Cruce a los gritos entre diputados frente a familiares de víctimas de violencia

Cruce a los gritos entre diputados frente a familiares de víctimas de violencia

Decepción de familiares de víctimas de violencia institucional con diputados.


En el marco del debate de la ley de violencia institucional, diputados del oficialismo y la oposición se cruzaron este miércoles 26 de mayo ante familiares de víctimas invitados a la reunión de comisión. Hugo Yasky, Fernando Iglesias y Paula Penacca protagonizaron un duro intercambio por la palabra. Las invitadas mostraron su decepción ante la pelea.

El proyecto de ley que están discutiendo apunta a combatir la violencia institucional por parte de las fuerzas policiales, de seguridad y servicios penitenciarios y establece pautas de acción frente a las denuncias «con el propósito de que la recepción de las mismas se realice a través de un mecanismo transparente y eficaz».

En el comienzo de la reunión de las comisiones de Seguridad Interior y Derechos Humanos y Garantías de la Cámara de Diputados, Yasky mostró su apoyo al pedido de Paula Penacca de denunciar otro tipo de violencia además de la institucional. El ejemplo que dio sobre este tema fue el atentado de este martes contra la sede del Frente de Todos en Bahía Blanca.

“Presidente, moción de orden, ¿me escucha?», interrumpió repetitivamente Fernando Iglesias: «Usted es el presidente, moción de orden, moción de orden”, insistió el diputado de Juntos por el Cambio.

Yasky, presidente de la Comisión de Derechos Humanos y Garantías, le exigía a Iglesias que “aprenda a respetar”, mientras Penacca le solicitaba que vuelva a pedir la palabra. Iglesias se defendió: “Según el reglamento de la Cámara tengo derecho a pedir moción de orden. Lea el reglamento, Yasky”.

“Usted pida la palabra y se la volvemos a dar cuando termine el diputado Yasky. No hace falta”, prometió la presidenta de la Comisión de Seguridad Interior.

“No debemos dejar de plantear, y lo vamos a hacer en una declaración que va a proponer nuestro bloque, el gravísimo hecho que sucedió en Bahía Blanca, la voladura de un local partidario”, finalizó Yasky pidió no permitir «que en un país donde ocurrió el terrorismo de Estado vuelvan a ocurrir estos hechos”, agregó.

En ese contexto, Penacca se disculpó: “A mí, en términos personales, me daría vergüenza que entremos en una discusión a los gritos”, dijo y propuso darle la palabra a Cristina Castro, la madre de Facundo Astudillo Castro, víctima de violencia institucional al desaparecer luego de ser retenido por la Policía de la Provincia de Buenos Aires el 30 de abril de 2020 en el acceso a la localidad de Mayor Buratovich, por la violación a la cuarentena establecida por la pandemia de COVID-19. Sus restos óseos fueron hallados el 15 de agosto entre las localidades de General Daniel Cerri y Villarino Viejo.

“Como siempre, no son capaces de respetar un solo compromiso», se quejó Iglesias y agregó: «Ni un pequeño compromiso son capaces de respetar. Me dijo que me iba a dar la palabra, ¿me la va a dar o no me la va a dar?”.

Frente a los invitados, Penacca le contestó: “¿No puede respetar a alguien que no sea usted mismo?”. Esta contestación hizo enfurecer a Iglesias, quien le contestó levantando el tono de voz y luego se retiró de la reunión.

Las madres de las víctimas de violencia institucional observaron con indignación el intercambio entre los diputados: “Ver estos arranques de violencia duele, y más duele saber que estas son las personas que nos están representando en este momento”, se lamentó Cristina Castro.

“Perdonen que los abandone, pero ya dejé de lado dos horas de mi trabajo y tengo que volver a trabajar. Porque las mamás que estamos acá somos laburantes. Una vida entera cuidando a nuestros hijos con mucho esfuerzo para que mueran en manos del Estado”, se excusó.

 

Qué se dice del tema...