Aragón: “Después del Gestapogate, Vidal quedó altamente desprestigiada”

Aragón: “Después del Gestapogate, Vidal quedó altamente desprestigiada”

Por Miranda Scian / Especial para Noticias Urbanas

Reportaje de NU con el analista y consultor.


El analista y consultor Raúl Aragón afirmó que, después del Gestapogate, el futuro de María Eugenia Vidal quedó altamente comprometido. Con respecto a la interna de Juntos por el Cambio, sostuvo que las dos figuras con más potencial son Larreta y Santilli, aunque no descarta una vuelta de Mauricio Macri.

El Gestapo Gate sigue dando de qué hablar. ¿Usted cree que la filtración de aquellos vídeos es obra del kirchnerismo o de la interna de Juntos por el Cambio?

Indudablemente, beneficia al kirchnerismo. Pero también, tiene un efecto muy fuerte al interior de Juntos por el Cambio. Hay algo más que nos tenemos que preguntar: ¿quién instaló una cámara ahí? ¿Un infiltrado kirchnerista? Me parece que eso es más de una película de James Bond. ¿Podemos pensar que fue por una interna de los servicios? La veo difícil. Más allá de eso, hay una cosa que es clara: beneficia al kirchnerismo y perjudica a Juntos por el Cambio. Pero más que nada, tiene un efecto sobre la imagen de María Eugenia Vidal. De esta, ya no vuelve. Su candidatura como Jefe de Gobierno de la Ciudad está seriamente comprometida. No sé si Horacio Rodríguez Larreta, quien sería el candidato presidencial de esa fórmula, va a ser capaz de sostener a alguien con tal nivel de desprestigio y más, en el distrito más importante para el PRO.

María Eugenia Vidal dijo que desconocía por completo lo que ocurría en la Agencia Federal de Inteligencia (AFI). ¿Le cree?

La declaración de María Eugenia Vidal es ridícula. Era mejor llamarse al silencio. Hubiera tenido menos costo que decir eso. Es insostenible.

En una reciente entrevista, Emilio Monzó dijo que Mauricio Macri es el dirigente con más votos en la interna de Juntos por el Cambio. ¿Qué opina?

De ninguna manera. Ninguna encuesta dice eso. El candidato con mejor intención de voto es Rodríguez Larreta, como también Diego Santilli. Está creciendo mucho en la provincia de Buenos Aires. La estrategia de Santilli no es mediática, sino que es casi peronista. Va distrito por distrito. Está recorriendo la provincia minuciosamente. Esto, indudablemente, le suma a Rodríguez Larreta ya que tener un candidato fuerte en la provincia, siempre es favorecedor.

En el día de ayer, hubo cortes de luz en gran parte de la Ciudad de Buenos Aires y Macri salió a criticar al oficialismo. ¿Cree que puede volver?

Está bastante claro que el apagón se produce por una falta de inversión en las redes. No se produce por otra cosa. Siempre, hay un pico de consumo en verano. Y si durante el año no hubo inversión, es muy probable que esto suceda. El gobierno de la Ciudad debe asegurar y garantizar que dichas inversiones se cumplan. Esto le corresponde, primero a Edesur, y segundo al Gobierno de la Ciudad. Y con respecto a Macri, hay que decir que perdió mucha fuerza al interior de Juntos por el Cambio. Pero, de alguna manera, está aprendiendo a hacer política y creo que pude volver a fortalecerse. Yo no lo sacaría del tablero, como tampoco la sacaría a Cristina.

Con respecto a la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), ¿cree que van a seguir el ejemplo de Néstor Kirchner o, por el contrario, no van a pagarla?

No pueden seguir el ejemplo de Néstor Kirchner, que fue pagar toda la deuda, porque no hay recursos para eso. Néstor les pagó con reservas y tomando un crédito con Venezuela. Pero hoy, no es posible la operación. No hay reservas líquidas disponibles. Veremos que sucede con el acuerdo si es que finalmente se da.

En el día de hoy, Javier Milei va a sortear su dieta de diputados. ¿Maniobra política o un verdadero altruista? ¿Qué opina del fenómeno Milei?

