cierre casi total de comercios no esenciales durante todo el fin de semana y se buscaría que los restaurantes y bares solo puedan atender bajo la modalidad de delivery o take away.

Hasta ahora tienen autorizado atender clientes en las mesas exteriores.
«Hay que distinguir el imbécil que hace una fiesta clandestina, porque es un imbécil, de aquél comerciante que busca sobrevivir vendiendo café en su comercio. Ahí es donde tenemos que estar concientizando, acompañando la situación y siendo duros con aquellos que no cumplen, como los que hacen las fiestas clandestinas», dijo al respecto D’Alessandro.

La idea que manejan las autoridades porteñas para los negocios que no son esenciales es que abran de lunes a viernes a partir de las 11 de la mañana, para reducir la circulación. El horario ayudaría a descomprimir, piensan en la Ciudad, la movilidad que generan las escuelas, que por ahora seguirán abiertas.

Aunque en principio no cerrarán los parques y plazas, si se cancelarían las áreas de juegos y se duplicarían los controles para evitar amontonamientos. Solo se podrían hacer encuentros al aire libre con diez personas. Además, evalúan cancelar los deportes grupales, incluso al aire libre.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...