IATA advirtió que muchos argentinos quedarán varados en el exterior

IATA advirtió que muchos argentinos quedarán varados en el exterior

Migraciones redujo a 600 el máximo de personas que pueden ingresar al país por día.


La Asociación de Transporte Aéreo Internacional (IATA, por sus siglas en inglés) solicitó con urgencia una reunión con el Gobierno argentino tras la puesta en vigencia del último decreto gubernamental con nuevas y drásticas restricciones de los vuelos internacionales hacia al país.

El Gobierno nacional estableció el cupo de 600 personas para el retorno al territorio nacional para «retrasar» lo más posible el ingreso de nuevas variantes del coronavirus, sobre todo la Delta, señaló el sábado el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

A través de la Decisión Administrativa 643/2021, se oficializó también ayer la prórroga del cierre de fronteras al turismo hasta el próximo 9 de julio y el cupo de 600 pasajeros diarios para el ingreso al país.

Argentina ya había puesto un tope de 2.000 pasajeros diarios que podían llegar en vuelos internacionales. Esto había obligado a las compañías aéreas a reducir y modificar drásticamente sus horarios. Pero según el último decreto emitido el viernes por el Gobierno, con efecto inmediato, sólo se permitirá la llegada de 600 pasajeros al día en vuelos internacionales.

El Vicepresidente Regional de IATA para las Américas, Peter Cerdá, explicó: “La nueva reducción de 70% en el número de pasajeros internacionales que puedan llegar diariamente al país, obligará a las aerolíneas a dejar en el extranjero a miles de pasajeros, principalmente ciudadanos y residentes argentinos, sin que ellos tengan la culpa”.

Y agregó: “Tal como está, las compañías aéreas no podrán aplicar la nueva norma del Gobierno. Como mínimo, deberían informar de cómo se distribuirán las 600 plazas entre las compañías aéreas que prestan servicios internacionales de pasajeros al país. Esto debe hacerse de forma no discriminatoria y transparente, por lo que hemos solicitado una reunión urgente con los responsables».

Cerdá aseguró que «como industria, nos gustaría seguir ofreciendo una conectividad aérea esencial hacia y desde Argentina, tanto durante la pandemia como después. Pero al tomar estas decisiones unilaterales y de corto plazo, el gobierno corre el riesgo de aislar aún más al país. Tenemos que aprender a vivir con el COVID-19 en adelante y las autoridades responsables tienen que seguir la ciencia y no dejar que el miedo guíe sus decisiones”.

Otro reclamo que vienen desarrollando las compañías aéreas internacionales es la falta de previsibilidad que hay respecto a las medidas que afectan al sector.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...