El prontuario de Ameri y su reemplazo por una antropóloga feminista

El prontuario de Ameri y su reemplazo por una antropóloga feminista

Recambio en el Congreso: el cuestionado diputado sería reemplazado por una antropóloga feminista.

Alcira Figueroa

El escándalo que desató la escena sexual del diputado por el Frente de Todos de Salta, Juan Emilio Ameri, hizo recaer sobre él un gran juicio popular que le costó su puesto, mientras se desarrollaba el debate el proyecto de Ley de Defensa de los Activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad.

El ahora exlegislador nacional había sido denunciado por abuso a menores, por violencia de género y mantuvo otros escándalos previos ligados a actos agresivos que, a pesar de su gravedad, no logró trascender y generar la polémica que sí generó el acto íntimo con su pareja.

La perspectiva de género se coló en cada ámbito y aun tiene largo recorrido restante, ya que el exdiputado fue obligado a renunciar a ser «representante del pueblo» por violar el artículo 188 del Reglamento Interno de la Cámara de Diputados, invocado por su «inhabilidad moral».

El artículo mencionado explicita: «En el caso de que la gravedad de las faltas lo justificare, la Cámara, a indicación del presidente o por moción de cualquiera de sus miembros, decidirá por una votación sin discusión, si es o no llegada la oportunidad de usar de la facultad que le confiere el artículo 66 de la Constitución.51 Resultando afirmativa, el presidente nombrará una comisión especial de cinco miembros que proponga la medida que el caso demande».

Este artículo permite si «la gravedad de las faltas lo justificare», suspender al diputadx en cuestión y nombrar una comisión especial de cinco miembros que evalúe la necesidad de expulsarlo de la Cámara, para lo que se necesitan dos tercios de los votos con el fin de «corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones, o removerlo por inhabilidad física o moral sobreviniente a su incorporación».

Por esto, ayer salieron del recinto para hablar con la prensa en el Salón de Pasos Perdidos la diputada Cecilia Moreau (FdT) y Mario Negri (JxeC) explicando qué es lo que había sucedido y cómo iban a desenvolverse para ejecutar lo que indica el reglamento y que era la razón por la que no podían expulsar a Ameri directamente.

Ergo, el artículo 66 de la Constitución nacional reza al respecto: «Cada Cámara hará su reglamento y podrá con dos tercios de votos, corregir a cualquiera de sus miembros por desorden de conducta en el ejercicio de sus funciones, o removerlo por inhabilidad física o moral sobreviniente a su incorporación, y hasta excluirle de su seno; pero bastará la mayoría de uno sobre la mitad de los presentes para decidir en las renuncias que voluntariamente hicieren de sus cargos».

Con esto, ninguno de los artículos mencionados fue invocado por el oscuro prontuario del exdiputado, pero fue necesario que se vuelva viral su «exabrupto» para que tanto el recinto como el pueblo se preguntara «quién era».

«No podemos votar para destituir a un diputado sin saber qué pasó, y tampoco sé quién es Juan Ameri, ¿de qué partido es?», preguntó la diputada Graciela Camaño en respuesta al pedido del presidente de la Cámara, Sergio Massa, de frenar la sesión para armar una comisión que evaluara la sanción del entonces suspendido diputado.

 

Indignación sin perspectiva

«¿De verdad van a hacer tanto escándalo?», preguntó la titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de CABA en diálogo con TN.

«Me parece mal que jueguen al Candy Crush o que le besen la teta a una compañera en medio de una sesión, y eso merece una sanción, pero hay algunos comentarios que me recuerdan a una moralina arcaica, porque no hacen el mismo escándalo cuando ocurrió lo de Bullrich o lo de otros diputados», consideró la extitular del INADI. 

Rachid también marca la exacerbación de la respuesta contra el accionar del exdiputado en comparación con la dureza del juicio sobre quienes «juegan al Candy Crush» o mantienen actitudes que se escapan de «la moral», restando ahora que el juicio también pese sobre quienes cometan actos más graves que jugar durante el trabajo: tener precedentes de violencia. El escándalo sigue sin tener perspectiva de género.

 

La renuncia de Ameri

El mensaje de Sergio Massa a Ameri fue contundente: «O mandás la renuncia antes de las 12 de la noche o te echamos hoy».

Massa tardó menos de una hora en reaccionar, durante la jornada de este jueves, desde que se emitió la escena en cortar la sesión y luego hablar con la prensa para «pedir disculpas al pueblo» por lo que había sucedido en la «casa de la República».

Y, finalmente, en la madrugada, por votación, la Cámara aceptó la renuncia del diputado con 224 votos positivos, 1 negativo y 3 abstenciones.

El diputado pidió disculpas, se excusó al mencionar que su pareja se había hecho recientemente una operación para implantarse prótesis y que por eso le preguntó por su estado de salud y la besó, mientras suponía que seguía sin conexión a Internet.

«Mi novia vino a mostrarme como había quedado de la operación. Empezamos a hablar, a ver cómo habían quedado las prótesis, una más arriba, una más abajo, y le di un beso en la teta, no es más que esa», explicó Ameri a la prensa, donde lloró «de vergüenza» al pensar en sus hijas, en su familia, y en la exposición de su pareja.

«Justo se había perdido la conexión y no me di cuenta que había vuelto en el momento que en el que estaba hablando con ella. Cuando volvió la conexión se logueó solo e ingresó y se vio lo que vieron todos», añadió.

«Estoy muy mal, esto no me tendría que haber pasado. No me queda más que pedirle disculpas a los Diputados y Diputadas, y a la sociedad. No fue algo que hice adrede. Es un error mío», cerró.

 

Reemplazante de Ameri

Al quedar Juan Emilio Ameri fuera del Congreso nacional, se hará efectivo su reemplazo: Alcira Figueroa, por su posición como primera suplente en las listas que votaron las y los salteños.

«Tengo un poco de vergüenza, porque soy parte de ese espacio que nos costó tanto construir para llegar a un triunfo a nivel nacional», dijo Figueroa en Radio 10 sobre lo ocurrido.

El cambio sería radical: se retira Ameri, quien durante la última campaña electoral fue denunciado por acoso sexual por una militante de su agrupación política “El Aguante”. La denuncia se difundió a las redes sociales sin consecuencias judiciales, por lo que Ameri no tuvo inconveniente para asumir su banca en diciembre pasado, y la magnitud del escándalo no logró ni la mitad de la trascendencia del actual.

Desde el Ministerio Público Fiscal de Salta ratificó que no había causas abiertas por delitos sexuales contra el diputado, aunque aclararon que sí existen denuncias en su contra por «supuesta amenazas». Y las redes sociales, desde ayer, se plagaron de actitudes agresivas del «ex barrabrava de River».

En cambio, llegaría Figueroa, la antropóloga y feminista oriunda de Orán, al norte de Salta:

«Juan Ameri es un dirigente del espacio y lamento muchísimo lo que ha ocurrido: una vez más se reiteran los hechos de violencia que la mujeres sufrimos en distintos ámbitos».

La falta de perspectiva de género en el Congreso de la Nación que quedó expuesta a través de este escándalo tendría, ahora, un recambio que podría traer mayor sanidad y equidad al recinto de la Cámara baja.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...