Cortes de luz: el ENRE y la municipalidad de San Martín desmienten a Edenor

Cortes de luz: el ENRE y la municipalidad de San Martín desmienten a Edenor

El ENRE sostiene que "lo más probable" es que se haya producido un pico de demanda al que la red energética no pudo responder.


La responsabilidad de los más de 700 mil usuarios que se quedaron sin luz en el norte de la Ciudad el día martes, se la patean entre Edenor y el ENRE, el organismo estatal que controla a la compañía.

La empresa aseguró en un comunicado que todo se originó por un incendio en una casa de la Villa Costa Esperanza, ubicada en el partido de San Martín. El humo habría llegado a un cable de alta tensión. «Y por un sistema de protección, se activó un corte de la energía que impidió que la electricidad llegue a la Subestación de Malaver, desde donde salen los cables de baja tensión que suministran luz a las viviendas de los barrios», explicaron en la concesionaria.

Pero desde el ENRE y la Municipalidad de San Martín dicen otra cosa.

​»No hubo incendio alguno de esas características. No tenemos alerta en Defensa Civil y los bomberos voluntarios de la zona tampoco recibieron ninguna llamada. La versión de Edenor no cierra «, aseguraron en la Municipalidad al diario Clarín .

hay quienes aseguran que el fuego se originó en una de las casas y que el humo llegó al cable, y otros que remarcan que hubo una especie de cortocircuito en la línea de alta tensión con chispas que provocaron el fuego en la vivienda.

En el ENRE, inclusive, sostienen que «lo más probable» es que se haya producido un pico de demanda al que la red energética no pudo responder.

​Este martes a las 13.06, el consumo de electricidad trepó a un récord histórico: 27.146 MW, contra el anterior registro máximo de 27.088 MW.

Una manera sencilla y casera de explicarlo, según los especialistas, es entender que ante semejante demanda «salta el disyuntor». Aunque la normalización del sistema no se resuelve levantando la perilla.

Hay un tema de falta de inversión que todos admiten: la política de mantener las tarifas pisadas se paga con cortes. Las empresas tienen costos que suben proporcionalmente a una inflación del 50% e ingresos que en el año aumenta 25%.

«La plata que falta se la quitan al mantenimiento de los equipos. No hay demasiadas vueltas. Ya pasó mil veces. Además, sí hay que señalar que estamos en una semana de altísimas temperaturas constantes muy pocas veces visto», reconoció un funcionario del ENRE.

Desde Edenor (y también Edesur) apuntan a las construcciones ilegales que «la política no se anima a resolver» como un factor asociado a las interrupciones del servicio.

El caso de la Villa Costa Esperanza, de San Martín, es un claro ejemplo. Debajo de un cable de alta o media tensión no puede haber construcciones. Inclusive, los operadores energéticos deben tratar de comprar las tierras por donde pasan en altura los cables de alta tensión.

Hace años que se pide que esas familias que viven en Costa Esperanza sean trasladadas para liberar los terrenos, que pertenecen a Edenor. Nadie espera que ante la crisis económica y habitacional un juez ordene el desalojo.

Te puede interesar

Qué se dice del tema...