Una bonaerense del otro lado de la Cordillera

Una bonaerense del otro lado de la Cordillera

El pueblo salió a escribir un tramo más de la historia.Un empresario y una periodista fueron los ganadores del pasado domingo 2 de julio en las elecciones primarias de Chile. Sebastián Piñera y Beatriz Sánchez festejaron, despacito.


El sol fue asomando de a poco, en lo que se presumía iba a ser un domingo intenso, pero los electores no aparecían, tampoco los vocales. Silenciosas las primeras horas del día. Media mañana y aún había mesas sin constituir. El Servicio Electoral (Servel) se llevó varias críticas por especular con la cantidad de asistentes en estos comicios, dado el contexto de “fiesta deportiva”. La prensa y los carabineros dieron el presente puntualmente.Una escena distinta a la que estoy acostumbrada, las primarias en mi efusivo Burzaco, al sur del Conurbano Bonaerense (Provincia de Buenos Aires) tienen ese no sé quoi.

Chile Vamos fue a las urnas con sus tres precandidatos presidenciales: Sebastián Piñera, Felipe Kast y Manuel José Ossandón.Por su parte,el Frente Amplio se hizo presente con las precandidaturas de: Beatriz Sánchez y Alberto Mayol.

La postal chilena de este domingo diferente estuvo marcada por la presencia de una marea roja: la Selección jugaba la final de la Copa Confederaciones frente a Alemania; a las 14 hs se paralizó el país. En esto coincidimos, cuando juega San Martín de Burzaco, mi barrio también se paraliza, sólo que se viste de azul y suenan los bombos.

Los vocales que no se ausentaron, fueron preparados para afrontar la jornada con televisores, y algunos con un plus: cotillón. Listos para un posible festejo de la mano de “La Roja”. Nosotros celebramos siempre (se siente en la sangre, en las calles, en las escuelas, en cada uno de los barrios, en cada local partidario), ir a votar es una fiesta en sí. En mi Municipio (Almirante Brown)todas las mesas tienen una especie de ritual: el mate y las facturas. Y en el aire del territorio se siente el aroma a carne asada. Así vivimos las primarias del otro lado de la Cordillera.

Por aquí, poco entusiasmo electoral mostró la mañana chilena, pero varios conglomerados hacia el mediodía, excitados y apurados por retornar pronto. Luego,una tarde triste: los once de Pizziperdieron 1 a 0 ante el equipo de Löw. Quedaba esperar los resultados que arrojarían las urnas, quizá algunos ciudadanos lograban festejar… tímidamente.

Mientras, en mi edificio, estaban las familias haciendo la sobremesa. Alguno que otro partía a votar. La televisión se secaba las lágrimas de la derrota pero calentaba motores para el cierre de comicios. Un pequeño tumulto con camisetas rojas se acercó a la mítica Plaza Italia (Santiago de Chile); festejaron, suave pero con sonrisas, una nueva llegada a la final. El segundo puesto no está mal. Y se suma una coincidencia: nosotros también perdimos una final contra Alemania. Todo pasa.

Cerraron las urnas. Y la tarde se asemejó a la mañana, poca concurrencia después del match/almuerzo. Pero los datos arrojados -prolija y cuidadosamente- dijeron que la ciudadanía chilena sorprendió:1.811.411 fue el total de votos en estas primarias. Hilando más fino, poca y dispar fue la participación en las comunas del país: los extremos fueron encabezados por Pirque que alcanzó el 32,7%; y Ollagüe (región de Antofagasta) donde apenas participó el 1,78% de los electores. Impensados estos porcentajes en una cita electoral argentina, cuyos ciudadanos aportan un poco más del 75% de asistencia.

En Chile Vamos, Sebastián Piñera obtuvo el 58,4% (827.347 votos) y logró su tercera candidatura a La Moneda. Por su parte, en el Frente Amplio la ganadora y candidata presidencial, Beatriz Sánchez, se quedó con el 67,6% (221.348 votos). *

Mi retina guardó una de las tantas imágenes del día, la más parecida al sur de Conurbano: una parrilla en la vereda con su venta de choripanes, el sol del mediodía, transeúntes votando y una marea roja alentando a su selección. Algún desprevenido dirá que fue un domingo peronista.

*Cifras y porcentajes obtenidos de Servel.cl y Emol.com

Más columnas de opinión

Que se dice del tema...