Es una maniobra política y mediática. Y hacerlo todos los meses le va a dar cierta vigencia y visibilidad mediática. No es altruismo político. Yo creo que el voto Milei, fenómeno netamente porteño, se explica porque el voto de Juntos por el Cambio tiene un componente de “anti-política”. No nos olvidemos que Macri comienza su carrera política con un discurso que decía “Nosotros no somos políticos, somos administradores”. Y el PRO logró captar ese voto. Pero en el devenir, se fueron convirtiendo en políticos. Milei representa el enojo y la descalificación categórica a la totalidad de la clase política. Y absorbe al sector anti-política, que antes votaba al PRO, y a la vez, un voto joven que se identifica con el aspecto trasgresor y descalificante de Javier Milei. Pero no es un voto que se vaya a sostener. No nos olvidemos que esto fue en las legislativas. A la hora de elegir a los ejecutivos, el votante anti-política vuelve a las propuestas del PRO.

¿No cree que las principales fuerzas, Juntos por el Cambio y Frente de Todos, están en crisis?

En las elecciones legislativas, el Frente de Todos perdió en términos absolutos, es decir, en cantidad de votos. Pero esa baja se debió a que no votó gran parte de la población de la provincia de Buenos Aires. Directamente, no fue a votar. Y si vos ves la diferencia porcentual entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos, vas a ver que en las generales hubo un aumento de electores significativos que le permitió al Frente de Todos achicar la diferencia. La explicación de eso es que en las PASO, los intendentes no quisieron jugar. Eso se debió al hecho de que la Cámpora les llenó las listas de concejales de camporistas que no tenían ningún poder territorial, ni tránsito en la política. Eso los enojó y, por eso, no hicieron nada. Y en las generales, quisieron demostrar su poder y por eso, se dio ese resultado tan favorable y distinto con respecto a las primarias.

¿Entonces, podríamos decir que Juntos por el Cambio no tuvo tan buena elección como varios de ellos sostienen?

Un dato que nadie está diciendo y que es objetivo es que Juntos por el Cambio puso en juego a seis senadores, de los cuales solo retuvo tres. Los otros tres los retuvo el Frente de Todos. Por lo tanto, en la Cámara de Senadores de la Provincia de Buenos Aires, que estaba en manos del PRO, quedó veintitrés a veintitrés. Es decir, quedó empatada. Y la que decide en un empate es Verónica Magario, funcionaria del Frente de Todos. Y en la Ciudad pasó algo similar. El Frente de Todos puso en juego seis bancas de legisladores y obtuvo ocho. No cambia la hegemonía del PRO, eso es cierto. Pero es importante destacar que el Frente de Todos creció en la Legislatura porteña.

¿Cómo ve a este bipartidismo no declarado? ¿Son tan distintos como declaran o son más parecidos de lo que quieren admitir?

Son extremos. Lo que los diferencia es una oposición rotunda. Pero también, hay una diferencia ideológica. Una cosa es el kirchnerismo distribuyendo planes y haciendo populismo. Y otra cosa es el macrismo, favoreciendo a los mercados y levantando las restricciones al movimiento de capitales. Lo que sí creo es que ambas coaliciones nacen como consecuencia de la crisis del 2001. Y también, nacen como coaliciones de centro. Con el tiempo, se han ido extremando, el Frente de Todos hacia la izquierda y Juntos por el Cambio hacia la derecha. Y así, han perdido su hegemonía como los principales jugadores del poder. En otras palabras, se han extremado a tal punto que ya no pueden dialogar. Lo que vamos a ver en los próximos años es un achicamiento del poder del PRO al interior de Juntos por el Cambio y, al mismo tiempo, un achicamiento del poder del kirchnerismo al interior del peronismo. Y el surgimiento, entonces, de otras figuras. En la izquierda, tenemos a Alberto Fernández y Sergio Massa. Y en la derecha, figuras como Morales y Rodríguez Larreta que son dialoguistas. Hay una movida hacia el centro de ambos lados.

Hablando de Gerardo Morales, ¿cree que hay un renacimiento del radicalismo?

Indudablemente. Y esto genera una tensión muy importante al interior de Juntos por el Cambio. En la Cámara de Diputados, son casi la misma cantidad. No nos olvidemos que el radicalismo es como la Iglesia Católica: tiene un cura en cada pueblo. La estructura que el radicalismo le ofrece al PRO es importantísima. En el momento electoral es fundamental. Si uno ve el mapa de las PASO de la Provincia de Buenos Aires, salvo algunos distritos muy populosos, el resto los ganó el radicalismo. Es casi toda roja la provincia. Eso les da un poder de presión y decisión. El PRO casi nunca los consideró. Es más, cuando Macri toma la deuda con el FMI no se los consulta, sino que ellos se enteran a través de los medios.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...