Alberto: «Las del cardenal fueron palabras muy reflexivas que comparto»

Alberto: «Las del cardenal fueron palabras muy reflexivas que comparto»

El mandatario asistió al Tedeum en la Catedral por el 25 de Mayo. Qué fue lo que dijo el cardenal Mario Poli.


«Las del cardenal fueron palabras muy reflexivas que comparto y que valoro mucho’, dijo el presidente Alberto Fernández, luego de asistir  este miércoles al Tedeum que, en la Catedral Metropolitana, ofreció el Arzobispo de Buenos Aires, cardenal Mario Poli, con motivo de la conmemoración del 212° aniversario de la Revolución de Mayo de 1810 y la conformación del primer gobierno patrio.

“Es un tiempo de reencuentro y no podemos darnos el permiso de someter a la humanidad a más daño y dificultades”, señaló el mandatario en declaraciones a la prensa.

Agregó, en forma de mensaje, que “la unidad depende de nosotros, es una decisión individual y no quiero que piensen como yo, pero lo primero es la gente”, a la vez que exhortó a “unir esfuerzos porque vivimos en un mundo muy conmocionado, convulsionado y dañado, con una humanidad que corre el riesgo de sufrir grandes hambrunas”.

Además, Fernández  insistió que “es tiempo muy difícil ya que después de la pandemia, que tanto dolor nos trajo, nos somete una guerra cruenta que nadie hubiera querido y que tenemos que trabajar por la paz, algo que voy a seguir haciéndolo. Adonde vaya voy a pedir por la paz en el mundo”.

Junto al mandatario, del Tedeum participaron ministros y ministras del Gabinete nacional; el titular de la Cámara de Diputados de la Nación, Sergio Massa; el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta; integrantes de las Fuerzas Armadas y del cuerpo diplomático acreditado en el país. También estuvieron presentes ministros de otras confesiones religiosas.

Fernández arribó a la Catedral poco antes de las 11, luego de recorrer a pie el trayecto por la avenida Rivadavia, desde la Casa Rosada, donde antes compartió un desayuno con chocolate junto a los integrantes del Gabinete.

Ya en el interior del templo, se dirigió a la Capilla Nuestra Señora de la Paz, donde rindió homenaje, con la colocación de una ofrenda floral, en el mausoleo que guarda los restos del general José de San Martín y posteriormente siguió el desarrollo de la ceremonia de acción de gracias, en la que Poli estuvo junto a los obispos auxiliares.

Durante los dos primeros años de su mandato, con motivo de la pandemia de coronavirus, Fernández participó de sendos Tedeum de manera virtual.

Qué dijo Poli

«(Señor) Atiende nuestros ruegos por la Patria para que la prudencia de sus autoridades y la honestidad de sus ciudadanos robustesca la concordia y la justicia y podamos vivir en paz y prosperidad», pidió Poli, al comienzo de su discurso.

En un mensaje hacia «todos los argentinos que hoy sienten arder el corazón», expresó que «estamos ante una nueva categoría del humanismo donde la persona está en el centro».

«La tierra bendita del pan, cuando este falta en nuestras familias, es cuando mas tenemos que pensar en nuestro prójimo y en sus necesidades de educación y justicia», mencionó, en referencia a la historia de Jesús y el buen samaritano. 

Además, mandó un mensaje sobre los valores que fundaron aquella Revolución de Mayo y habló de la democracia. «A todos esos samaritanos de pie del país y del mundo, no dejen de serlo. Los necesitamos. Son el alma de la Argentina fraterna donde deseamos vivir. Hay un mañana mejor si no renunciamos a los valores del pasado», expresó.

«La democracia da lugar a la fraternidad y da lugar a la ética y la solidaridad, el diálogo y el compromiso. Sin estos valores surge el enfrentamiento entre hermanos para hacer prevalecer sus intereses», sumó. 

Sobre el final, se envalentonó con el vitoreo patriótico. «Dios bendiga a la Nación y ¡viva la Patria!», dijo Poli, teniendo un tenue nivel de respuestas. «No se escuchó, ¡viva la Patria!», levantó la voz, y allí logró más anuencias.

 

Te puede interesar

Qué se dice del tema...