El conflicto social expuso el avance de “las piqueteras”

El conflicto social expuso el avance de “las piqueteras”

La fuerte presencia de mujeres al frente de las últimas marchas piqueteras se hizo evidente en la Marcha Federal.


Las últimas protestas con acampes en el Ministerio de Desarrollo de la Nación también generaron un fuerte debate en torno a la asistencia de muchas piqueteras con sus hijos en las calles. Hubo críticas opositoras, como la del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, quien sostuvo –con cierta liviandad- que usan como «escudos» a los chicos –y a ellas mismas- para impedir cualquier intervención de la policía.

Debido a este cuestionamiento de Larreta, un centenar de mujeres del Polo Obrero de la Villa 31 concurrieron a la Legislatura porteña a una actividad convocada por la Comisión Especial contra la Violencia Institucional, presidida por el diputado Gabriel Solano, del Frente de Izquierda.

Allí señalaron que su lucha es para que se «garantice alimentos, salud y educación» a sus familias, reclamaron un mejor funcionamiento de los Centros de Salud Comunitaria (CeSaC), que manejan los hospitales dependientes del Gobierno de la Ciudad y pidieron acceso al empleo registrado, debido a que muchas de ellas son -según denuncian- «trabajadoras precarizadas».

El trabajo de las piqueteras también puede verse en los comedores populares, donde desde hace años se pusieron al frente de las tareas para asistir a los sectores más vulnerables. Pero su rol no termina allí. Algunas de ellas forman parte de la conducción de las principales organizaciones, ejercen liderazgo, dirigen organizaciones a nivel nacional e, incluso, llegaron a ocupar bancas parlamentarias.

Éste es el caso de Silvia Saravia, coordinadora nacional de Barrios de Pie (Libres del Sur), que nuclea a unas 50.000 personas en todo el país. La organización se abrió de la conducción de Daniel Menéndez, hoy subsecretario de Políticas de Integración y Formación del Ministerio de Desarrollo de la Nación, quien conformó el oficialista Somos-Barrios de Pie y se sumó al armado del Frente de Todos en 2019.

Saravia, como muchas dirigentes, comenzó su militancia durante la crisis de 2001, cuando militaba en la Federación de Tierra y Vivienda (FTV), la pata territorial de la CTA, en un comedor de San Martín, mientras trabajaba como profesora de educación física en un jardín de infantes. Luego fue secretaria de género de la CTA seccional San Martín y Tres de Febrero y, cuando el FTV se desprendió del movimiento Libres del Sur y de su pata territorial, Barrios de Pie, Saravia fue elegida como referente de Zona Norte y allí, junto con otras militantes, fundaron “Mujeres de Pie”.

Saravia volverá a la calle “para visibilizar la lucha por salario y por trabajo, contra el hambre y la pobreza”, cuando el jueves confluyan en Plaza de Mayo las cinco caravanas que partieron el martes desde distintas regiones de todo el país en la llamada Marcha Federal.

Desde otra agrupación, Mónica Sullé se define como parte de la nueva izquierda “roja, verde y violeta”, colores que resumen los reclamos del feminismo y la lucha por el aborto. Actualmente es líder del Movimiento Sin Trabajo (MST) Teresa Vive, brazo piquetero del Movimiento Socialista de los Trabajadores (MST), que integra el FIT-U.

El 1° de Mayo, durante el acto piquetero en Plaza de Mayo, Sullé fue una de las oradoras sobre el escenario, desde donde convocó a unir la lucha de trabajadores desocupados y ocupados e invitó a la militancia a sumarse a la Marcha Federal.

«Como la pobreza cruza el país, nosotros vamos a cruzar el país marchando contra la pobreza, por trabajo genuino y salario. Que se entere el gobierno de que sólo vamos a dejar la calle cuando dejemos de estar en la pobreza”, arenga en la previa a una nueva protesta piquetera.

Del piquete a la política

Si bien Eduardo Belliboni es el principal referente del Polo Obrero, la agrupación piquetera del Partido Obrero -la más multitudinaria de la izquierda-, existen decenas de mujeres que están codo a codo con él en los barrios y al frente de las protestas en la Ciudad. Sandra Becerra es otra de las tantas mujeres que también comenzó su militancia al calor de 2001 y actualmente en esa agrupación tiene un “un papel central en el movimiento piquetero y de trabajadores desocupados”.

El año pasado, Becerra dio el salto del piquete a la carrera política, se presentó como candidata y en diciembre asumió como edil en el Concejo Deliberante del Municipio de José C. Paz.

Natalia Zaracho también fue noticia en el 2021, cuando concurrió al Congreso con su ropa de trabajo de recolectora para asumir como diputada nacional y juró “por la patria cartonera y la lucha de los pobres”. La actual dirigente del Frente Patria Grande comenzó militando en el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), que agrupaba las demandas de los sectores informales de trabajo y hoy forma parte del oficialista Frente de Todos.

Qué se dice del tema...